Don Javier Robinson Bours Almada.- Crónicas para la historia (No. 166).-

109
0
Slider
Bernardo Elenes Habas

Don Javier Robinson Bours Almada.- Crónicas para la historia (No. 166).- Murió un ciudadano ejemplar, sereno, comprensivo y magnánimo con sus semejantes.- Niños, el Municipio y él, crecieron juntos.- Recibió, hace 4 años, de manos del alcalde Faustino Félix Chávez el galardón de Ciudadano Distinguido de Cajeme, junto con el testimonio de admiración de la ciudadanía.

Bernardo Elenes Habas

Cajeme despuntaba con aroma silvestre y corazón rural -1935-, cuando un niño navojoense de 10 años edad, llegó a esta comunidad junto a su familia, para compartir, en el caudal del tiempo, su corazón solidario y su visión de futuro por el Valle del Yaqui.

Aquí, resembró su acta de nacimiento, y la semilla de la vida lo convirtió en joven emprendedor, avizorando el horizonte. Interpretando las señales de los tiempos. Trazando la línea dimensional de su porvenir, concebido como una espiga plural, sin egoísmos, sin ambiciones enfermizas, siempre paralelo a Cajeme, que desde entonces fue su casa solariega y sus habitantes su familia, con la que supo crecer, escribir la historia de su tiempo y trascender más allá, sin pensar que un día se convertiría en uno de sus protagonistas señeros.

Sí, Don Mario Javier Robinson Bours Almada, pilar sustantivo de su hogar y horcón de en medio de la ramada maravillosa que sigue siendo nuestro pueblo, murió ayer, martes 10 de noviembre de 2020, y se reafirmó como un referente histórico, legendario y magnánimo de su comunidad. 

Cuando alcanzó la distinción de la presea que año con año entregan las autoridades a sus ciudadanos más preclaros, los que fueron semilla y raíz del progreso compartido, escribí lo siguiente:

Hoy ha sido nominado Usted, Ciudadano Distinguido 2016, para celebrar el 89 aniversario del episodio vertiginoso de estas latitudes llenas de sol y eternidades, que se abrieron promisorias para convertirse en refugio colectivo de cientos de familias, las que luego extendieron, en 1907, con las vías del ferrocarril que se habían anclado en la recientemente fincada Estación Esperanza. Abriendo la primera página de la historia de lo que sería Cajeme.

Desde ahí, las paralelas de acero crecieron hacia el sur, y a 10 kilómetros se perforó un pozo para abastecer de agua a las máquinas del tren, construyéndose una casita de madera que servía de oficinas del jefe de estación. Y cinco años después -1912-, se construyó otra casa con techo de lámina. Surgiendo, a los meses, un embarcadero para ganado. Abriéndose después, un expendio de bebidas y venta de arneses de cuero, dando paso a la paulatina instalación de familias de 1912 a 1917, convirtiéndose aquel asentamiento humano que esperaba el sol reconfortante durante las mañanas de invierno, y reconociendo el mapa de los astros en noches infinitas, en Congregación al llegar 1923. Luego, en 1925 fue Comisaría, y posteriormente Municipio en 1927.

Usted, Don Javier, llegó siendo niño a un municipio también infante, para crecer ambos, tomados de la mano. Y hoy, cuando existe júbilo por el aniversario de la Ley No. 16 que marcó, un 29 de noviembre de 1927 el rumbo de una comunidad valiente, de trabajo, construida con las manos de sus habitantes, me llega la noticia de que Usted fue designado Ciudadano Distinguido de Cajeme, que en realidad siempre lo ha sido, pero ahora dicho públicamente por el alcalde Faustino Félix Chávez, quien conoce su trayectoria y le guarda un alto respeto como toda la comunidad, esperando el día 26, para que reciba el testimonio de admiración de su pueblo.

El veredicto del jurado evaluador fue alto y claro en su relatoría: Debido a su trayectoria como empresario y de servicio a la comunidad, el Cabildo designó a Don Mario Javier Robinson Bours Almada como Ciudadano Distinguido de Cajeme 2016, a quien el próximo sábado 26 le será entregado el reconocimiento durante la ceremonia de clausura del XIII Festival de Arte y Cultura Tetabiakte, que se lleva a cabo con motivo de la celebración del 89 aniversario de fundación del Municipio.

El galardonado de este año es hijo de Don Alfonso Robinson Bours Monteverde y Doña Rosalba Almada Corvalá; nació el 7 de diciembre de 1925 en Navojoa y a los 10 años su familia se trasladó a Ciudad Obregón, donde radica desde entonces. Contrajo matrimonio con la señora Alma Armida Castelo Valenzuela, con quien procreó 10 hijos.

Durante su vida se ha distinguido por ser un empresario exitoso, pero sin faltar nunca a su responsabilidad social y para con su comunidad; fue regidor en la administración municipal 1961-1964 que encabezó Don Faustino Félix Serna; posteriormente de 1967 a 1970 fue presidente municipal, formando parte posteriormente de la CLVII Legislatura en el Congreso de la Unión.

Dentro de las actividades altruistas y de servicio a la comunidad, el galardonado ha participado como miembro del Club Rotario; trabajó al lado de otros cajemenses reconocidos en la apertura del Colegio LaSalle (hoy Ulsa Noroeste), apoyó la creación y desarrollo del ITSON, así como la instalación de la primera unidad foránea del Tecnológico de Monterrey en el país; fue presidente del Patronato de la Cruz Roja por más de 20 años y también presidente del Club Yaquis de Ciudad Obregón.

En los negocios ha sido distribuidor de tractores CASE; viajó a Estados Unidos y Europa participando en buscar mejoras a las condiciones financieras del cultivo de algodón; fue pionero en introducir al Valle del Yaqui implementos agrícolas de vanguardia para mejorar la productividad del campo; llevó a ocupar niveles de liderazgo nacional a las empresas fundadas junto a su padre y hermanos.

En los negocios ha sido distribuidor de tractores CASE; viajó a Estados Unidos y Europa participando en buscar mejoras a las condiciones financieras del cultivo de algodón; fue pionero en introducir al Valle del Yaqui implementos agrícolas de vanguardia para mejorar la productividad del campo; llevó a ocupar niveles de liderazgo nacional a las empresas fundadas junto a su padre y hermanos.

En 2011 fue merecedor del Woodrow Wilson Center Award for Corporate Citizenship, siendo el séptimo mexicano en recibirlo.

Don Javier ha inculcado en sus hijos y nietos el valor de la responsabilidad para brindar el apoyo a los sectores más vulnerables de la población.

El regidor José Alfredo Ayala Malagón, presidente de la Comisión de Educación y Cultura informó que una comisión evaluadora en la cual participó junto a los directores de Acción Cívica, Juan Héctor Majulio Mares; Educación, Enrique Evangelista Velázquez; Cultura, Sergio Inzunza, así como el cronista de la Ciudad, José Escobar Zavala y los integrantes del Cabildo Ramona Flores López, Alba Nohemí Fuentes Verduzco, Sandra Luz Montes de Oca, Juan Mátuz Flores y Librado Enrique Estrada Chon, determinaron el nombramiento.

Descanse en paz Don Javier Bours Almada, hombre que supo valorar la vida sin distingos, con la grandeza espiritual de la humildad.

—–o0o—-

Comentarios