Slider

LO CLARO: Nuestras abuelas sabían bien que un par de chiqueadores resolvían un problema de migraña. Que el sebo de tlacuache curaba el asma; que el té de pelos de elote, haría aliviar a un riñón latoso y una cistitis recurrente.

Pero la constante de hoy, es otra. El escenario más positivo, señala que el 60% de la población total no sabemos absolutamente de primeros auxilios.

Cómo contener una hemorragia, un auxilio primario en un paro respiratorio o cardiovascular, entre otros.

A pesar de que septiembre 11 es la fecha marcada como el día mundial de los primeros auxilios y que sucesos tan lamentables como los ocurridos recientemente en varias regiones del país, la cultura poblacional al respecto no sólo es baja, continúa disminuyendo.

Por tales condicionantes, reconocemos como encomiables los esfuerzos que la academia tome control en este aspecto educacional a la sociedad.

La Universidad Autónoma de Tamaulipas, vía la facultad de enfermería, brinda capacitación en RCP (reanimación cardiopulmonar) en coordinación con el gobierno de este estado a los operadores de microbuses, autobuses y carros de ruta de transporte público.

Este programa, certificado por la asociación Americana del Corazón, contribuye al ambicioso plan integral que permitiría disminuir en un 12% la tasa de mortalidad imperante, al término del año 2025.

Un maravilloso seguro de vida, contar con alguien a un lado preparado para una circunstancia que nos permita la oportunidad de ser salvados.

LO OSCURO: Y hablando de salvados.

Decía Juárez –quizá sin saber el daño que causaba al peculio individual- a los que sirven a la nación desde un encargo público “Los funcionarios públicos no pueden disponer de las rentas, sin responsabilidad. Deben resignarse a vivir en la honrosa medianía que proporciona la retribución que la ley les haya señalado…”.

Desprendido de lo anterior, casos ‘comprensibles’ como el de la ex alcaldesa de Ixtaltepec, Oaxaca; Adelina Rasgado Escobar, entenderíamos a cabalidad que esa honrada medianía no le alcanzaba a sostener el tren de vida al que su gestión al frente de la comuna, le habría acostumbrado.

120 mil pesos recibió de apoyo a damnificados para la reconstrucción de una vivienda. Multiplicado por tres. Como paquita la del barrio. Tres veces engañó a México.

La SEDATU cayó en el engaño y pagó a la ‘afectada’ la indemnización que se orienta del presupuesto federal a personas que lo perdieron todo. Y no es que la señora no tuviera el mismo derecho. Ni las casas eran suyas y la que en verdad lo era, ni un raspón le sucedió con el cataclismo reciente.

El otro caso, no es distinto. La aún guapa ex dirigente de sobrecargos de vuelos, Alejandra Barrales (hoy dirigente del partido político PRD), según también en base a las dietas obtenidas de esa honrada medianía que suponía Juárez le sería observada como mandato de vida a todo servidor público (es ironía), hoy nos presume una residencia de grato ver y mejor localización en la zona privilegiada de la CDMX, conocida como Lomas de Chapultepec.

Una residencia valuada en poco más de 13 millones de pesos, que integra el peculio de la dirigente, sumado a otras nimiedades como un ‘depa’ en Miami.

La propiedad de la CDMX (a la que gracias al Altísimo no le hicieron mella los movimientos telúricos) apenas supera los 550 m2.

Esta es la manera de vivir de un político.

COLOFÓN: Que no se vuelva obligatorio también -en emulación a los ordenados en la religión- que además de observar la pobreza, la castidad sea una condicionante a inscribir en la 3 de 3. ¡Pobreza y castidad!

 

alejandrodeanda@hotmail.com

@deandaalejandro

 

 

Comentarios