Slider

Un compuesto simple denominado diamidofosfato (DAP) que estaba presente en la Tierra antes de que se originara la vida podría haber unido de manera química pequeños bloques de construcción de ADN. Dichos bloques reciben el nombre de desoxinucleósidos, explican los científicos del Centro de Investigación Scripps Research en su estudio publicado en la revista Angewandte Chemie.

Este nuevo hallazgo apunta a la posibilidad de que el ADN y su primo biológico, el ARN, aparecieran juntos como productos de reacciones químicas similares y que las primeras moléculas autorreplicantes, es decir, las primeras formas de vida en el planeta, fuesen mezclas de ambos.

El descubrimiento aborda una de las preguntas más recurrentes de la humanidad: cómo se originó la vida en nuestro planeta. En particular, abre el camino a investigaciones más extensas sobre cómo las mezclas de ADN y ARN autorreplicantes podrían haber evolucionado y extendido por el planeta.

El hallazgo también cuestiona la hipótesis más popular en las últimas décadas, y que establece que los primeros replicadores estaban basados en el ARN, y que el ADN surgió más tarde como un producto de las formas de vida de su primo biológico.

Sin embargo, Krishnamurthy y otros especialistas pusieron parcialmente en duda esta idea, porque las moléculas de ARN podrían haber sido demasiado “pegajosas” para servir como los primeros autoreplicadores.

Comentarios