¿Imponer candidatos municipales dañará a los partidos?.-

165
0
[smartslider3 slider="3"]
Bernardo Elenes Habas

¿Imponer candidatos municipales dañará a los partidos?.- En Sonora, los electores saben cambiar derroteros debido a hartazgo, pero también utilizar el voto como arma de castigo.- Los institutos políticos, sus agrupamientos estarán en el filo de la navaja, si atropellan la dignidad ciudadana.

Bernardo Elenes Habas

Serán, los comicios del 2021, sumamente disputados.

En ellos, se incluirá la prueba determinante que consolide el predominio de Morena; o bien, que muestre las fisuras por los daños que, inexorablemente, le vienen provocando con decisión feroz, sus propios dirigentes, representantes populares y hasta militantes de a pie.

A partir de septiembre pasado, cuando en las entidades se procedió a la instalación del proceso electoral 2020-2021, se cumplió en Sonora con la organización inherente a precampañas internas de quienes pretenden gobernar. Y luego, sus registros.

Pero entre coaliciones y frentes persiste la incertidumbre en la selección de candidatos a alcaldías y diputaciones locales, como es el caso de Cajeme, donde se carece de consenso y base social.

Ya no será, pues, el hartazgo por la corrupción que predominó durante regímenes anteriores, la bandera que represente el odio contra otros partidos y sus abanderados para aniquilarlos, porque el tsunami del 2018 en forma natural habrá serenado sus turbulencias, y permitiría, ahora, votos razonados, pasados por el tamiz de la conciencia.

Por eso, lo interesante de sopesar el comportamiento del 2021 en Sonora, donde su ciudadanía no es rehén de ideologías ni de fanatismos, y sabe cobrar facturas extremas con sus sufragios –lo hizo en julio del 2018, a favor de Morena-; pero también ha demostrado en otros procesos que ejerce la diferenciación de su voto para construir los gobiernos que los hechos, los tiempos, las circunstancias le dictan, abriendo caminos legítimos hacia la democracia.

Así quedó plasmado para la historia con las derrotas de Alfonso Elías Serrano quien contendía contra Guillermo Padrés, en el 2009; y el derrumbe de Javier Gándara Magaña, ante Claudia Pavlovich, en 2015; el primero del PRI, el segundo del PAN.

Tal vez por eso y por muchas razones más, la batalla cívica por la gubernatura del estado se convertirá en un parteaguas, donde se muestre principalmente, más que el poderío de los partidos, la hechura de los

sonorenses, reafirmando sus genes como forjadores de revoluciones, permitiendo, quizás, que Morena clave sus banderas de conquista en el pecho del terruño; o bien, convirtiendo esas siglas en llamarada…

Se percibe que las campañas que inician en dos días, tendrán etiquetas de históricas en el país, pero especialmente en Sonora, donde será el pueblo quien reafirme o rechace a aspirantes a gobernar, cuando éstos soliciten sus votos y la gente les responda con una pregunta: ¿Tú, qué has hecho por el terruño para que merezcas mi sufragio?

Lo mismo sucederá durante la promoción de aspirantes a alcaldías y diputaciones locales, que deberá arrancar el 24 de abril.

Le saludo, lector.

Comentarios