La marcha de los acarreados

389
0
300x50
Capturadepantalla2023-02-13alas213814
Capturadepantalla2023-02-13alas214531
Capturadepantalla2022-09-12alas043937
Capturadepantalla2023-02-13alas215907
Capturadepantalla2023-02-13alas220711
previous arrow
next arrow

El Serrucho 

Por Víctor Mendoza Lambert 

Así le están llamando, y no están nada mal, el Presidente López Obrador es de los que piensa que una marcha mata a otra marcha. Cuando lo único que está haciendo es reconocer y darle un valor más  grande a la marcha de la sociedad mexicana que protestó por las posibles reformas al INE.

Ahora se saca de la manga otra marcha, como en los tiempos de López Portillo cuando acarreaban a miles de mexicanos para hacer creer que se le quería al presidente. O que me dicen del nefasto de Hugo Chávez que también quería mostrar el músculo sacando a sus beneficiarios sociales a las calles.

El tema no es, ni será otra marcha, el tema se llama INE y se llama respeto a los mexicanos, si han salido a marchar miles y miles de ciudadanos es porque se sienten ofendidos por un presidente que gobierna para él y sus locuras. Un personaje que está perdiendo la cordura y que cree que enfrentando y dividiendo va a lograr un mejor país.

López Obrador todavía no acaba de entender que su trabajo es ver por el bien de los 130 millones de mexicanos y no solo por unos cuantos. El Presidente está enfermo y no del corazón, está enfermo de poder y de obsesión por trascender como un gran estadista y un hombre que transformó a un país.

Pero la única transformación que se ve, es la riqueza de sus consentidos, de sus familiares y amigos que le siguen el juego del poder poder. La marcha que van a realizar en próximo 27 de noviembre, costará millones y millones de pesos al erario público, el acarreo de miles de mexicanos a la plaza de la constitución será realmente caro.

Es por ello, que más que convencer a los que no están con López Obrador, van a acabar de cansar a quienes reciben un beneficio social y ahora los quieren como carne de cañón para marchar por un absurdo capricho. 

Seguramente que tratarán de llenar la plancha del Zócalo para intentar generar una percepción que no abonará en nada, por el contrario, el acarreo será brutal y será molesto para quienes tienen que hacerlo. Pocos, muy pocos lo harán convencidos, pues sus allegados irán por obligación y los demás lo harán por conservar su apoyo social.

Comentarios