Magda Irma Palomares.- Murió la poeta sonorense que le cantó al amor y a la esperanza

542
0
PrevencionEmbarazo
Lactanciapornostros4
Capturadepantalla2023-02-13alas213814
Capturadepantalla2023-02-13alas214531
Capturadepantalla2022-09-12alas043937
Capturadepantalla2023-02-13alas215907
Capturadepantalla2023-02-13alas220711
previous arrow
next arrow
Bernardo Elenes

Magda Irma Palomares.- Murió la poeta sonorense que le cantó al amor y a la esperanza, pero que también supo endurecer su voz para luchar contra las injusticias.- Alcanzó el grado de teniente dentro de la corporación de policía de Cajeme en los años 70, en cuyas oficinas laboró hasta jubilarse. Batir de Alas, un bello y reflexivo poemario que deja para la posteridad.

Bernardo Elenes Habas

Murió Magda Irma Palomares, la poeta sonorense que le cantó al amor y a la esperanza, pero que también endureció su voz y su palabra para combatir las injusticias.

Coincidimos en la parcela literaria La Cultura en el Noroeste, que Bartolomé Delgado de León, abrió para que naciera y creciera la espiga de los versos y la narrativa en las páginas de Tribuna del Yaqui, en los finales de los 60 y principios de los 70, donde colaboraban Magda Irma, Ramón Íñiguez Franco (en ese espacio creativo se conocieron, se hicieron novios y posteriormente se casaron), y también publicábamos poesía Alí Sierra, Jesús Antonio Salgado, Rigoberto Badilla, Mario Partida y yo.

Magda Irma, oriunda de Navojoa, comenzó a publicar –nos comentó algunas veces-, desde su época de secundariana en periódicos de Sonora y en la revista Confidencias, donde obtuvo algunos premios por sus relatos. Su participación era consistente en las planas que coordinaba brillantemente Bartolomé. Después, cuando desapareció La Cultura en el Noroeste, sería el Domingo Literario de Diario del Yaqui que comandaba el periodista Moisés Ortiz López, donde tuvimos cabida los soñadores de esos tiempos…

Tenía, Magda Irma, el grado de teniente que había logrado en la corporación policiaca de Cajeme, oficinas donde laboró muchos años hasta jubilarse, realizando una labor humanista y noble dentro de ese gremio.

Participó activamente en las veladas literarias que Bartolomé promovía en diferentes lugares donde radicaban los integrantes del Grupo (así lo bautizó el periodista y poeta, después de haber concluido la maravillosa aventura del Círculo Cultural Ostimuri que en 1953 conformara junto con Miguel Sáinz López Negrete), y en el que sobresalían Héctor Navarrete Dondé, Jorge García Sánchez, José L. Guerra Aguiluz, Eustolio del Río, Ramón Íñiguez, José María Ibarra, Andrés Cevallos, entre muchos narradores y poetas.

En octubre de 2021, en el Festival Granos de Trigo, organizado anualmente en Pueblo Yaqui por la poeta Gloria del Yaqui, le rindieron un homenaje a Magda Irma quien se mostró feliz y agradecida.

El pasado jueves 22 de febrero, murió Magda Irma, quien hereda a las generaciones actuales y venideras de sonorenses, su poemario Batir de Alas y otros textos inéditos.

Descansa en paz, Amiga.

Le saludo, lector.

Comentarios