previous arrow
next arrow
Slider

A mis 90 años nunca como ahora había experimentado esta larga  confinación en casa, provocada por este  agresivo CORONAVIRUS, amenaza mundial cuya medida  preventiva fue sugerida como un medio para evitar su propagación, fiel actitud que ha sido tomada universalmente por la propia  experiencia de  los países donde se inició esta pandemia, tiempo que  en alguna forma debemos aprovecharlo para superar el tedio que nos causa este encierro. Inspirado por tal motivo deseo compartir con ustedes, una más de mis ocurrencias.

Y a propósito de salud, el tema de esta ocurrencia  va relacionado con eso mismo, la que obviamente siempre debemos cuidarla y  que debe ser parte de nuestra cultura general. Y para recetas el “sabio por su casa empieza”.  

Me  basaré entonces bajo mi propia experiencia. Y que mayor testimonio  que   a mis 90 años de vida, dignamente alcanzada en el pasado enero, con  una relativa  buena  salud para mi edad, al menos sin haber tenido algún padecimiento de importancia  – excluida la próstata, clásica operación a cierta avanzada edad  –  sin la necesidad de apoyarme  con el clásico bastón o andadera, o bien  arrastrando un cilindro de oxígeno, como también el uso de pañales,  motivo  que para mí, modestia aparte,  haberlo logrado ha significando un gran triunfo.

Inicio el tema citando que desde pequeño  fue adoptándose en mí la inquietud por la práctica de los deportes en general.  Conforme  fue avanzando el tiempo y mi edad, creció  más esa tendencia, aterrizando después,  específicamente en la práctica del basquetbol, el deporte de mis amores, el cual, desde muy joven empecé a  jugar, prolongándose  esa afición durante muchos años, hasta que la misma edad me impidió continuar compitiendo a buen nivel, desembocando mi afinidad  jugando  a nivel de  veteranos hasta mis 60 años.  

Sería muy largo narrar todas las fabulosas  experiencias que me dio la oportunidad de  participar en los eventos locales, estatales y nacionales, sobre todo los triunfos obtenidos. Lo mismo  la camaradería y las amistades que forjamos  con los compañeros de equipo y con quienes intercambiamos rivalidades deportivas. Esos agradables momentos fueron pues parte de mi historia. 

Valga este sencillo preámbulo, no para presumir de mis hazañas deportivas,  sino mas  bien para arribar al meollo del tema que pretendo compartir con ustedes, como lo es conservar  la SALUD en su mejor estado, sin importar límites de edad, como un medio para vivir con mejor calidad y prolongar nuestra existencia.  

Ese debe ser uno de nuestros principales objetivos.  

Una vez retirado totalmente del ambiente deportivo, me  quedó esa costumbre de continuar moviendo mi cuerpo con diferentes rutinas  de ejercicios, acorde a mi edad, para mantener  saludable cuerpo y  mente 

Al observar personas  de menor edad que la mía,  con claros impedimentos de movilidad de  su cuerpo y conociendo su sedentaria historia,  me surgió la idea de hacer patria compartiendo mis experiencias  hacia aquellas personas, ambos sexos, que seguramente  desean prolongar  su vida en las mejores condiciones de  salud y llegar a rebasar, dichosamente, esa hermosa  barrera de los 90 en buenas condiciones,  ese último tramo  de nuestra vida, catalogado así por los sabios de la genética 

Para motivarlos y hacer posible en ustedes  un cambio de vida,  ante la imposibilidad  de  dictarles  un régimen riguroso y pormenorizado de ejercicios, solo  lo reduzco con estas sencillas recomendaciones, acompañadas   de tiernas ironías, solo para hacer más amigables mis palabras.  

Control del peso corporal.  Es el principal y más importante aspecto. A  partir de eso viene todo lo demás. Si te lo saltas, no es para ti este régimen.  No seamos parte del record negativo mundial de obesidad que tiene nuestro país. En el mismo lugar donde hago mis rutinas diarias, algunos , ambos sexos, caminan cargando y exhibiendo una horrorosa  e indecorosa barriga, pasando el tiempo sin ver buenos resultados de rebajarla,  olvidándose de la natural lógica que el ejercicio  siempre debe coexistir  con el régimen alimenticio. De no ser así solo es sacrificar e cuerpo inútilmente. 

Ejercicio constante.  Primordial diariamente o por lo menos de lunes a viernes. Así como hay necesidad de alimentarnos  adecuada y constantemente, el cuerpo también nos pide lo mismo con una rutina de ejercicios corporales, que tu mismo puedes ingeniártelos, para  evitar el traidor sobrepeso  que sin querer queriendo,  se va acumulando. Además  el ejercicio es el mejor alimento para nuestra mente 

Bebidas. La naturalidad del cuerpo nos pide agua, hay que consumirla en la medida que  se necesita.  Evitar el alto consumo de bebidas edulcorantes, o sea muy azucaradas.  La cerveza muy sabrosa por cierto, pero hay que evitar su abuso. Somos, como país, los segundos,  casi campeones mundiales, en  diabetes. No hagamos crecer ese record negativo

Alcohol.  El mismo Señor Jesús en aquella  histórica boda de Cana, faltando el vino a petición de su bendita Madre, les surtió a los invitados  el mejor. Por tanto el vino, en todas sus expresiones,  es bueno si se bebe razonablemente. Resulta lo contrario cuando se abusa de su consumo, factor, también, de  quita años 

Tabaquismo. Evitarlo, no empieces a probar lo innecesario que significa  su consumo. Después que  se arraiga,  pasa a formar parte,  también, de tu mal modo de vida. Quienes  han abusado de ello, por los daños corporales que ocasiona, tienen asegurado, en general, un pésimo y corto  futuro. Además de emitir un fétido aliento, prohibido pretender dar un beso, no será bien recibido

Drogasde todo tipo. Si el tabaquismo  ha sido un perjudicial  lastre para la humanidad, cómo  echarle todavía  encima  otro más destructivo vicio.   Empieza con la mariguana,  el parvulito de este mal. Y sin entrar en mayores detalles,  es el  peor fracaso personal y ambiental, que la humanidad ha generado con ese fatal vicio que  ha empobrecido  y destruido a quienes con su propia debilidad tomaron ese destructivo camino,  sometiéndolos a un desastroso  futuro,  lo  que todos conocemos pública y cercanamente. 

La vida y la naturaleza, propios de la Creación, ambos son  tan hermosos para disfrutarlos  cabalmente, que el mismo albedrío que Dios nos ha dado para nuestro propio bien, absurdamente el hombre lo ha mal utilizado para su propio infierno. Las drogas son un destacable  y notable auto suicidio que continúa afectando al hombre y a su entorno  como a la  sociedad entera.  

Dar alegría y optimismo a mente y corazón. Dos de los  más grandes nichos que la Creación dsepositó en el ser del hombre para ser utilizados  para su  propia felicidad. Una vez  dejada la inocencia de nuestra niñez,  debemos darle  a la vida el gran valor que representa, nutriéndolo  adecuadamente en cuerpo y mente,  además  y principalmente, la Fe en Dios, en sus tres divinas  personas. 

Él nos conducirá y nos llenará de grandes virtudes  para ser felices  y de positivismo. 

Termino ahora con gran optimismo que  ante esta gran prueba del CORONAVIRUS, saldremos victoriosos con grandes perspectivas para reedificar a nuestra afectada nación, confiados que Él Señor nos dará  los recursos y la fuerza suficientes para salir adelante y gozar de sus consuelos y auxilio para acumular años  de vida y felicidad 

Ya mis dos o tres lectores, sometidos al encierro recomendado, acusaron recibo de esta OCURRENTE  misiva, agregando que   ya empezaron a iniciar las recomendaciones aportadas para llegar muy sanos a los 90 y más. Con Gran amor los saludo   

RENE GIL GUTIERREZ

Comentarios