Slider

El punto de no retorno es un término aeronáutico que define ese momento de un vuelo en el que, debido al consumo de combustible, el avión ya no es capaz de volver al punto de origen y no tiene otra opción que buscar un nuevo destino, pero no regresarse so riesgo de estrellarse.  

En el campo de las relaciones humanas, se trata del punto que una vez cruzado, es físicamente imposible volver atrás y se debe continuar hacia adelante, ya que volver deja de ser una opción, así como en una encrucijada, en la que se ha tomado una decisión crítica, que ya concretada, rectificar resulta imposible debido a las consecuencias y secuelas de la misma. 

Vamos a reconocer que no es fácil el abordaje de un tema donde pueden salir lastimados depositarios de nuestros afectos, pero como la situación lo amerita, no podemos eludir hechos, dichos y acciones inéditas en la conducta de connotados integrantes de la clase política regional. 

No, no nos referimos a la rústica simulación y montaje con que quieren hacer pasar a Alfonso Durazo Montaño como sonorense de arraigo y ranchero de prosapia, para contrarrestar el mayor distintivo de su perfil: ajeno a la idiosincrasia de la gente de esta entidad; ausencia permanente de la problemática estatal y de sus soluciones y enviado del centro como portador de una propuesta que tiene al país en la peor crisis de la historia. 

Ernesto Gándara

No, nos referimos al zipizape mediático del viernes pasado, cuando en sendas entrevistas por separado, primero Ricardo Bours Castelo informó de platicas que ha tenido con Ernesto de Lucas Hopkins con el fin de sumarlo a los activos del Partido Movimiento Ciudadano, dada su inconformidad por “decisiones cupulares y reparto de candidaturas por conveniencias en la Alianza Va Por Sonora”, y otra donde “El Pato” acepta dicha posibilidad. 

Creímos escuchar que el candidato del MC a la gubernatura dijo que una de esas platicas fue en El Quiriego y lo de ahí en adelante todo fueron consecuencias, las cuales serán mayores en muy poco tiempo a partir del contexto inicial planteado al principio al referirnos al punto de no retorno. 

El contexto más general es el proceso de definición de quien será el postulado por la Alianza PRI-PAN-PRD a la presidencia municipal de Hermosillo, de entre Norberto Barraza, de Lucas Hopkins y presumiblemente Antonio Astiazarán Gutiérrez, a partir de que el PAN tiene mano en dicha decisión. 

Al enterarnos de los dichos de Bours Castelo, establecimos contacto con “El Pato”, quien vía whatsapp desestimó primero la veracidad de tal versión: “hay niveles mi Sammy”!, contestó, aunque luego de insistirle reconoció tal acercamiento, así como aceptó que está tentado irse del PRI porque considera que su capital político no es valorado por el PAN. 

Norberto Barraza

Luego vendría una excelente entrevista de la plataforma ciudadana Expresión Guaymas, donde Pepe Ramírez sacó toda la sopa al dirigente estatal de los priistas, quien confirmó las pláticas aludidas por el aspirante emeceista, calificar de muy generoso su ofrecimiento y dejar abierta la posibilidad de fuga, no sin antes considerar condiciones humanas que derivan esas decisiones y justificar por eso, por ejemplo a Otto Claussen y a Ernesto Zatarain, quienes como se sabe, ya se encuentran en el campo de MORENA. 

En otra entrevista radiofónica, De Lucas Hopkins aseguró que de momento “no estoy considerando salir del partido”, en lo que expertos traductores del lenguaje político no es otra cosa que encarecer la ficha, tal como lo dedujera atinadamente el periodista Arturo Soto y extrema forma de presionar al PAN para que decida lo conducente a su favor, bajo el supuesto de que en el blanquiazul no se arriesgarían a fracturar la alianza con los del PRI, que junto al PRD ya tienen candidato común a la gubernatura en Ernesto Gándara Camou y que ya decidieron sobre candidaturas a las siete diputaciones federales. 

Valga aclarar que no consideramos que violemos la confidencialidad entre este reportero y nuestro amigo el dar a conocer parte del diálogo que sostuvimos vía la red social citada, ya que eso y más declaró en las entrevistas a lo largo de la tarde noche del viernes.  

En términos muy generales, todo eso puso sobre la mesa este aún joven político sonorense, quien apenas horas antes había presidido la reunión donde se dio la bienvenida a Roberto Albores como nuevo delegado del CEN del PRI en Sonora y que en conferencia de prensa virtual adelantó que antes del arranque de las campañas por la gubernatura, la alianza Va Por Sonora tendrá listos los perfiles que irán por alcaldías y diputaciones locales. 

En resumidas cuentas, desde nuestra particular perspectiva, la cascada declarativa aludida pudiera haber rebasado el punto de no retorno para “El Pato”, mientras Bours Castelo espera simplemente portando amplia manopla para cacharlo, dejando atrás aquellas lapidarias opiniones del empresario cajemense, respecto al activismo y trabajo en el servicio público de su ahora casi cooptado. 

Víctor Hugo Celaya

No tenemos la menor idea cuáles sean las consecuencias de la veleidosa conducta de quien es considerado como el adversario más competitivo a las obsesiones reeleccionistas de la alcaldesa de Hermosillo, Célida López Cárdenas, aunque a ojo de buen cubero luce como potente obús en contra de la línea de flotación de la Alianza Va Por Sonora y un riesgo temerario para su carrera política. 

Este tema debe, debería, estar siendo tratado con pinzas y con alto sentido de urgencia por los estrategas de la Alianza Va Por Sonora y el principal de ellos lo es sin duda “El Borrego”, sin que tengamos idea si los que mandan en el PAN sean susceptibles a ese tipo de presiones, como para sacar de la jugada a Norberto Barraza y cumplir las exigencias del aún dirigente priista. 

No tenemos registro de un antecedente similar, en donde el mismo dirigente de un partido se lamente por no tener el apoyo al interior del partido que dirige; que amague con dejar a ese partido porque en otro aliado no se le valora lo suficiente. 

No sabemos quien operó expectativas respecto a presunta “noticia bomba” que estallaría el viernes, pero desde un día anterior se manejó como un anuncio inminente y más cuando se invitó a conferencia de prensa en la sede tricolor, lo cual obligó a que en dicha invitación, se especificara que era para presentar el nuevo delegado del CEN priista. 

Como referente, circunstancia más o menos parecida protagonizó Víctor Hugo Celaya por allá en el 2000, cuando inconforme por no haber sido postulado como candidato al senado de la república, tiró los trastes de la presidencia del CDE del PRI y su militancia en ese partido, pero sin amagos de chapulinear a otro partido ni como estrategia de extorsión para conseguir tal o cual posición, sino que simplemente ahuecó el ala, para al paso del tiempo, volver al redil sin mayores aspavientos. 

David Figueroa

Como decíamos, no es cualquier cosa el inédito protagonismo del actual dirigente priista y de plano no tenemos idea si con sus posicionamientos mediáticos ya pasó el punto de no retorno o que aún si no lo fuera y recomponga el camino, cuál será la reacción de un David Figueroa Ortega que hasta antes de ese zipizape se daba por hecho que era el seguro abanderado del MC a la alcaldía capitalina, luego de que percibiera que no tenía buen futuro en la Alianza Va Por Sonora. 

Aún si no se concretara el bandazo de “El Pato”, habrá qué ver el tamaño de la dignidad del de Agua Prieta luego que Bours Castelo mostrara la consistencia del acuerdo que se supone estaba firme, porque es claro, y “El Pato” así lo declaró, que su defección al PRI está condicionada a que “el generoso ofrecimiento” se refiere a la candidatura del MC a la alcaldía capitalina. 

Sabe cuál sea el ánimo entre los integrantes del CDE del PRI, pero sí sabemos y estamos seguros que Bours Castelo anda henchido de satisfacción, porque por lo pronto está en plena cobranza por agravios reales o imaginarios que lo llevaron a renunciar a esa militancia, luego que percibiera que no tenía posibilidades de ser candidato a la gubernatura y la verdad lo está haciendo muy bien. 

Y quien lo dijera, la catilinaria declarativa de “El Pato”también trae de fiesta a los de la esquina morenista, ya que consideran invaluables sus servicios para fracturar el bloque recién conformado por el PRI, PAN y PRD y los efectos que tal diferendo tenga en la candidatura de Gándara Camou, todo por colocar por encima del esfuerzo por cerrar el paso a la corrupción e incompetencia de la 4T, la obsesión de ser candidato a la alcaldía de Hermosillo. 

Así las cosas con quien hace poco más de dos años asumió la dirigencia de su partido y de su posicionamiento inicial, de que sería un árbitro imparcial en el entonces aún distante proceso electoral, con el compromiso de no buscar candidatura alguna, aunque a lo mejor eso queda sin efecto dado que el actual escenario es bajo la perspectiva de una alianza de tres partidos. 

Como decíamos, bajo las actuales circunstancias, no creemos que se prolongue la incertidumbre respecto a si se va o se queda en el PRI su dirigente estatal, porque a lo mejor todo queda como una pompa de jabón y que la reconocida capacidad de diálogo y para los acuerdos de “El Borrego”, apacigüen la hormona del dudoso de su militancia, a cambio de eventual compromiso de coordinar su campaña o la oferta de ser parte de su gobierno a partir del 13 de septiembre próximo. 

Kitty y “El Pato”

La ocurrencia de algo así de todas formas derivaría en relevo en la dirigencia estatal, donde por prelación entraría al quite su segunda de a bordo, Kitty Gutiérrez o correr dicha prelación hasta más allá de la secretaría general, ya que como se sabe, la citada dama andará muy ocupada también como candidata a la diputación federal por el distrito 05, no descartándose que Guillermo Silva Montoya levante la mano o le levanten la mano, en un proceso que no debería superar esta semana. 

Mejor la vamos a dejar de este tamaño, porque no podemos dejar de lado la comenta sobre la presunta herencia “no escrita” que dice que recibió de Luis Donaldo Colosio su carga maletas y tarjetero Alfonso Durazo, alardeo que muestra que el falso liberal y progresista no tiene límites en eso de vomitar estupideces, ya que es cuestión de hojear someramente el ideario colosista y revisar sus discursos y declaraciones, su propuesta es totalmente opuesta a lo que proponía el asesinado magdalenense. 

De plano, si Luis Donaldo Colosio resucitara, se volvería a morir al ver la clase de gañanes que pretenden utilizarlo para tratar de engañar a la gente, de seducirla en base a falsedades.

Comentarios