Slider

¿Podrían ser Sylvana y El Roger?.- Ese binomio rumbo al Senado, tendría asegurados miles de votos libres, más el sufragio duro.- Debe recordarse que Díaz Brown ganó la alcaldía de Cajeme en 2012 con cifra récord de 101 mil 067 votos, mientras que Eloísa Flores, del PAN, apenas superó los 46 mil

Bernardo Elenes Habas

La fórmula del PRI en Sonora, para llegar al Senado de la República, requerirá, como nunca, de muchos votos.

Sylvana Beltrones al SenadoLo sabe bien el dirigente nacional, Enrique Ochoa Reza; asimismo, el líder estatal, Gilberto Gutiérrez Sánchez, y, por supuesto, Claudia Pavlovich Arellano, quien, ejerciendo la tradicional potestad del visto bueno a que tienen derecho los gobernantes en turno, tendría que actuar con mano firme y segura, pero viendo las cosas como son.

De acuerdo al comportamiento de los tiempos, mismos que presagian tormenta, no podría la estructura priísta sonorense retar a su suerte en el ámbito federal, y equivocarse por obedecer acuerdos y caprichos, en la designación de un binomio incapaz de abrirse paso hacia la Cámara Alta.

Considerando que la lucha por la Presidencia deRogelio Díaz Brown al Senado la República será extrema entre los contendientes que registrarán el PRI, Frente (PAN, PRD, MC, si las ambiciones de sus guías no lo hacen sucumbir), y Morena, estarán obligadas las fórmulas estatales, como es el caso de Sonora, a apuntalar con votos el triunfo de quien será candidato priísta encaminado a relevar en Los Pinos a Enrique Peña Nieto. Pero también a fortalecer sus siglas en el Congreso de la Unión, ganando o perdiendo la Presidencia.

Y, por supuesto, si se equivocan en la designación de candidatos no solamente al Senado, sino a la Cámara de Diputados, atendiendo presiones de grupos de poder empeñados en imponer pretensos sin mayores posibilidades, sólo impulsados por la marca y firma de algunos neo caudillos, la crónica de la derrota estrepitosa queda, desde ahora, anunciada.

Epifanio Salido al SenadoEl caso de Sonora, en ese sentido, es muy singular y claro, de tal manera que no deja resquicios para errores producto de ambiciones ciegas, y tiene su núcleo en el sentido común, no en pretender lo imposible.

Es decir, si se atiende lo evidente, o como solía expresar ese viejo sabio llamado Jesús Reyes Heroles: en política lo que es forma, consecuentemente tiene que ser fondo, el binomio perfecto para el Senado tendría que salir de la fortaleza del linaje priísta de Sylvana Beltrones Sánchez, cuyos votos que le proporcionaría la figura y la estructura que mantiene en pie su padre, serán seguros e innegables; y también emerger del perfil social, político y humano de Rogelio Díaz Brown, cuya presencia tiene imán plural donde seClaudia visto bueno pare –se puede comprobar por sí hay incrédulos-. Además, las estadísticas electorales cuando fue candidato a la alcaldía de Cajeme en 2012, hablan por sí solas. Alcanzó 101 mil 067 votos, contra 46 mil 828 de Eloísa Flores García que tenía todo el apoyo del Gobierno panista de esos días. La cifra permanece ahí, para la historia, porque no ha sido superada. No creo que El Pano Salido, el Potrillo Miguel Pompa Corella, o Antonio Astiazarán alcancen esa dimensión.

Sin embargo, el PRI y sus entelequias de claro-oscuro, acuerdos y compromisos, sabrá cómo actuar; qué, ciertamente, “ni me perjudica ni me beneficia, sino todo lo contrario”.

Le saludo, lector.

 

Comentarios