¿AMLO le falla a su pueblo?.-

90
0
Slider
Bernardo Elenes Habas

¿AMLO le falla a su pueblo?.- No son los partidos ni las ideologías las que se le contraponen; es él, con su absolutismo y falsos principios de austeridad republicana, quien enfrenta su propio laberinto.- No ganó el PRI en Coahuila e Hidalgo, perdió Andrés Manuel López Obrador, contra la ciudadanía.

Bernardo Elenes Habas

No. El pueblo no le está fallando al presidente Andrés Manuel López Obrador, en sus expectativas de cambio. Ha sido él, AMLO, quien desilusiona,  divide y abandona a los mexicanos.

La idiosincrasia de los habitantes del territorio nacional, no es, no ha sido jamás homogénea, ni se puede encapsular en frases como liberales y conservadores. Es algo único. Con sentido de raigambre, de pertenencia. Con un gran amor por la libertad y la justicia, que no admite extremos ni etiquetas, sólo su devoción por la virgen de Guadalupe que los une, y su sentido de solidaridad cuando aflora la desgracia. Y parece ser que en los actuales tiempos se vive la tragedia.

La historia ha demostrado que los mexicanos tienen paciencia para aguantar años de dictadura -más de 30-, como sucedió con Porfirio Díaz. A quién, un día, decidieron derrocar, propiciándose las condiciones cuando las políticas de gobierno comenzaron a lastimar profundamente. Estallando la revolución. Y el pueblo siguió la voz de los caudillos, no únicamente de uno, sino de varios.

Hoenaje a Tata Lázaro

Durante la guerra sucia en los años 70, las concepciones teóricas y definiciones prácticas de la guerrilla en México, específicamente la Liga Comunista 23 de Septiembre, no tuvo eco, no arraigó en la conciencia del pueblo porque éste no es revolucionario, sino que tiene una profunda concepción universal de la vida, sustentada en conservar su pasado, su presente. Avanzar con esos ideales hacia el futuro.

En referentes más contemporáneos, pervive con sombras propias el pasaje protagonizado por Vicente Fox Quesada, quien condujo al país en el sexenio 2000-2006, asumiendo la presidencia con la aprobación ciudadana, que le entregó su confianza y cifró en él la capacidad para encabezar los cambios urgentes que requería la patria. Los que había prometido enfrentar. Pero falló estrepitosamente. Y cayó en el olvido y hasta en el desprecio, junto a sus víboras prietas y tepocatas.

Sonora, vivió también momentos de luces, abriendo el camino de la esperanza a Guillermo Padrés Elías (2009-2015). Mantenían los sonorenses tiempos sedientos de cambios. La experiencia les decía que el mal, el problema que se recrudecía, estaba en los partidos. Por eso le quitó al PRI más de 70 años de “dictadura perfecta”, abriéndole las puertas al PAN con su candidato, quien, finalmente, hizo historia con uno de los sexenios más perversos y corruptos delterruño. La mayoría de ese equipo de navegación sexenal está, ahora, en Morena. Después comprendieron los electores que no eran los partidos, sino sus malos líderes.

Hoy se especula sobre los resultados comiciales de Coahuila e Hidalgo, que ciertamente se constituyen en una fuerte llamada de atención por parte de los ciudadanos para quienes ejercen el poder nacional. Específicamente para AMLO.

Le están diciendo, con suma claridad, que no son los partidos con su poderío y sus recomposiciones quienes marcan la ruta de los procesos electorales. Recalcándole que es la ciudadanía, la sociedad civil a quien el presidente desprecia, quien aprovechando la estructura de los institutos políticos, está escribiendo un mensaje señero y claro sobre lo que vendría después, como consecuencia de la pretendida polarización que mantiene el objetivo de hundir al país, de quebrantarle el alma. Han sido las familias hartas de discursos palaciegos, ofensas y mentiras, las que han fijado rumbo para la nación, reafirmando que no se esperarían para ejecutar esa estrategia hasta el 2024, sino que tocarían puntos claves el 2021 y 2022, para escribir una nueva historia.

Mentira, como se dice desde Palacio Nacional, que si AMLO hubiera estado en las boletas de Coahuila e Hidalgo, Morena abría arrasado. No es creíble esa premisa porque, precisamente, el tiro certero, el golpe exacto fue dado en cada casilla pensando en Andrés Manuel López Obrador, un presidente que como Vicente Fox traicionó las expectativas de cambio del pueblo de México.

Tal vez por eso, Cuauhtémoc Cárdenas, pidió -ayer 19 de octubre-, durante su intervención en el 50 aniversario luctuoso de Tata Lázaro, frente al presidente López Obrador, que se rindiera homenajes al General con ejemplo, no con la lisonja de los discursos.

¿Está despertando el México bronco, contra la 4T y AMLO?

Parece que sí. Porque el sentir de quienes fueron sus más profundos seguidores, señalan sin empacho que la arrogancia, la soberbia, la ineficacia al desatender a campesinos, a trabajadores de la ciudad, a micro y pequeños empresarios, a mujeres, entre otros males sustantivos, constituyen las pequeñas cuotas que conforman, poco a poco, la gran montaña de la decepción.

Las señales que se dibujan en el horizonte, advierten que aunque estuviera AMLO en las boletas el 2021, sufriría un descalabro. Porque él con su absolutismo y sus falsos principios de austeridad republicana que sólo protege sus proyectos insignias, ha propiciado el hartazgo.

Le saludo, lector.

Comentarios