Slider

Aunque ya están muy ‘destapados’ los y las aspirantes a la gubernatura de Sonora, el de hoy será el segundo que, sin esperar que caigan las hojas del calendario electoral será anunciado urbi et orbi (a la ciudad y al mundo) a través de todos los medios de comunicación.
El primero fue el de Alfonso Durazo en Bavispe, lo que corrió a cargo del mismísimo presidente de la República, al mejor estilo del viejo partido oficial.
El segundo es el de Ricardo Bours Castelo y por lo que se sabe, será en un evento por todo lo alto. Mañana al filo del mediodía, en el salón La Cascada el coordinador nacional de Movimiento Ciudadano, Clemente Castañeda habrá de investir, así sea informalmente dado que aún no es tiempo para el anuncio oficial, la candidatura (quitémosle el ‘pre’, ya qué) del empresario y político cajemense.
Invitaciones personalizadas, observancia de protocolos propios de la pandemia, discursos para la ocasión y rueda de prensa al término para aclarar dudas si es que las hubiera después de varios meses en que Bours Castelo ha desplegado una intensa campaña en redes sociales y medios tradicionales invirtiendo una cantidad de recursos que a algunos les parece descomunal, aunque para el próspero empresario son pelillos a la mar.
La referencia no es menor. Uno de los mensajes del evento es que ‘hay con qué’. De hecho, me parece que ese fue uno de los criterios fundamentales para que la dirigencia nacional de MC lo invitara como candidato externo, dejando con la carabina al hombro a María Dolores del Río que inicialmente defendió con fiereza lo que consideraba una especie de derecho de antigüedad, pero terminó cediendo el podio en aras de la unidad y en un acto de sacrificio por el bien de Sonora, por las mejores causas de la democracia y por el avance y crecimiento de su partido. A huevo.
Quizás, sólo quizás, también por un primer lugar en la lista de pluris federales y una buena cantidad de candidaturas para sus huestes, que por cierto sería un acto de justicia toda vez que fueron quienes en los últimos años sudaron abundantemente la camiseta de Movimiento Ciudadano y la convirtieron en una joven fuerza competitiva.
Nadie ha visto hasta ahora, una foto de Ricardo con María Dolores. Veremos si mañana la podemos captar.
Ayer por la mañana me comentaba un conspicuo morenista que en su partido veían con muy buenos ojos la candidatura de Ricardo, pues por su perfil y orígenes, así como por el partido que lo postularía, sus votos provendrían mayoritariamente de los electores que en algún momento apoyaron al PRI o al PAN, y todo lo que sea terminar de fragmentar a la oposición del proyecto lópezobradorista cuenta a favor de Alfonso Durazo.
II
Me dicen también que la eventual candidatura de Ana Gabriela Guevara por parte del PT es, como aquí adelantamos sospechas, un ‘bloof’ para encarecer la ficha de la ex gacela y negociar en mejores condiciones más candidaturas a la hora del convenio de coalición.
No hay manera de que el PT se meta a la disputa por la candidatura, ni siquiera con Ana Gabriela Guevara. Además y por principio de cuentas, la decisión de ser candidata no depende de ella ni de sus operadores locales, sino  de los términos del citado convenio que se define en las cúpulas nacionales de los partidos.
Ya citábamos en un despacho anterior que el PT yendo en coalición con Morena en 2018 obtuvo poco más de 30 mil votos en todo el estado. En todos los distritos locales que ganó Morena con cantidades superiores a los 20 mil votos, el PT tuvo un promedio de mil 500 votos por distrito, aproximadamente.
Esa cantidad no varió ni en los dos distritos locales de Nogales, donde la Gacela fue candidata a diputada federal.
Ya en el remoto e improbable caso de que contra todos los pronósticos Ana Gabriela sea candidata del PT, se debe considerar que el primer policía del país tiene algunos expedientes completitos sobre el paso de la nogalense por la Conade. Ups.
III
Hace falta ser muy ingenuos para pensar que el partido del matrimonio Calderón-Zavala obtendría el registro. El Consejo General del INE ya se lo había negado; su resolución fue impugnada en el TEPJF y éste, anoche, ratificó la decisión del INE. México Libre no va.
No es que dicho partido representara una amenaza a la hegemonía lópezobradorista en 2021. Si acaso podría aspirar a disputar algunas posiciones minoritarias en las cámaras y ciertas alcaldías donde el calderonismo tiene cierta influencia.
En una votación dividida (4-3), los magistrados de la Sala Superior le cerraron las puertas al partido de Felipe Calderón y su esposa Margarita Zavala. El argumento principal fue la no acreditación del origen de los recursos obtenidos en el proceso para obtener el registro.
Por otro lado aprobaron el registro del Partido Redes Sociales Progresistas, de Elba Esther Gordillo y de Fuerza Social por México, el partido de Pedro Haces, dirigente de la CATEM, que es a Morena lo que la CTM era para el PRI.
A estas alturas queda claro que por más argumentos que los magistrados esgriman para justificar su voto a favor de la ponencia del magistrado José Luis Vargas Valdez en contra del registro, en realidad de lo que se trató es de complacer el ánimo del presidente López Obrador, convertido en la némesis de Felipe Calderón.
El punto no es, insisto, la negativa al registro de México Libre que, finalmente no representa un peligro para la hegemonía del partido oficial. Lo verdaderamente serio es como se sigue ratificando la consolidación de un presidencialismo tan o más autoritario que conocimos el siglo pasado.
No es que la democracia esté en peligro, como algunos afirman, porque no puede estar en peligro algo que bien a bien, no ha existido. 
Lo que sucede es que ya se acabó la simulación. El viejo régimen simulaba que los órganos electorales eran independientes y autónomos, cuando en realidad operaban bajo sus directrices.
Ahora ya no sucede así. Ahora operan bajo sus directrices, sin simulación alguna.
Eso, sin duda, lo veremos en los procesos electorales que están en puerta.

También me puedes seguir en Twitter @ChaposotoVisita www.elzancudo.com.mx 

Comentarios