No reinventar el Municipio.-

108
0
Slider
Bernardo Elenes Habas

No reinventar el Municipio.- Los cajemenses quieren un alcalde o alcaldesa que haga obras, no política partidista. Que rehabilite la ciudad, no construyendo puentes para su beneficio futuro. Que atienda y exija ante otros niveles de gobierno, seguridad para las familias.- Código Rojo contra la muerte.- Desde el lunes 11, se activó la emergencia en Hermosillo, Nogales y San Luis Río Colorado, comunidades donde la pandemia del coronavirus hace estragos ascendentes.

Bernardo Elenes Habas

La clase política, los aspirantes a gobernar Cajeme, saben, desde siempre, lo que quieren las familias, porque son reclamos que se repiten cada tres años y que difícilmente se cumplen.

Anhelan atención verdadera para sus colonias, sus comunidades, rehabilitándose redes de drenaje y agua colapsados; pavimento destrozado. Apertura y gestión para la inversión y creación de empleos; crecimiento, progreso compartido. Y, algo que preocupa y se constituye en una herida que sangra constantemente en la conciencia de hombres y mujeres: la violencia desatada.

Pero también, remarcan algunas madres de familia, que los candidatos, en su momento, empeñen con dignidad su palabra, en el sentido de que se dedicarán de tiempo completo a trabajar junto con sus equipos a favor de la comunidad. No a desperdiciar tres años en hacer política partidista. En construir egoístas puentes futuros para su escalamiento en cargos públicos.

Exigen, pues, muchos cajemenses, que los futuros gobernantes defiendan a su comunidad ante los demás niveles de gobierno y luchen a fondo y sin tregua por lo que le corresponde a sus municipios, sin tener que doblegarse por temor o amenazas de ser eliminados de los procesos electorales futuros. Quieren, un candidato o candidata que se la juegue en cuerpo y alma por Cajeme. Que no le apueste a su futuro personal, sino al florecimiento colectivo.

Me lo dicen en las calles ciudadanos de arraigo, quienes han visto crecer la ciudad, las comunidades, y sienten que la dinámica de desarrollo actualmente, no tiene el nivel que el municipio reclama. La estatura que exigen sus habitantes. La dimensión que anhelan las nuevas generaciones, esos jóvenes limpios que se preparan en universidades, y al egresar, deben quemar sus naves y dedicarse a cualquier actividad informal o de alimentos preparados. O bien, marcar el camino del éxodo, en pos de horizontes mejores…

Por ello, quienes cifran sus esperanzas políticas en dirigir el destino del Municipio durante el trienio 2021-2024, tendrán que atender lo obvio. Lo que está a flor de calle. Lo que se siente y se interpreta con la desesperación de padres de familia que carecen de empleo, de vivienda, y que sueñan que sus hogares crezcan sanamente; pero los gobiernos no abren alternativas reales, sólo el relumbrón falso de obritas estratégicas diseñadas para el espejo mediático…

¿Quién de los actuales pretensos, está dispuesto a dedicar tres años íntegros a sacar adelante a Cajeme? ¿Quién, será capaz de ignorar el canto de las sirenas que llaman desde el parlamento local, desde la cámara baja del Congreso de la Unión, y recibirá y entregará el cargo con alto honor y con éxitos consumados, para luego reintegrarse a sus actividades cotidianas, como expone el sentir del pueblo?

¿Quién?

El “Código Rojo, Primera Etapa”, se activó desde el lunes 11, con duración de dos semanas, en los municipios de Hermosillo, Nogales y San Luis Río Colorado.

Esta emergencia fue tomada por autoridades de la Secretaría de Salud, Ayuntamientos y organismos empresariales y de la sociedad civil.

Se trata, por supuesto, de una medida drástica pero urgente, buscando mitigar los casos de rápida transmisión del virus asesino que vienen registrando las tres comunidades junto con otras, y que son realmente altos.

Desde el 11 de enero y hasta el 25 del mismo mes, en los municipios citados, se marca el cierre de todas las actividades, de 8:00 de la noche a 6:00 de la mañana. Es decir, solamente estarán funcionando en ese horario, farmacias, hospitales, servicios de emergencia. Y cerrarán puertas casinos, antros, teatros, museos, cines, salones de fiesta y de eventos sociales, peluquerías, salones de belleza, bares, cantinas, etc.

Enrique Clausen Iberri, Secretario de Salud en la entidad, dejó clara la preocupación de las autoridades y de miles de familias sonorenses, al expresar: “Las personas mayores se están muriendo sin salir”. Y, desde luego, la razón le asiste, porque quienes se cuidan y respetan todos los protocolos incluyendo el confinamiento, sin poder evitarlo llega a sus casas la muerte en la persona de hijos y otros parientes a quienes no les importa la gravedad de la situación y continúan en las calles, en fiestas, en reuniones, en francachelas.

Es la hora de hacer conciencia y demostrar que queriéndose y protegiéndose a sí mismo, es amar a los demás…

Le saludo, lector.

Comentarios