Campaña noventera

34
0
Slider

Esto apenas comienza, pero si por la víspera se saca el día, como candidato de MORENA a la gubernatura de Sonora, Alfonso Durazo Montaño a tomado la ruta de la regresión política al sacar del baúl de los recuerdos activismos del más rancio abolengo del liberalismo noventero. 

Se mueve en camioneta blindada y escoltado por guaruras a bordo de también camionetas blindadas, así como por un séquito de escorts, efebos y ayudantes que lo mantienen desinfectado, aromático y alimentado e hidratado con exquisiteces culinarias y exclusividades que tomar, en el marco de excesos que ya creíamos se habían superado en el ámbito político local. 

Cierto que por su paso como secretario de Seguridad Federal, debió dejar sentidos a los grupos criminales que fueron desplazados por el que protegió, pero otra cosa es que sea resguardado como si en serio valiera la pena y se comporte como un jeque que transita por alguna avenida de exclusivo sector de Polanco, en la Ciudad de México. 

Tanto tiempo por aquellos lares hizo el trabajo para ser despojado de la idiosincrasia del sonorense y ahora anda deambulando por estas tierras simulando un arraigo que carece, que se manifiesta muy deformado y sin encajar entre los comunes mortales, incluidos sus compañeros de partido, destacando lo que nos dijo uno de ellos: “ahora que vinieron Mario y la Citlali fue como si le hubieran llenado el tanque de oxígeno chilango”, dijo al soltar la carcajada. 

Durazo trajo sus mañas chilangas

Luego están sus estrategias de posicionamiento, recurriendo a posadas reuniones con los representantes del más rancio abolengo del empresariado regional, esos mismos que también se reúnen con los otros aspirantes, pero que los hace pasar como apoyadores de su proyecto, así como era a fines del siglo pasado, con un discurso acartonado plagado de triunfalismos y fantasías demagógicas. 

Directivos de cámaras, de organismos de agricultores, capitostes del empresariado y demás élites han sido convocados a tomarse retratos en simuladas reuniones de trabajo, para luego gorrearles ricas viandas y exclusivas marcas para beber. 

La cereza del pastel es su pretendido afán de lucro al usar la figura de su exjefe, Luis Donaldo Colosio, a pesar de que el malogrado magdalenense fue conspicuo abanderado de ese neoliberalismo tan repudiado por la 4T, sin olvidar su trayectoria de segundón de cuarta a lo largo de su trayectoria en el servicio público y su proclividad a la traición.  

No por nada y a pesar de sus alardeos, en todas las encuestas aparece varios puntos abajo del aspirante de acá, el de Sonora, Ernesto Gándara Camou, quien sin aspavientos ni protagonismos elitistas se mantiene en contacto con sectores ciudadanos en un activismo de tierra, sin que olvide su trato propositivo y respetuoso con los liderazgos que macanea el morenista. 

Premonitorias lecturas dejan esos ejercicios demoscópicos, tanto en las redes sociales como los que realizan medios de comunicación de alcance nacional, donde incluso cara a cara, Durazo Montaño queda rezagado por “El Borrego” e incluso ya incluidas las alianzas, la del sonorense de verdad, le gana al chilanguito fallido zar de la seguridad de este país. 

Nitzia Gradias

El nativo de Bavispe deberá hacer mucho más que posar para las fotos para revertir las pésimas secuelas y efectos de las corruptas gestiones morenistas en los diversos municipios de la entidad y en el Congreso del Estado, así como los tumbos de la administración de Andrés Manuel López Obrador, que contrario a la elección del 2018, ahora es un pesado lastre que debe arrastrar ante una ciudadanía decepcionada y frustrada, que no permitirá ser víctima de otra engañifa. 

Luce imposible que pueda revertir las realidades que viven en la mayoría de los municipios de la entidad luego de su fracaso como Secretario de Seguridad y las nefastas consecuencias del absoluto sometimiento de representantes de MORENA en instancias legislativas a las líneas dictadas desde Palacio Nacional, para perpetrar despojo histórico al presupuesto de este año y el próximo. 

Por cierto, lapidario el tuitazo de la diputada Nitzia Gradias al referirse al entusiasmo que le ponen diputadas y diputados federales en calidad de edecanes de Durazo Montaño: “Ojalá que esas ganas que le echan para andar en campaña, se las hubieran echado para etiquetar recursos para Sonora en el presupuesto federal”, espetó la legisladora local. 

Pues podríamos decir que la de Cananea nos ganó el tirón, porque esa fue nuestra percepción al ver en videos y fotografías a una eufórica Lorenia Valles, quien como se sabe, ha resultado toda una inutilidad como representante de buena parte de los hermosillenses en San Lázaro, aunque como bien dicen, mal de muchos, consuelo de tontos, y por eso ella se pudiera consolar porque igual de buena para nada ha resultado Wendy Briseño o Javier Lamarque, entre otras malas yerbas de esos rumbos.  

Sin salirnos de San Lázaro, también certera la diputada presidenta de la Cámara de Diputados Dulce María Sauri, al pedir como regalo de Navidad ver al presidente Andrés Manuel López Obrador con un cubrebocas puesto. 

Ricardo Bours 

“Si me preguntan por un regalo de Navidad que pediría, sería ver al presidente con un cubrebocas, no subiéndose al avión, sino en una conferencia mañanera”, dijo la legisladora yucateca al reiterar lo que considera cualquiera con un par de dedos de frente: es de vital importancia que las autoridades den el ejemplo con el uso del cubrebocas en medio de la pandemia, pues no sólo es una protección para uno mismo y para los que nos rodean, sino un símbolo de que tenemos que cuidarnos. 

“La fuerza moral del presidente a la que aludió hace meses el doctor López-Gatell pudiera trasladarlo al símbolo del cubrebocas y eso ayudaría en forma muy importante a legitimar uno de los elementos que tenemos todos a nuestro alcance para cuidarnos y protegernos”, manifestó. 

En fin, en términos de ley las precampañas arrancan en términos de equidad ya que los tres, “El Borrego”, Durazo y Ricardo Bours Castelo, no son precandidatos, si no que son candidatos únicos que no requieren de convencer a nadie al interior de sus partidos como lo sería en una contienda interna, sin que sepamos cómo le harán para que sus activismos y convocatorias partidistas y de promoción personal de forma pública y abierta no sean objeto de sanciones de parte de autoridades electorales. 

Hasta ahora, el más cuidadoso y recatado de los tres es Gándara Camou y no nos extraña, ya que así ha sido en el pasado y no creemos que tenga que recurrir a la simulación que encierra la frase “este mensaje está dirigido a militantes y simpatizantes”, ese que al menos sí recurre el de Cajeme, él si ya en franca campaña, y se entiende, ya que la tiene muy cuesta arriba de acuerdo a los llamados retratos del día que muestran las encuestas. 

Daniel Núñez

Pero tal como ha ocurrido en el pasado, no hay mejor campaña de posicionamiento que la que se deriva de una denuncia sobre activismos adelantados y más si la instancia electoral se atreve siquiera a llamar la atención, en un contexto amañado, simulado y tramposo que es muy fácil de superar, incluso en lo que se refiere a la fiscalización de gastos de campaña o precampaña. 

Así, sin contendientes los tres ya mentados deberán trabajar hasta el 23 de enero próximo, para a partir de ahí entonces sí pedir el voto ciudadano para ellos y sus partidos de forma abierta y directa, más o menos como lo andan haciendo ahora tanto Bours como Durazo, y mientras tanto, está por verse qué criterios se aplican desde la Fiscalía de Delitos Electorales a cargo de Daniel Núñez Santos o desde el morenizado Instituto Estatal Electoral de Sonora. 

Por otra parte, en efecto, este miércoles llegó a Hermosillo el presidente López Obrador para luego irse a Moctezuma para inaugurar un cuartel de la Guardia Nacional, evento que por supuesto fue aprovechado por la gobernadora Claudia Pavlovich para solicitar que Sonora sea considerada como entidad prioritaria en la distribución y aplicación contra el Covid-19. 

Indiscutibles los argumentos de la mandataria estatal al describir la vulnerabilidad de los sonorenses ante ese virus dada las comorbilidades propias de la vecindad con Estados Unidos, así como la intensa interacción e intercambio que de todo tipo se tiene con Arizona, así como la estratégica posición geográfica de esta entidad para el resto del país en materia económica. 

Claudia Pavlovich gestiona vacunas Covid-19

“¿Por qué le digo todo esto? Porque viene un gran reto presidente, el reto de la vacunación. Quiero pedirle que considere estas dos condiciones. La primera, económicamente estratégica para el país: seguridad alimentaria, intercambio comercial y generación de empleo. La segunda, y más importante sobre la vida y la posibilidad de sobrevivir: nuestras comorbilidades y, por lo tanto, alta mortalidad con respecto a esta terrible enfermedad. Le pido presidente, considerar a Sonora, entre sus prioridades”, recalcó la gobernadora. 

Al respecto, el inquilino de Palacio Nacional dijo respaldar la gestión de la gobernadora y se aventó el rollo tradicional: “Que tengan los sonorenses, mujeres y hombres, la seguridad de que al tener la disponibilidad de la vacuna, se va aplicar en todo Sonora, hasta en las comunidades más apartadas, los municipios de la sierra, en todos lados cuando tengamos esta vacuna”, comentó, quedando pendiente de comprobar de que como es su estilo, todo quede en pura palabrería. 

Comentarios