Durazo construye la nueva “cargada”.-

113
0
Slider
Bernardo Elenes Habas

Durazo construye la nueva “cargada”.- Desde nivel nacional Morena y la 4T, proceden a negociar el corporativismo político a través de líderes sindicales, para que se pronuncien en su momento, a favor del ex secretario de Seguridad.- Se deduce que la ideología de izquierda es sólo una metáfora 

Bernardo Elenes Habas

En el fondo, carece de cambios sustantivos el nuevo proceso electoral que comienza a vivir Sonora.

Todo se remite a la forma, con algunas variantes en la coalición de partidos que, otrora, eran irreconciliables en sus procedimientos e ideologías, como el PRI y el PAN, los que ahora se mezclan, incluido el PRD.

Pero los métodos utilizados en otros tiempos por el entonces partido en el poder –PRI-, continúan siendo los mismos. Con la diferencia de que son otras siglas y colores los que manejan en la entidad los hilos principales de la política.

Es decir, las estrategias que comienza a aplicar Morena para impulsar la candidatura anunciada de Alfonso Durazo Montaño en Sonora, no son diferentes a las utilizadas por el Revolucionario Institucional tiempo atrás.

En Morena, desde nivel nacional y estatal, incluido el gobierno de la Cuarta Transformación, le dan vida a un proceso gradual de corporativismo, construyendo la estructura avasallante conocida como “cargada”.

En ese tejido, se inmiscuyen personajes sobresalientes que están sumando sus esfuerzos a Morena y a Durazo, sin pertenecer a dicho partido oficial, sólo por así convenir a sus intereses y a la nueva visión que han adoptado de la praxis política.

Existe una situación relevante que ejemplifica a la nueva “cargada”, tal como me la comentan integrantes del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social, cuyas delegaciones en Sonora se preparan para pronunciarse a favor de Durazo Montaño en su momento, cuando su líder nacional lo ordene.

En sus revelaciones, me han confiado que el apoyo se ha gestado desde las altas esferas de la 4T en la Ciudad de México, y, por supuesto, con la negociación de cuotas de poder en el organigrama estatal que se dispone a diseñar el ex secretario de Seguridad Nacional, entre otros beneficios.

Creo en los comentarios vertidos por sindicalizados del IMSS, porque se trata de gente seria que ha vivido de cerca los procesos de cambios de dirigentes nacionales y estatales.

Y, por supuesto, se puede deducir que en la misma situación de encadenamiento de compromisos, se encuentran otros sindicatos, organizaciones empresariales, grupos diversos de comerciantes y productores, quienes se reúnen con el mismo precandidato o bien con sus operadores, configurando la “cargada”, pero aprovechando la circunstancia de que Morena es el partido en el poder y está en condiciones de abrir un abanico de ofertas que, algunos de los líderes sopesan importantes, más cuando les satisfacen ambiciones políticas a cumplirse luego del 6 de junio del 2021.

Con estos antiguos y recurrentes procedimientos de hacer política –ahora con diferentes protagonistas, siglas y colores-, queda claro que en Morena no predomina la filosofía progresista de izquierda, y que las ideologías son un mero pretexto para arribar al poder, debido a que la democracia participativa es una metáfora, y por ende no puede ser el socialismo del siglo XXI.

Estas premisas se reflejan más claro en los genes de la formación política del precandidato de Morena, quien, en los hechos, ha demostrado que carece de ideología y de congruencia, porque lo mismo saltó del PRI al PAN, PRD y Morena, llevando como bandera individual sus proyectos políticos, sin raigambre partidista, mismos que está dispuesto a convertir en realidad, sustentado en la Cuarta Transformación y en AMLO, porque es innegable que se trata del candidato del presidente.

Le saludo, lector.

Comentarios