Alcaldes de 31 municipios piden, no un favor, sino justicia.-

182
0
Slider
Bernardo Elenes Habas

Alcaldes de 31 municipios piden, no un favor, sino justicia.- Saben que de nuevo, en el 2021, vivirán el agravio burocrático de la 4T, al recortar las aportaciones al estado, lo que golpeará impunemente la seguridad y el bienestar de las comunidades y sus familias

Bernardo Elenes Habas

A principios del mes –miércoles 4-, expuse en esta trinchera de letras, que Morena y el PT en Sonora, no le están abonando positivamente el terreno a su futuro candidato a la gubernatura, Alfonso Durazo.

“Dichos partidos –escribí-, presuntamente de izquierda, pero donde confluyen diferentes corrientes de pensamiento y de ideologías -incluida la ultraderecha-, está pasando por alto la urgencia que tiene Durazo en convencer a la ciudadanía de que su opción es la mejor, para que pueda abrirse camino a través de los votos hacia Palacio de Gobierno, el próximo 6 de junio del 2021”.

Hoy, reafirmo, que el trazado político-social con que llega Durazo Montaño a pretender conjugar simpatías y voluntades al terruño, donde carece de raigambre, es muy accidentado, con una deplorable actuación al frente de Seguridad Nacional, dependencia en la que no supo y no pudo aplanar la curva ascendente de la violencia.

Lo demuestran asesinatos llenos de barbarie, como los hechos registrados en el poblado La Mora -noviembre 4 de 2019-, municipio de Bavispe, contra las familias LeBarón, Miller, Langford, donde personas que viajaban en sus vehículos fueron masacradas horriblemente e incendiados los carros con nueve personas a bordo, entre ellos seis niños.

Estos acontecimientos son parte ya de las leyendas negras de la sierra. Las que jamás podrán borrarse de la memoria colectiva de la entidad.

No obstante esos hechos que deberían abrir una grieta de humildad en la mentalidad ambiciosa de Durazo, éste llega con desplantes de soberbia a Sonora, enarbolando banderas triunfalistas y lanzando dardos envenenados contra sus adversarios electorales inmediatos, Ernesto Gándara y Ricardo Bours, sin demostrar estatura humana y moral para reconocer el dolor sembrado por la delincuencia organizada, la que no pudo contener cuando fue parte de la estructura de la Cuarta Transformación en el gabinete de AMLO, y de cuyo desempeño por dos años dijo, prácticamente, en su informe final, que había logrado erradicar esos bastiones del crimen despiadado. Pero los hechos han venido demostrando que mintió.

A esos desplantes de Alfonso, quien no se está ayudando en nada con su comportamiento agresivo, actitud que no pasa desapercibida para la sensibilidad de las familias, se suman el que tampoco le están abriendo camino sus correligionarios de Morena y PT, quienes no cierran filas en torno a él, no le facilitan el trayecto, no le construyen puentes a través de los cuales pueda conectar, abrir comunicación, lograr solidaridad con quienes no lo quieren. Que ciertamente suman miles.

Esos mismos desplantes se perciben, por ejemplo, entre los miembros de la bancada de Morena y PT en el parlamento local.

Ellos, los diputados, no demuestran solidaridad con Sonora y los sonorenses. Se niegan a unir sus voces y voluntades en un acto de justicia, a las de otros legisladores, para plantear al Gobierno de la República la urgencia de apoyar a los 72 municipios de la entidad, que por segundo año sufrirán el tajo cruel en aportaciones necesarias y urgentes, que le niega el gobierno de la 4T y el mismo AMLO, para quien lo prioritario no es la gente, sino sus obras emblemáticas del aeropuerto Santa Lucia, Tren Maya, Refinería Dos Bocas.

Ya lo han expresado sin ninguna intencionalidad electoral, sino navegando los valores de la congruencia y la solidaridad colectiva, integrantes de la bancada del PRI, encabezados por el cajemense Rogelio Díaz Brown.

El Roger hizo referencia a la urgencia de que la federación apoye a los 72 municipios, los que no han sido atendidos en sus reclamos más apremiantes, donde se incluyen, por supuesto, comunidades gobernadas por Morena.

Perviven dos iniciativas presentadas por la gobernadora Claudia Pavlovich ante el Poder Legislativo, dirigidas al Congreso de la Unión y a la Secretaría de Hacienda Federal, solicitando la asignación de recursos extraordinarios encaminados a la ejecución de obras prioritarias municipales, pero también para crear un nuevo y necesario Fondo Económico de Apoyo Emergente, que derivaría en la reactivación de los municipios mediante el autoempleo.

Pero en los integrantes de las bancadas de Morena y PT, hay frialdad, ¿o, quizás miedo a contradecir las malas decisiones del presidente López Obrador? Por ello mantienen su postura de no apoyar lo que beneficie a Sonora, a sus habitantes, a quienes supuestamente representan.

Ellos, los integrantes de una izquierda que no es, desprecian los registros que comienzan a marcarse en el sentimiento profundo de los sonorenses, a quienes sí les pedirán, cínicamente, el voto para su candidato Durazo durante los procesos de campaña que vienen.

¿Quién puede negar que en ese transcurrir, la buena memoria de los ciudadanos aflore y cobren piedra por piedra, agravio por agravio, injusticia por injusticia a través de los votos, los desplantes egoístas y llenos de arrogancia ciega, a los “liberales de izquierda” que supuestamente son raíz y alma de pueblo?

Creo que los avisos de cobros de factura han iniciado, con la entrega de una carta de 35 alcaldes de los 72 municipios al Congreso local, manifestando su inconformidad ante los grupos parlamentarios de Morena y del PT, cuyos diputados no representan a su pueblo, sino a un movimiento frío y ciego llamado 4T.

Se percibe que esa gente y sus conciudadanos, no votarán por Morena y sus aliados. Y pensar que aún faltan 7 meses para las elecciones.

Le saludo, lector.

Comentarios