En las costas tropicales, los cangrejos ermitaños ahora están haciendo sus hogares con desechos plásticos

465
0
300x50
Capturadepantalla2023-02-13alas213814
Capturadepantalla2023-02-13alas214531
Capturadepantalla2022-09-12alas043937
Capturadepantalla2023-02-13alas215907
Capturadepantalla2023-02-13alas220711
previous arrow
next arrow

Los cangrejos ermitaños terrestres son crustáceos de cuerpo blando que viven cerca del agua en las zonas tropicales del mundo. Sin ninguna protección natural propia, estos cangrejos normalmente encuentran refugio en conchas de moluscos desechadas. Pero varias especies de cangrejos ermitaños terrestres están empezando a optar por conchas artificiales que a menudo consisten en objetos de plástico que se encuentran en la basura de las playas.

Una nueva investigación sobre este tema, descrita en una breve comunicación de un equipo del Centro de Investigación Biológica y Química de la Universidad de Varsovia y el departamento de Zoología de la Universidad de Ciencias de la Vida de Poznań en Polonia, aparece en Science of the Total Environment .

La contaminación plástica, que va en aumento, ya representa el 85% de la contaminación marina en todo el mundo. Las investigaciones existentes muestran que la mayor parte de la contaminación plástica de los océanos de la Tierra llega a través de los ríos, lo que provoca la acumulación de desechos plásticos en las costas.

Los cangrejos ermitaños terrestres (Coenobitidae) viven en todas las costas tropicales del mundo y normalmente adquieren caparazones vacíos de gasterópodos para proteger su suave región abdominal, conocida como pleon. Los caparazones los protegen de los depredadores y también evitan que su pleón se seque.

Los estudios sobre la selección de caparazones de los cangrejos han demostrado que los factores principales incluyen señales químicas extraídas de los caparazones; proximidad de depredadores; calidad de las conchas; y tasa de crecimiento individual de los cangrejos. También se ha demostrado que los caparazones desempeñan un papel en la señalización sexual, ya que el tamaño y el estado de los caparazones de los cangrejos macho afectan la elección de pareja de las hembras.

Un enfoque de iEcología

En esta nueva investigación, el equipo ha adoptado un enfoque de ecología de Internet (iEcology). iEcology implica estudiar contenido digital (grabaciones de audio, videos, imágenes, noticias y publicaciones de actividad de los usuarios) publicado en sitios de noticias, redes sociales y otras plataformas para aprender sobre eventos, direcciones y procesos ecológicos.

Los investigadores señalan que “si bien la validez de los datos recopilados en las plataformas de redes sociales se ha demostrado fácilmente en la conservación , su aplicación a la ecología y la evolución es todavía muy limitada”.

El equipo reconoce el trabajo del fotógrafo Shawn Miller, quien publicó por primera vez imágenes de cangrejos ermitaños usando desechos plásticos como conchas en su blog en 2014, cuando encontró cangrejos ermitaños arándanos (Coenobita purpureus) haciéndolo en las playas de Okinawa. Fue el trabajo de Miller el que inspiró este estudio.

Para cuantificar este tipo de comportamiento del cangrejo ermitaño, los investigadores revisaron imágenes publicadas en varias plataformas en línea y combinaron sus hallazgos con una revisión de la literatura. Dentro de su revisión de la literatura, este comportamiento se describe por primera vez en un estudio de 2009 publicado en Marine Biodiversity Records .

La revisión de la literatura por sí sola “reveló sólo cuatro publicaciones hasta la fecha, informando de dos especies de cangrejo ermitaño terrestre, tres especies de cangrejo ermitaño marino y un total de 10 individuos con caparazones artificiales”, señala el artículo.

Seguir la metodología iEcology permitió al equipo aumentar sus hallazgos. Identificaron 386 cangrejos individuales, de 10 de un total de 16 especies de cangrejos ermitaños terrestres, con caparazones artificiales. De manera abrumadora, las imágenes mostraban cangrejos con tapas de plástico blancas y negras (84,5%; 326 de 386 imágenes). Los que tenían conchas sólo de metal o sólo de vidrio representaban el 5,4% cada uno, y el 4,7% restante tenían conchas tanto de metal como de vidrio.

Es de destacar que con respecto a las imágenes hay posibles factores de confusión: “…debido al color a menudo contrastante del plástico en relación con otros materiales antropogénicos o naturales, el plástico puede ser más fácil de detectar para las personas, lo que influye en la incidencia de los informes. Además , los datos recopilados a través de iEcology pueden verse afectados por posibles sesgos que surgen de varios factores que influyen en la recopilación de datos entre los observadores. Estos factores incluyen la subjetividad individual y cultural, como la probabilidad de publicar comportamientos inusuales en línea”, afirma el documento.

¿Por qué plástico en lugar de conchas naturales?

Al discutir las posibles razones de este comportamiento entre Coenobitidae, el equipo señala la disponibilidad ambiental de desechos plásticos, junto con la creciente escasez de caparazones de gasterópodos debido a actividades humanas localizadas. Los investigadores también sugieren factores involucrados en la elección individual, que incluyen:

  • Atractivo de los materiales artificiales para las hembras apareadas.
  • Pesos de conchas artificiales más ligeros que podrían beneficiar la energía de los cangrejos ermitaños
  • Una señal de olor a sulfuro de dimetilo, que se encuentra tanto en conchas naturales como en desechos marinos; y
  • La posibilidad de que los caparazones artificiales sirvan más eficientemente como camuflaje en áreas contaminadas, dado que la selección de los caparazones a menudo se hace para mezclarse con el entorno localizado.

Todos estos son temas para una mayor investigación.

La gran pregunta

“¿Están los caparazones artificiales preparando el escenario para una nueva trayectoria evolutiva en los cangrejos ermitaños, o son una trampa ecológica y evolutiva del Antropoceno?” preguntan los investigadores.

Si bien este nuevo comportamiento podría considerarse una adaptación inteligente, el factor principal detrás de él es innegable. En ese sentido, queda por estudiar qué significa en última instancia este hábito para la evolución de los cangrejos ermitaños terrestres.

Fuente: phys.org

Comentarios