Derrota, mala consejera

125
0
previous arrow
next arrow
Slider

Acorde a su formación fascista y discurso atrabiliario, Célida López Cárdenas recurre a pandilleros, para mediante la violencia, pretender se le reconozca un triunfo que la mayoría de los hermosillenses le negó en las urnas.  

Por supuesto que para una persona obsesionada con el poder político; que se creía imbatible y alardeaba ser el factor fundamental para la victoria de Morena en Sonora, debe ser muy difícil aceptar que estaba muy errada y que a fin de cuentas fue un lastre, que representó para ese partido, perder tres diputaciones locales con cabecera en la capital de Sonora y posiblemente una Federal.  

Y como la derrota es muy mala consejera, recurre a la vieja estrategia de mandar carne de cañón para que peleen por sus intereses, lo cual solo ratifica su reconocida vulgaridad y conducta majadera y corriente, frente a una autoridad electoral que solo confirma los resultados del trabajo que realizaron miles de ciudadanos que fungieron como funcionarios de casilla.  

Célida López

Primero como integrante del gabinete de Guillermo Padrés, luego como diputada local del PAN, después como adoptada por Morena y presidenta municipal, y por último como candidata a la reelección, la señora López Cárdenas ha dejado constancia que algo no le funciona en la parte del cerebro donde se determina la civilidad y la prudencia.  

Sabemos como les ha ido a sus asesores cuando pretenden calmar sus desórdenes neuronales, quienes deben coincidir con lo que asentamos en Entretelones de hace unos días, respecto a que habría que tener lista una camisa de fuerza para someterla, frente a las consecuencias de sus frivolidades, insultos a mujeres, a hermosillenses y sus frecuentes vulgaridades y majaderías discursivas.  

A poco cree que no le costaron votos su permanente confrontación con Wendy Briceño; sus ofensivas alusiones a mujeres que luchan por su derecho a decidir sobre su cuerpo –las llamó taradas—; sus frivolidades que se acentuaron en las semanas antes de solicitar licencia y su arrogancia al promover en espacios editoriales que sobre sus hombros cargaba a toda la fórmula morenista en Hermosillo, incluido Alfonso Durazo.  

“Toño” Astiazarán y “Pepe” Celaya

A poco creyó que no le costarían muchos votos la pulcra imagen e inmaculado activismo que desplegó su principal adversario, Antonio Astiazarán Gutiérrez y que en lugar de sumar aliados como fue el caso del Pepe Celaya, haya decidido confrontarlo, así como otras y otros aspirantes, y a poco creyó que no le costarían votos sus cotidianos quejumbres y lloriqueos culpando a administraciones pasadas de sus incapacidades que tienen al municipio en el rezago.  

A fin de cuentas, que se de por buen servida el que su derrota no haya sido con mayor margen, en el marco de una situación y circunstancia que deja ver que ni los altos mandos de Morena ni el mismo Durazo lucen dispuestos a sudar sus calenturas y más bien sus grupos de choque son integrados por pandilleros y por leales que les dio chamba en su administración, porque morenistas no se ven en las embestidas documentadas en videograbaciones de la violencia que desataron.  

Miren, desde las ocho de la noche del domingo, el equipo de Toño Astiazarán tenía todos los resultados de las casillas del municipio capitalino reportados por los representantes de la Alianza Va Por Sonora y desde ese momento se sabía de la victoria; y esos mismos reportes tuvo a la mano la aspirante a la reelección, quien en ese momento supo de su derrota y así se reflejó en su tardía aparición pública.  

Luis Carlos Ponce

Creímos que había pasado a la historia promover la violencia para presionar a la autoridad electoral y es tan burda la estrategia que trae como coordinador de grupos de choque al subdirector del jurídico de la CIDUE, Luis Carlos Ponce de León Kirk, quien comanda a un grupo de cholos reclutados en colonias y empleados de inspección y vigilancia y a agentes policiacos vestidos de civil.  

No se ve por dónde pudiera revertirse esa ventaja de casi 10 mil votos que tiene el abanderado de la Alianza Va Por Sonora; imposible revertir o refutar que buen sector de votantes de Morena negaron el voto a quien no responde con actos ni con dichos a la plataforma ideológica de ese partido, lo cual no se puede subsanar con actitudes lambisconas frente al presidente o ante Durazo Montaño.  

Resultaría imposible el prever que pensará mejor las cosas ya que está decidida a quemar todas sus naves en su obsesión por mantenerse como alternativa al senado en la elección del 2024, cuando a lo mejor salvara algo si da un paso atrás en esta reyerta que propone, asume con dignidad y gallardía su derrota y espera que a partir del 13 de septiembre le tire con algo el nuevo gobernador, que bien podría ser la titularidad del Instituto Sonorense de la Mujer. Es una mala broma.  

Célida perdió en su casilla

La tendencia en Hermosillo estuvo muy marcada por el voto diferenciado; en la casilla donde este ciudadano responsable y demócrata ejerció el sufragio, Morena ganó la gubernatura, la diputación local y la federal, pero perdió la alcaldía e incluso, qué mejor referente la circunstancia de que en la casilla donde ejerció su voto la alcaldesa con licencia, perdió más de tres a uno ante un Toño Astiazarán que donde votó le ganó en la misma proporción.  

Lo único que está logrando la señora reeleccionista frustrada, es demorar un trámite irremediable que consiste en la entrega del acta de mayoría al presidente municipal electo, pero en el inter está dando malas ideas a al menos tres aspirantes a diputados de la Alianza Va Por Sonora que perdieron por solo 400 o 500 votos y que como de ver dan ganas, también podrían mover números, que en el caso de Hermosillo, solo falta que la Briceño la acabe de aborrecer si en las revisiones y cotejo de actas resulta afectada, que a como están las cosas, tres casillas pueden ser la diferencia entre el triunfo y la derrota.  

Incluso, sabemos que el tema Célida no es tema para Durazo, quien en sus encuentros con Medios de comunicación, bajita la mano a solicitado que no lo metan en esa bronca, así como tampoco los mandos de Morena en Sonora como es el caso de Adolfo Salazar Razo.  

Cucurpe, gana aspirante no registrado

Por lo demás, sabe si jurídicamente sea fácil para el Instituto Estatal Electoral resolver lo presentado en la elección municipal en el Municipio de Cucurpe, en donde el candidato no registrado, Edgar Aarón Palomino Ayón obtuvo 322 votos, mientras que el sí registrado por el PAN, Manuel Francisco Villa Paredes recibió el apoyo de 288 votantes.  

Se supone que el criterio del TRIFE en estos casos es que los votos para candidatos no registrados solo tienen fines estadísticos, aunque por lo regular son sufragios aislados y no un número suficiente en que resulte ganador de la elección.  

Comentarios