ban-20211115114526
Unknown-1
Capturadepantalla2021-05-12alas201515
previous arrow
next arrow

Miguel Cebreros, periodista legendario.- Entra, al lado de Eddie Díaz, al recinto Histórico del Club Yaquis de Obregón.- Mike Coppola y su labor como cronista deportivo, un admirable caso de superación personal.- Me siento orgulloso de su amistad y haber sido compañero de labores en El Diario de Jesús Corral Ruiz…

Bernardo Elenes Habas

Miguel Cebreros Cervantes, prácticamente llegó con la modernidad de los linotipos al Diario del Yaqui en los años 1950, 1960.

Miguel Cebreros Cerevantes

Venía de tierra sinaloense –Culiacán-, lleno de entusiasmo y juventud, sumándose a un proceso técnico que le daba a dicho periódico fundado por Jesús Corral Ruiz el 9 de abril de 1942, mayor calidad y presencia, donde la gran competencia editorial la constituía El Heraldo del Yaqui, nacido en 1929 y ya desaparecido, y en 1965 con la aparición pública en Cajeme de Tribuna del Yaqui, constituyéndose desde entonces a la fecha en la principal competencia del Diario.

Bajo la dirección de Corral Ruiz y teniendo como compañeros en los linotipos a Alfredo Angulo, Moisés Ortiz, Ismael Montaño, los hermanos Héctor y Manuel Sánchez Hidalgo, entre otros, comenzó Miguel a colaborar con notas y columnas deportivas firmadas como Mike Coppola, en el área que condujeron en su tiempo Rafael Orduño y Salomón Hamed García, hasta llegar a convertirse de lleno en el editor por excelencia, dando dimensión a su columna Diamante Deportivo como centro señero de lectura y consulta sobre estas disciplinas, especialmente el béisbol.

Desgraciadamente El Diario, cuando Miguel Cebreros estaba en la plenitud de sus capacidades intelectuales y físicas, aunado a la amplia experiencia acumulada en el deporte, lo despidió inexplicablemente en 2014, sin detenerse a pensar los directivos de ese tiempo (Jesús Corral Ruiz había muerto en 1993 y jamás habría cometido esa aberración porque le tenía especial cariño a Miguel y por supuesto al rey de los deportes), que estaban echando de la empresa periodística a una gloria de la crónica deportiva.

Hoy, los amigos y compañeros de Miguel (con más razón quienes sufrimos la experiencia de humillación y despido inexplicable el mismo 2014, como fue mi caso), viven el orgullo de que llegue un nuevo reconocimiento para el legendario Mike Coppola, quien será entronizado al Recinto Histórico Alfonso R. Bours del Club Yaquis de Obregón, el próximo 19 de noviembre, durante la temporada de béisbol 2022-2023.

Por supuesto que el homenaje grande es también para el manager dominicano Eddie Díaz, quien construyo un horizonte de triunfos que la afición no olvida, al darle a Cajeme y a Sonora un tricampeonato y al convertirse en el primer timonel extranjero en alzarse con el triunfo en una Serie del Caribe.

¿Cómo no recordar a Miguel durante las noches de arduo trabajo en la sala de redacción del Diario, donde los escritorios estaban colocados en filas y solamente se escuchaba el traqueteo de los teletipos enviando cables con información nacional y extranjera, y las máquinas de escribir Remington, Olimpia, Olivetti (no llegaban los tiempos de las computadoras), y de repente solía cantar las viejas canciones de su niñez aprendidas en el rancho paterno como “Macho Prieto”, o silbaba con agradable armonía viejos valses que eran fondo y remanso para los reporteros que perfilábamos notas, columnas, editoriales para entregarlos a talleres donde serían convertidos en galeras de plomo para luego, en el proceso de impresión caliente, ser colocadas en los cilindros de la rotativa donde se transformaría en material de consumo, poniendo el papel desde las madrugadas en manos de los lectores…

Me siento orgulloso de ser amigo y haber compartido labores con Miguel Cebreros Cervantes, durante muchos años…

Sin duda, un periodista legendario, merecedor de ese homenaje y más…

Le saludo, lector.

Comentarios
Artículo anteriorSuman 195 generadores de violencia detenidos en Cajeme, Sonora
Artículo siguienteEn Estados Unidos anulan el derecho al aborto después de 50 años de ser legal