Yaquis en problemas

102
0
Slider

Oportuna la insistencia del Secretario de Gobierno, Miguel Ernesto Pompa Corella, para que la Federación sume a las mesas de negociación al Estado, para coadyuvar en la solución del conflicto por la beligerante y violenta actuación de integrantes de la tribu yaqui, en los retenes que operan sobre la carretera de cuatro carriles a su paso por territorio de la etnia. 

Oportuno, porque luego de varios meses de que la representación estatal fuera sacada de esa dinámica de negociación y conciliación, obviamente a don Adelfo Regino Montes y a su equipo de “expertos” se les hizo bolas el engrudo y es lógico, porque desconocen los modelos de conducta, la idiosincrasia y las formas de comunicación e interacción de la etnia más emblemática de la entidad. 

Una cosa es que en cómodas oficinas en la Ciudad de México se diseñen “acciones de rescate” y se enumeren obras a realizar que en el largo plazo satisfagan ancestrales necesidades del pueblo yaqui y otra embonar tales propósitos con la problemática inmediata, de corto plazo que también requiere respuestas de las instancias de gobierno, esas que la Federación no da e impide que lo hagan los municipios y el Estado. 

Vamos a suponer que son realizables los proyectos de vivienda, acueducto y otras acciones prometidas por el equipo deldirector general del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas, para elevar la calidad de vida en territorio de la etnia, se olvidan de integrar acciones que a lo largo de los últimos años aplicó el gobierno estatal para atender necesidades de corto plazo a través de la Comisión Estatal para el Desarrollo de los Pueblos y Comunidades Indígenas a cargo de José Antonio Cruz, la Secretaría de Gobierno y de la misma gobernadora Claudia Pavlovich. 

Miguel E. Pompa

Cierto que las necesidades son muchas y es limitada la capacidad del Estado para atenderlas todas y de un solo jalón, pero a nosotros nos tocó cubrir entregas de pies de casa, cuatros rosas, parques, centros de salud y espacios escolares rehabilitados, enseres para el mejoramiento de viviendas, y hasta rumbosas posadas, además de la permanente interlocución para desactivar circunstanciales y frecuentes discrepancias al interior de la tribu. 

Todo lo anterior mientras las instancias del gobierno federal atienden lo que corresponde a sus facultades y responsabilidades en torno a añejas exigencias en torno al agua, linderos, derecho de vía y demás, las cuales se supone quieren satisfacer los de la 4T, así como lo prometieron anteriores administraciones federales. 

La escalada de violencia en los retenes en Vicam, Loma de Guamúchil y otros ocasionales sobre la carretera de cuatro carriles, se debe a evidentes omisiones de la comisión que ordenó se integrara el mismo presidente Andrés Manuel López Obrador, quien también peca de ignorante y de estar muy mal informado respecto a dicha problemática. 

Atribuir a motivos político-electorales la actual situación resulta una soberana estupidez, ya que la cobranza en esos retenes se realiza independientemente de dichos tiempos y responsabilizar a oportunistas “que quieren enfrentar a la etnia con Ciudad Obregón”, muestra la supina ignorancia presidencial al respecto y constituye una falta de respeto para los mismos yaquis. 

José Antonio Cruz

No, don Adelfo y el sonso inquilino de Palacio Nacional deberían de enterarse que tradicionalmente al arrancar diciembre de cada año, se hacen más urgentes las exigencias de la etnia, ya que además de requerir lo necesario para atender necesidades navideñas inmediatas, están sus festividades para la renovación de sus autoridades tradicionales. 

Ya desde las navidades del año pasado, nos reportan que fue muy limitada la filantropía tradicional que se expresaba cada año en territorio yaqui, toda vez la gradual exclusión del Estado y de municipios aledaños por parte de la Federación y este año las cosas no lucen muy bien y las consecuencias se manifiestan en los retenes. 

Por supuesto que debe haber gandallas que se infiltren en los piquetes que exigen dinero a viajeros en tránsito, pero que lo hagan con propósitos electorales resulta una pendejada, pero entendemos que tal versión venga de quien de forma permanente procura generar enconos y lucrar con los problemas sociales y nunca asumir su corresponsabilidad de los mismos. 

Habrá que ver si se acepta la coadyuvancia que propone “El Potrillo”, aunque más valiera que lo hicieran, porque nadie mejor que él para suplir las ignorancias de esos comisionados de la federación que no salen todavía del terreno de la planeación y que creen que con verborreas y demagogias se van a cubrir las necesidades inmediatas de la tribu yaqui. 

Tomás Rojo

Incorporar la representación estatal en la interlocución con la etnia, bien puede desactivar la posibilidad de que transportistas de carga realicen el bloqueo de la carretera a partir del lunes 14 de este mes, en protesta por el atosigamiento que son objeto en los retenes y luce que hay suficiente tiempo para encontrar la solución a tal amago, que no es el primero que ha resuelto el número dos de la administración estatal. 

Podemos asegurar entonces, que lo que ocurre sobre la carretera federal 15 a su paso por territorio yaqui, es alimentado en mayor medida por la ausencia de la representación estatal en el tratamiento a la problemática de todos sabida y a la ignorancia de la cotidianidad de la etnia de parte de don Adelfo y del mismo presidente de la república. 

De hecho, ya se advierten indicios de que gracias al diálogo periférico impulsado por el Gobierno del Estado con liderazgos yaquis, en estos días pudieran flexibilizarse las condiciones de tránsito por la llamada columna vertebral carretera de Sonora y del noroeste del país, y nada qué ver con las negociaciones de la publicitada mesa de diálogo ni el atole que desde ahí se reparte con el dedo. 

Ya parece que con el argumento de que en estos días se intensificará el tráfico con motivo de los paisanos que año con año vienen al país para visitar a familiares, se trabaja para establecer al menos una tregua que permita una libre circulación de vehículos, tal como lo anunció Tomás Rojo Valencia, vocero de la tribu, quien cual debe, aclaró que dicha posibilidad no se debe a la presiones de cualquier tipo, incluidas las de los transportistas de carga, si no que simplemente es solidaridad con la gente que viaja en estos días navideños. 

Jesús Valencia Guzmán

Mientras tanto, a este espacio también llegaron bastantes datos de indubitable certeza, respecto al reciente borrachazo del coordinador de la campaña de MORENA a la gubernatura de Sonora, Jesús Valencia Guzmán, que junto a su amo, Alfonso Durazo, en la Secretaría de Seguridad Federal fue titular de Políticas y Estrategias para la Construcción de Paz con Entidades Federativas y Regiones o sea, lo acompañó en su sonoro fracaso. 

Como militante del PRD y burócrata de una delegación del otrora Distrito Federal, de Valencia Guzmán son conocidas sus intemperancias a causa del buen beber y fumar, siempre protegido por su guía moral, el canciller Marcelo Ebrard, quien en calidad de sobrino, se lo prestó a Durazo. 

Pues nos comentan que su coordinación ya es motivo de broncas y de vergüenzas entre duraAsnitos, 

y no es para menos, ya que de regreso a los datos que nos hicieron llegar, uno de estos días se puso hasta atrás y en ya en condiciones de embrutecimiento extremo, fue detenido por policías municipales, quienes de plano se sacaron la yuca, ya que para no ser puesto bajo resguardo, gente de su equipo no tan enfiestados pero muy agresivos, “convencieron” a los genízaros que no la hicieran de tos a cambio de 30 mil pesos, mochada histórica que incluyó el compromiso de no dejar rastros de esa detención. 

Así se las gastan quienes sus virtudes públicas no corresponden a sus vicios privados y creen que Sonora es territorio de conquista. 

David Anaya Cooley

Por lo demás, ilustrativos los datos estadísticos respecto al índice delictivo en Sonora y cuyos resultados se deben al trabajo que realiza la Secretaría de Seguridad Pública Estatal, en coordinación con autoridades municipales y organizaciones de la sociedad civil con presencia en barrios y colonias de las principales zonas urbanas de la entidad. 

Contrario a la escalada de homicidios dolosos que azota a la entidad, los delitos patrimoniales, los del fuero común pues, registran una baja sustancial, aunque insuficiente para la quisquillosa y exigente gestión del titular de Seguridad Estatal, David Anaya Cooley

Miren, de enero a noviembre del 2019 se registraron en Sonora mil 350 robos a casa habitación mientras que en el mismo período de este año, se han presentado 897; en robo a negocios el año pasado hubo 640 y en este 2020 son 512, mientras que vehículos robados el 2019 fueron 404, bajando a 309 en este 2020, en tanto que el robo a personas bajó de 513 a 339 en el mismo período. 

Comentarios