Slider

El Serrucho

Por Víctor Mendoza Lambert

Los hombres y mujeres que ya estamos en edad de vacunarnos, en nuestra infancia fue muy común la nalgada, o el chanclazo, o quizá hasta el cintarazo, recibir el castigo de los padres cuando algo no hacíamos bien era algo natural.

Eran contados los amigos o amigas que sus papás no usaban estos procedimientos para “educar”, al menos así lo ví y así lo viví.

Pelearte con los hermanos, tener una mala calificación, no llegar a la hora que te pedían estar en casa, no hacer la tarea, no ayudar a las actividades del hogar, desobedecer las reglas que te imponían, todo ello era motivo para recibir un castigo.

Muchas veces era un grito y con eso teníamos, pero cuando los padres se molestaban de más, salía a relucir el cinturón eso ya eran palabras mayores, la chancla de la mamá se dejaba sentir cuando de plano no le hacíamos caso, incluso no querer comer lo que se preparaba en casa era motivo de sanción, discusión y de nalgada o chanclazo.

En aquellos tiempos no enfrentaba uno a los padres, no había ninguna posibilidad de negación a la orden y el pleito jamás se ganaba, las cosas se hacían como ellos decían y no había mayor discusión, cuando el problema crecía era cuando afloraba la violencia. No era nada grato, pero al final del día, daba resultado, pues entendíamos lo que los padres pedían y tratábamos de hacer lo que ellos nos ordenaban.

Un buen número de quienes conformamos esa generación y que recibimos esas agresiones, hemos evitado darle continuidad y no lo hicimos con nuestros hijos. Aunque todavía existen por ahí algunos padres o tutores que actúan a la antigüita.

¿Y a qué se debe todo esto? Bien, pues al menos en Sonora eso pretende acabarse, eso dicen, recientemente reformó el Congreso del Estado la Ley de Derechos de los Niños y Niñas, y queda categóricamente prohibido cualquier tipo de castigo corporal o de trato humillante al menor como forma de corrección.

La nueva ley nos habla de “respeto mutuo, más comunicación y confianza hacia el menor” las formas de corrección tendrán que ver con el tipo de convivencia que se tenga en casa.

¿Como la ven? En lo personal excelente, aunque existen pequeños que son de carácter muy fuerte y difícilmente se les podrá convencer de llevar la fiesta en paz. Lo mismo de padres que fueron “educados” de forma violenta y consideran que así se debe actuar ante las nuevas generaciones, de ahí que esta nueva ley tendrá mucha trabajo y seguramente se aplicará de forma permanente. Un importante punto es que aún no queda muy claro las sanciones que se darán a quienes no hagan caso.

El tema da para mucho y muchas discusiones, considero también importante que se busque la forma de  ayudar a esos papás que saben que un grito a tiempo o una nalgada pueden aportar beneficios para la educación de algunos niños. Si pensamos que los pequeños deben tener la razón siempre, nos enfrentaremos a generaciones enteras de niños que serán jóvenes o adultos intolerantes y que tratarán de hacer lo que se les antoje y eso tampoco es bueno.

Por lo pronto la ley está aprobada en el estado de Sonora y muchos papas aún no lo saben, así que más vale que se informen pues de no acatarla puede generar problemas mayores, ya lo saben, más vale colgar la chancla en un clavito y contar hasta diez antes de levantar la mano para el castigo que se tenga en mente.

 

De ida

Se calienta el ambiente político en el país, y no sólo entre los partidos que participan para las próximas elecciones.

Iglesias de diferentes religiones enfrentan al gobierno federal, no están de acuerdo en ser limitados en poder expresarse sobre cuestiones partidistas, se sienten amenazados pues así se los hicieron saber por medio de la Secretaria de Gobernación, lo interesante de todo esto es que no se han quedado callados e invitan a sus fieles a orientar el voto, obvio no hablan de partidos sino de acciones que toman los mismos.

Piden sacerdotes, ministros o pastores orientar el voto en conciencia en educación y en religión, y hacen ver lo relevante que es votar a favor de la vida, todo ello por la amenaza que se ve y se siente por parte de ciertos grupos en intentar hacer del aborto algo muy normal.

Es cierto, estamos viendo a una iglesia católica más activa y sobre todo haciendo respetar sus valores y conceptos.

 

De vuelta

Otro de los cambios que hemos visto en estas nuevas campañas políticas son los ofrecimientos de los y las candidatas. Fueron algunas décadas en donde quienes pretendían un puesto de elección eran muy cautelosos con sus “promesas de campaña” eran discretos en ofrecer las perlas de la Virgen como algún día sucedió.

Hoy, de nueva cuenta ofrecen imposibles, sin el mayor recato, carreteras, fuentes de empleo, vacunas, hospitales y no se que tantas cosas son los temas para tratar de emocionar un poquito a los escasos públicos en los eventos políticos y déjenme decirles que se escucha muy comprometido, sobre todo en una época donde bien sabemos que lo único que se hace es lo que se autoriza desde Palacio Nacional. El centralismo en su máxima expresión, los estados y municipios sumisos y agachados en su gran mayoría.

Así que regresamos a aquella frase de “prometer no empobrece”…

 

Aserrín

Por cierto y esto va para quienes gustan de prender todos los aparatos de refrigeración en las casa… la pandemia sigue y seguirá un buen tiempo, el estar confinados en casa hace que nuestro consumo de energía sea mayor, les recuerdo que el subsidio tiene un límite y rebasarlo nos dará sorpresas nada gratas.

Seguir cuidando el consumo de energía es vital para nuestra economía.

Víctor Mendoza Lambert director de Grupo Entre Todos.

Correo: vmendoza1@hotmail.com

Twitter: @VictorMendozaL

Facebook: Victor Mendoza Lambert

WhatsApp: 6624335077

Comentarios