Slider

Estados Unidos regresó oficialmente el viernes al Acuerdo de París sobre el clima, con la promesa del gobierno del presidente Joe Biden de hacer de la lucha contra el calentamiento global una prioridad máxima.

Un mes después de que Biden asumiera el cargo, Estados Unidos -primera economía del mundo y segundo mayor emisor de carbono- volvió a ser parte del pacto global de 2015 para enfrentar el peligroso aumento de las temperaturas del planeta.

Este reingreso significa que el Acuerdo de París nuevamente incluye prácticamente a todos los países del mundo, después de que el predecesor de Biden, Donald Trump, abandonara el convenio argumentado que era injusto con la mayor potencia.

En un discurso ante la Conferencia de Seguridad de Múnich, Biden pidió a los países europeos que redoblen sus compromisos para combatir el cambio climático.

Comentarios