[smartslider3 slider="3"]

Dos terremotos de magnitud 6.9 y 7.4 se registraron en las costas noreste de Nueva Zelanda, y más tarde, un tercero de magnitud 7.8 sacudió a la isla ubicada en Oceanía, empeorando la alerta de tsunami y obligando a un desalojo masivo.

El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) dijo que los primeros terremotos sucedieron a 180 kilómetros (km) al noreste de la ciudad de Gisborne, en la Isla Norte, por lo que estimó que estos fenómenos naturales desencadenarían un tsunami que afectaría 300 km a la redonda del epicentro: la ciudadanía entró en pánico.

  • Más de 50 mil habitantes pidieron auxilio a equipos de emergencia.
  • Hasta el momento, no se han notificado muertos ni heridos de gravedad.
Comentarios