Solo es doble moral

28
0
Slider

Por allá a mediados de octubre, la nomenclatura de MORENA en Sonora estalló histérica porque la gobernadora Claudia Pavlovich asistió como invitada especial a un evento del PRI y ahí dirigió un mensaje que puede ser considerado como el parteaguas del actual proceso electoral.  

“La elección del 2021 no está entregada, ni pactada, ni negociada. Lo digo fuerte y claro: Sonora se compite no se negocia; Sonora se gana, no se regala; Sonora se convence no se concede. El o la que quiera tener el honor de gobernar Sonora tiene que saber que aquí se gana con trabajo”, advirtió la ejecutiva estatal ante integrantes del Consejo Político Estatal de su partido. 

No hubo mayores referencias sobre destinatarios de dicho mensaje; fue un evento celebrado en sábado y un pronunciamiento evidentemente aislado, ya que la mandataria estatal no es dada a activismos partidistas declarativos en el ejercicio de sus responsabilidades y más bien, su buen gobierno es el mejor distintivo para los efectos que ponen histéricos a los del partido oficial. 

El caso es que la gobernadora sólo se limitó a cortar de tajo versiones propagadas por los mismos que se enojaron por lo que consideraron una intromisión, resultando memorables los retobos del dirigente de facto de MORENA en Sonora, Adolfo Salazar Razo, quien se rodeó de diputados locales y federales para que se rasgaran las faldillas y exigieron a todos los dioses castigo contra la gobernadora. 

Claudia Pavlovich

Por supuesto que luego del fallo de la Sala Superior del TRIFE, que deja manos libres al presidente para siga manteniendo las mañaneras como plataforma de propaganda electoral en favor de MORENA y de combate contra partidos de oposición, deberán aceptar que sí así lo quiere la gobernadora de Sonora, podrá hacer lo mismo sin incurrir en violaciones a la ley. 

Antes de ese resolutivo que revocó el acuerdo del 15 de enero emitido por el Consejo General del INE, en el que emitió los lineamientos para las conferencias matutinas del presidente Andrés Manuel López Obrador, para que dejara de opinar sobre las elecciones intermedias durante las mañaneras, obvio que nuestro compa el también llamado vocero de MORENA y congéneres, para nada mostraron su quisquillosa actitud legalista ante los cotidianos posicionamientos político-partidistas de su amo y señor desde Palacio Nacional. 

Pues ahora deberán aguantar vara, porque si el TRIFE resolvió que el presidente puede seguir haciendo activismo partidista a pesar de su investidura constitucional y que puede opinar lo que le de la gana respecto a su partido oficial y los de oposición, así como de sus candidatos, también esa libertad de expresión se extiende a gobernadoras y gobernadores. 

Lo que es parejo no es chipotudo, reza el refrán popular y si las limitantes legales del Código Federal de Instituciones y Procesos Electorales no aplican al presidente, pues tampoco aplicarán para la gobernadora Pavlovich y por ello estará en condiciones de refutar la sarta de estupideces que un día sí y otro también le dedica Alfonso Durazo Montaño y fauna de acompañamiento. 

Aberrante sociedad

O sea, si ella así lo quiere, podrá subirse al ring para al menos refutar cuestionamientos insostenibles sobre los resultados de su gestión y a lo mejor, también imitar a López Obrador cuando arremete en contra partidos de oposición y sus liderazgos. 

Pero por lo pronto, la doble moral del morenismo es patética porque mientras despliegan sus dolorosas quejumbres por posicionamientos como los de la gobernadora en octubre pasado, ahora hasta contratan la tambora y hacen fiesta porque el presidente puede hacer eso y más con el aval del TRIFE y seguramente lo seguirá haciendo, pero deberán de atenerse a que la gobernadora también estará en su derecho de opinar sobre el proceso electoral y fijar posiciones sobre posiciones políticas de partidos y candidatos, y la ventaja la tiene la sonorense, porque lejos, ella sí puede presumir logros, avances y buenos resultados de su gestión. 

Como sea, no es cualquier cosa la resolución de la máxima autoridad electoral de este país, ya que representa un mortal golpe a la parte medular de la reforma que sacó a instancias de gobierno de la conducción de las elecciones en este país, para ahora, en aras de la libertad de expresión permitir que funcionarios de la Federación, del Estado y de los municipios se puedan entrometer en la disputa por los votos, en un contexto evidentemente regresivo.  

Ya ven el brete en el que andan aquellas bragadas combatientes en favor de los derechos de la mujer; promotoras de leyes más severas en contra de la violencia de género y que al tratarse defender la equidad de género y protestar por abusos machistas, han organizado y perpetrado actos vandálicos. 

Wendy Briceño

Raro que ahora callen como momias personajes de la calaña de Wendy Briceño y otras por el estilo cuando por primera vez en la historia, un presidente se atreve a no solo defender a un documentado depredador sexual, si no a avalarlo como candidato a la gubernatura de Guerrero, con el argumento de que se trata de ataques con motivos electorales. 

Sí, así como con Félix Salgado Macedonio, López Obrador presume que cualquier ataque a sus intereses tan particulares, obedece a una intención de desprestigiar a su gobierno, con eso sobra y basta para deslegitimar cualquier cuestionamiento a sus desatinadas políticas públicas, que en el caso de ese impresentable sujeto, exhibe el selectivo feminismo de sus huestes, mientras que las demandas de los colectivos independientes no son atendida 

Y nos referimos a la señoroa Briceño porque es la máxima representación regional de tal incongruencia, aunque hay más por el estilo que la han tomado como vocera, pero que en esta ocasión, como decíamos, calla como momia porque una cosa es el respeto a los derechos de las mujeres mexicanas en general y otra cosa es si son violados por militantes de MORENA, que en este caso se vale porque así lo ordena el presidente. 

Bueno, queda abierta la posibilidad de que la mentada diputada federal nos calle la boca este viernes al aprovechar la presencia del presidente en Hermosillo para movilizar a esas bragadas mujeres locales y que trajo de otras partes del país, para vandalizar oficinas de la sede del Poder Judicial del Estado y que ahora tienen un mejor pretexto para hacer escuchar su voz ante quien representa el más rústico machismo en este país. 

Lorenia Valles 

Les va a resultar muy difícil conciliar esa doble moral, que al traslaparse en endebles contexturas ideológicas, los hace ver patéticos y ridículos, incongruentes y contradictorios, manifestaciones propias de los desesperados que procuran hacer el mayor daño posible sin consecuencias; pontificar sobre sus virtudes para ocultar sus vicios; reprobar a otros lo que les es propio y por conveniencias, simular ser liberales y progresistas, incluso de izquierda, cuando actúan como lo más retrógrado de la derecha. 

En fin, este proceso electoral exhibe tantas discordancias y oportunismos al estilo de la otra diputada federal por un distrito hermosillense, Lorenia Valles, a quien de pronto le entró la ventolera de mostrarse interesada en servir de algo, dándose la casualidad de que pretende reelegirse y requiere reflectores toda vez que este 6 de junio no tendrá de quien colgarse. 

Ya al 15 para las 12, a esa señora se le ocurrió promover un punto de acuerdo en la legislatura federal, para exhortar a la gobernadora Pavlovich que emprenda acciones para ampliar a cuatro carriles la carretera Hermosillo-Bahía de Kino, como si tal obra pudiera concluirse en los pocos meses de este sexenio y lo más importante, si como diputada federal hubiera gestionado, presionado para conseguir recursos financieros para este ejercicio. 

Impúdico el oportunismo de la “legisladora”, quien durante los últimos dos años y cacho como representante de esa jurisdicción federal electoral no ha hecho absolutamente nada respecto a sus funciones sustantivas en la formulación de presupuestos y se ha concretado en tomarse fotitos para colgarse de obras realizadas por el ayuntamiento de Hermosillo y el Gobierno del Estado. 

Por lo demás, Ricardo Bours Castelo ya se registró ante el IEES como candidato del Partido Movimiento Ciudadano a la gubernatura de Sonora y con ello se cierra el círculo de la tercia que pretende asumir la conducción de esta entidad a partir del 13 de septiembre próximo.  

Eso de que se cierra el círculo sería solo un decir en caso de que la verruga de MORENA, el Partido Fuerza Por México también decidiera postular candidato a la gubernatura o en este caso, candidata, ya que de ser así, la buenera sería su dirigente estatal, Carolina Lara Moreno, hasta hace unos días militante del PAN y protagonista importante de ese partido en Puebla y que recaló a Sonora como dueña de la franquicia estatal de esa organización de reciente creación. 

Por lo pronto, tal como lo hicieron en estos días Alfonso Durazo y Ernesto Gándara, el influyente político y empresario cajemense acudió al feudo de doña Guadalupe Taddei para protocolizar legalmente su postulación por el partido anaranjado y concretar así un propósito muy bien trabajado y largamente construido, primero como militante del PRI, luego con prospectivas ciudadanas y a fin de cuentas logrado a través de las siglas emecistas. 

Vía redes sociales estuvimos atentos a ese evento, tocándonos divisar acuerpando a Bours Castelo a David Figueroa Ortega y Abel Murrieta Gutiérrez, perfilados para contender por las presidencias municipales de Hermosillo y Cajeme, además del dirigente estatal del MC, Carlos León, pero lo más importante, acompañado de su esposa Nora, aliada de mil batallas. 

Por cierto, de destacarse la imagen familiar y de estabilidad que proyectan Ricardo y “El Borrego” al compartir con las dueñas de sus quincenas esos momentos importantes no solo para ellos, si no también para el Estado de Sonora, mientras que Durazo obra en total sentido contrario, como si le avergonzara su familia, al grado tal que nadie sabe a ciencia cierta que hay detrás de su imagen de incompetencia. 

Comentarios