Slider
Bernardo Elenes Habas

No son los políticos, salvadores de la Patria.- En estos momentos de incertidumbre y pandemia, son los médicos, enfermeras, trabajadores de la salud, quienes a pesar del abandono que sufren por carencias de equipos e insumos, cumplen su deber, su alta vocación, entregándolo todo…

Bernardo Elenes Habas

No son los políticos, los gobernantes, funcionarios públicos de alto nivel, quienes están asumiendo en los hechos, durante estos días de azoro e incertidumbre, la salvaguarda de las familias de México.

Esa vanguardia heroica, la constituyen los médicos, enfermeras, trabajadores de la salud.

exigen insumos en vaias partes del país

Ellos, sin que se resalten sus nombres, sin aspirar a ser protagonistas de reportajes televisivos y escritos, o vibrar en los nervios inestables –en ocasiones justos, en otros morbosos y egoístas- de las redes sociales, son quienes cumplen su deber y su juramento irrenunciable, aportando incluso, silenciosamente, sus vidas, para luchar desde los hospitales y ganar la batalla a la pandemia terrible del coronavirus.

Su labor lleva la llama encendida de la vocación, y aunque en muchos casos enfrentan la indiferencia o la falsedad de los gobiernos al no proporcionarles las armas fundamentales para combatir (mascarillas, cubre bocas, guantes, trajes protectores), están ahí, en la peligrosa línea de fuego, con el escudo de sus conocimientos, de su inteligencia que les permite improvisar e inventarse con plásticos, aditamentos de resguardo contra la enfermedad, para cuidar sus vidas, la de sus pacientes y de sus seres queridos.

¿Quién, que tenga un doctor, una doctora, una enfermera en la familia, entre sus amigos, no reconoce estas angustias durante la dramática etapa crucial por la que atraviesa la humanidad?

¿Quién, no se indigna cuando se regatean los insumos para los salvadores de vidas, aduciendo argumentos fríos encaminados a proteger la economía del país, su no endeudamiento y el no haber actuado a tiempo, anteponiendo cuestiones político-ideológicas como barreras, cuando la vida de millones de seres humanos está en peligro?

faltan insumos en hospitales

Vivimos, al menos en México, una siniestra paradoja. Porque se pretende apuntalar la vida económica del país, con la muerte de ciento de miles de familias, que podría ser no solo por la pandemia, sino por desesperación, ante la carencia de trabajo, cierre de actividades que proveen de satisfactores y alimentos para millones de personas.

Pero la estructura del gobierno de la República, arrasa parejo; obedeciendo a un revanchismo cruel, contra los generadores de empleos a través de sus empresas, sin distinguir a los micro, pequeños y medianos negocios, a quienes se sacrifica con el afán de cobrar venganza de los grandes consorcios, los monopolios, los núcleos identificados de capitanes del dinero, quienes si merecen el calificativo de minoría rapaz.

En tiempos cuando el sentido común indica que debe salvarse primero la esencia de la Patria, es decir, sus habitantes, se asumen desde los altos niveles de gobierno, posturas ideológicas, buscando que no se dañe el proyecto de la Cuarta Transformación, como si se tratase de una luz que todo lo purifica y que merece sacrificios humanos para apaciguar o halagar a los dioses que la impulsan…

Por eso pienso, que no es la clase política, no es la gente inmersa en fanatismos ideológicos los que se constituyen en estos momentos en salvadores de la Patria, sino sus médicos, sus enfermeras, sus trabajadores de la salud, aunque en muchas ocasiones los mantengan en la incertidumbre, en el abandono…

Le saludo, lector.

Comentarios