Slider

“Como el camino está sembrado de espinas, Dios le ha dado al hombre tres dones: la sonrisa, el sueño y la esperanza”. Immanuel Kant. Filosofo prusiano.

LO CLARO. Los actos cívicos dan orgullo de pertenencia al terruño y por supuesto, a la patria.

Aquél que demuestra su respeto a los símbolos que nos heredan en la historia quienes han luchado por los ideales de libertad y justicia, tiene un camino seguro trazado hacia el progreso.

La Universidad Autónoma de Tamaulipas realizó el abanderamiento de escoltas y el izamiento del Lábaro Patrio. Con un agregado. El testigo de honor, fue el mandatario estatal de esta entidad, Lic. Francisco García Cabeza de Vaca.

Afirma el gobernador (sic) “Es un gran motivo de aliento y un privilegio, atestiguar la unión de la educación cívica y científica como factor de crecimiento y de desarrollo”.

Son componentes de identidad que abonan a la paz y a la vigencia del estado de derecho; en unidad con su comunidad.

LO TRISTE. Usted –o yo- ¿Qué miles de acciones podría realizar en 2,5 minutos? El tiempo en segundos, equivale a 150 s.

Una canción, encender su coche, lavarse los dientes, una toma de sangre de laboratorio.

La Madre Naturaleza y el Creador de todas las cosas, ubica nuevamente a la humanidad en nuestra justa dimensión, a donde suponíamos que tendríamos el control del planeta. Aire, tierra, agua, espacio, control microbiológico, modificación al gusto del adn que representa el mapa de ‘armado’ de cada humano.

Y nos comprueba en su inmensa sabiduría, que bastaron dos eventos (uno de 1.5 minutos y otro de apenas un minuto) para reconocer que el planeta y sus misterios son absolutos.

Que solo somos navegantes en una fracción de tiempo y espacio.

9 estados del país (con diferencia de apenas unos días) sufren los embates de la hecatombe que cimbra el piso que habitamos y en esos escasos segundos, la destrucción y desolación de nueva cuenta se apodera de una nación entera, cuya tercera parte está hoy herida.

Valiente respuesta de personajes como un jugador de futbol (que no estaríamos ciertos si alguna vez pisó suelo mexicano) que dona 14 millones de pesos. Igual que el magnate creador de Facebook.

Contrastante con los espacios de publicidad que se agencian los políticos, que ‘renuncian a participaciones federales, para que sean implementadas en reconstrucción de los pueblos afectados’ y otra ingeniosa, que una marca cervecera invita a que si toman más, dona más la empresa a la causa reconstructiva. Habrá muchos ‘aportadores’.

El dolor hoy nos une y contagia el espíritu solidario de la sociedad y su total entrega en ayudar a los hermanos en desgracia.

Ojala pudiéramos seguir hablando de boberías como las elecciones y sus candidatos del siguiente año.

Queda de nuevo la experiencia –como hace 32 años- que en base a la prevención, se salvan vidas.

Quienes habitan las fajas identificadas como de predominancia telúrica, deben observar reglas constructivas de mayor talento. Y evitar que la corrupción en el brindar licencias de edificación, siga vigente.

Que paguen con cárcel quienes contribuyen a acciones de esta naturaleza.

La madre Tierra nos lo recuerda a cada momento. No somos más grandes que ella y debemos con humildad, temer a su furia.

Vivamos con los pies en la Tierra.

COLOFON. Fuera de la publicidad que los medios se han agenciado, queda demostrado el verdadero nombre de este país. Estamos Unidos… mexicanos.

 

alejandrodeanda@hotmail.com

@deandaalejandro

 

Comentarios