Transferencia de embriones exitosa en rinocerontes podría ayudar a salvar a otra subespecie

567
0
300x50
Capturadepantalla2023-02-13alas213814
Capturadepantalla2023-02-13alas214531
Capturadepantalla2022-09-12alas043937
Capturadepantalla2023-02-13alas215907
Capturadepantalla2023-02-13alas220711
previous arrow
next arrow

Una rinoceronte está embarazada luego de una transferencia de embriones en el primer caso exitoso de un método que, según los conservacionistas, podría permitir salvar a la casi extinta subespecie de rinoceronte blanco del norte.

En pruebas con otra subespecie, los investigadores crearon un embrión de rinoceronte blanco del sur en un laboratorio a partir de un óvulo y esperma recogidos previamente en otros ejemplares y lo transfirieron a una madre subrogada de la misma subespecie en la reserva Ol-Pejeta Conservancy de Kenia el 24 de septiembre de 2023.

La rinoceronte está embarazada de 70 días con un embrión macho bien desarrollado de 6,4 centímetros (2,5 pulgadas), dijo el consorcio de científicos y ambientalistas BioRescue el miércoles.

“El éxito de la transferencia del embrión y el embarazo son una prueba de concepto y permite (a los investigadores) pasar ahora con seguridad a la transferencia de embriones de rinoceronte blanco del norte, un paso clave en la misión de salvar al rinoceronte blanco del norte de la extinción”, afirmó el grupo en un comunicado.

Los embarazos de rinoceronte dura entre 16 y 18 meses, lo que supone que el nacimiento podría tener lugar a principios del año que viene.

En África quedan unos 20.000 ejemplares de rinoceronte blanco del sur. Esta subespecie, igual que el rinoceronte negro, se están recuperando de un fuerte descenso en sus poblaciones debido a la caza furtiva por sus cuernos.

Sin embargo, de rinoceronte blanco del norte quedan solo dos ejemplares conocidos en el mundo.

Najin, un ejemplar de 27 años, y su cría, Fatu, de 17, son incapaces de reproducirse de forma natural, según la reserva Ol-Pejeta Conservancy donde viven.

El último rinoceronte blanco macho, Sudán, tenía 45 años cuando fue sacrificado en 2018 debido a complicaciones relacionadas con la edad. Era el padre de Najin.

Los científicos guardaron su semen y el de otros cuatro rinocerontes muertos con la esperanza de utilizarlo para la fecundación in vitro de óvulos extraídos a hembras de la misma subespecie para producir embriones que serían llevados a término por hembras de rinoceronte blanco del sur.

Algunos grupos de conservacionistas alegan que podría ser demasiado tarde para salvar al rinoceronte blanco del norte con esta técnica, mientras su hábitat natural en Chad, Sudán, Uganda, Congo y República Centroafricana ha sido arrasado por los conflictos. Los escépticos afirman que los esfuerzos deberían centrarse en otras especies en peligro de extinción con más posibilidades de supervivencia.

Fuente: independentespanol.com

Comentarios