Bernardo Elenes
-_728X90
720x90
Capturadepantalla2023-02-13alas213814
Capturadepantalla2023-02-13alas214531
Capturadepantalla2022-09-12alas043937
Capturadepantalla2023-02-13alas215907
Capturadepantalla2023-02-13alas220711
previous arrow
next arrow

Para los jóvenes no hay imposibles.- Reconoce el alcalde Lamarque la fortaleza y capacidad creativa de las nuevas generaciones.- Convivió con la sangre nueva de Cajeme en el Festival de la Juventud.- Mantiene el ritmo de trabajo en la rehabilitación de calles.- Ojalá, los tiempos electorales adelantados, no detengan el progreso de los pueblos.

Bernardo Elenes Habas

Reconoce, el alcalde Javier Lamarque, la fortaleza de la juventud de Cajeme.

Sabe (él también fue joven y tuvo sueños e ideales, por los que luchó y continúa haciéndolo) que no hay nada que un joven no pueda lograr, que no hay imposibles cuando se tienen metas altas y nobles, cuando se conjugan ideales que se vuelven plurales, alimentando el espíritu con esfuerzos compartidos.

Lamarque agosto 2023

“La juventud es un milagro, porque es el milagro de la vida, porque es el momento en que florece la esperanza, donde nacen los anhelos, donde están los sueños, los ideales. Yo, igual que ustedes, fui joven y compartí esos ideales y luché por ellos para lograr esos sueños…”, reflexionó Javier, durante el Festival de la Juventud, donde convivió con la sangre nueva de Cajeme en el espléndido escenario de la Laguna del Náinari, el fin de semana anterior, en evento coordinado por el Instituto Cajemense de la Juventud a cargo de Fernando Félix Garza. Ahí brotaron manifestaciones de música y arte, donde brilló el talento de la muchachada.

Sin duda, se identifican las nuevas generaciones con Javier. Reconocen en él a un gobernante sincero que no duda en tomar decisiones acertadas, comprometidas con el bienestar colectivo de la comunidad.

Y, cuando uno platica con ellos –muchachas y muchachos-, no dudan en poner de ejemplo el amplio programa de rehabilitación de vialidades, que se convierte en un rescate señero de la cabecera municipal, cuyas calles estaban destrozadas por temporales climáticos y abandonos políticos, las que, a estas alturas, de no haber sido atendidas, estarían causando un daño irreversible en muchos aspectos del progreso y desarrollo de la comunidad.

Esas acciones las tienen presentes los jóvenes, y las externan como hechos primarios, porque les consta, porque los viven, porque los sienten, como ellos mismos afirman.

Y ahí va Javier Lamarque y su equipo de trabajo, sin darse treguas, sacando adelante el programa integral de rehabilitación de calles y con anuncios de entrarle también a los callejones, sin olvidar el alumbrado público, drenajes y redes de agua potable colapsados, y manteniendo la promoción de Cajeme, abriéndolo a la inversión creadora de empleos, en una dinámica con visión de futuro.

Lo evidente no se puede negar. El Municipio avanza, retoma su funcionalidad y con el correr del tiempo se abren nuevas y mejores expectativas, que ojalá los procesos electorales que se han adelantado en el país, no se conviertan, como suele suceder, en pretextos perversos de fuego amigo y enemigo encaminado a dañar las obras positivas, con tal de escalar en la lucha ciega por el poder.

Le saludo, lector.

Bernardo Elenes
Comentarios