Día de la Bandera, símbolo de identidad.-

187
0
[smartslider3 slider="3"]
Bernardo Elenes Habas

Día de la Bandera, símbolo de identidad.- Un programa especial preparó el Ayuntamiento de Cajeme, que incluye izamientos en la ciudad y comisarías, aunado al desfile.- Rogelio Díaz Brown, logra la aprobación de una iniciativa de atención digna a enfermos terminales.

Bernardo Elenes Habas

Es un bello símbolo patrio, la Bandera de México.

Su trascendencia está envuelta en la cultura mágica del pueblo mexica, llena de visiones bordadas en su peregrinar entre los siglos XII y XIII, en búsqueda del destino geográfico señalado por sus dioses.

El profundo pasaje de la búsqueda y fundación de Tenochtitlan, donde hoy se asienta la Ciudad de México, se encuentra sintetizado en la Bandera, con su escudo, que expresa la señal largamente buscada por los mexicas para asentarse como pueblo, como raza, es decir: un islote, con una águila posada sobre un nopal devorando una serpiente.

Los colores verde, blanco, rojo, tienen una interpretación posterior incorporada en el devenir histórico del país.

Hoy, pues -24 de febrero-, la patria de Hidalgo, Morelos, Juárez, celebra el Día de la Bandera. Fecha cívica decretada en 1940 por el presidente Lázaro Cárdenas del Río, a un símbolo que confiere identidad y genera unidad patriótica en las familias.

Una de las ceremonias más importantes que Cajeme resalta, es precisamente el izamiento oficial de la Bandera en el asta monumental de la Plaza Álvaro Obregón, en fechas determinadas del calendario cívico, donde participan autoridades municipales, Ejército, Seguridad Pública, instituciones educativas.

Con un trascendente ceremonial enmarcado en el lento ascender de un lienzo de grandes dimensiones que sostienen sobre sus hombros soldados o policías y el redoblar de tambores se ejecuta el acto, hasta lograr el ondear majestuoso del pabellón tricolor, contrastando con el azul del cielo…

El Ayuntamiento de Cajeme que preside Sergio Pablo Mariscal Alvarado, ha preparado un programa especial para conmemorar el Día de la Bandera, mismo que inicia a partir de las 7:45 horas con el izamiento del pabellón tricolor en la Plaza Álvaro Obregón. A las 8:00 desfile cívico. 9:00, honores a la Bandera en el Discóbolo de la Laguna del Náinari. 10:00 Honores a la Bandera en las instalaciones de Seguridad Pública Municipal. 11:00 Honores en las cinco comisarías de Cajeme: Pueblo Yaqui, Marte R. Gómez-Tobarito, Cócorit, Esperanza, Providencia.18:00 Celebración artística a cargo de Cultura Municipal, transmitida por la página Facebook del Municipio…

En la sede legislativa de Sonora, no todo gira en torno al quehacer político. A las pasiones que en estos días llueven sobre los anhelos de diputados que buscan los puentes que los conduzcan a candidaturas futuras, en una demostración reveladora de que, para muchos, primero son los reacomodos electorales, y después, quizás algún día, la atención y justicia para las comunidades que representan, para las familias que confiaron en ellos y les entregaron su voto…

Y digo que no todo gira en torno a esos antivalores egoístas que no deberían oscurecer el horizonte de Sonora, porque sí hay quienes están preocupados por la gente que sufre, la que, ni en el trance largo y doloroso de alguna enfermedad terminal, puede aspirar a una atención humana, profesional, digna, que mitigue su desesperanza…

Por eso, en días de agendas políticas personales, de aquellos que viven inmersos en este quehacer y que rabiosamente enfrentan a sus correligionarios de partido y hasta de ideologías comunes, para encontrar lugar en el reparto de alternativas que los hagan figurar en las boletas del 6 de junio próximo, se constituye en garbanzo de a libra la aprobación de la iniciativa presentada ante el parlamento local, para que se garantice la atención física, social, emocional y espiritual de sonorenses que trascienden el camino de la vida hacia la muerte.

Dicha propuesta aprobada fue presentada, no por Morena, no por el PT, no por otros grupos, sino por la bancada del PRI que coordina el cajemense Rogelio Díaz Brown.

Inevitable no tocar estos temas que nos hacen recordar el valor espiritual profundo de los seres humanos en su devenir temporal. A quienes debe de protegerse en los días postreros de sus enfermedades terminales incontrolables…

Aunque, en este caos de valores y antivalores, otros legisladores del mismo Congreso, se empeñen en acabar con la vida que apenas inicia desde el vientre materno… Seres que antes de asomarse a la luz, pende sobre ellos la incertidumbre de una sentencia de muerte…

Le saludo, lector.

Comentarios