Slider

El papa Francisco impartió este viernes la bendición “Urbi et Orbi” de Navidad. En su discurso -este año especial por la pandemia de coronavirus-, mencionó los distintos conflictos en el mundo y dedicó unas palabras a los países de América Latina golpeados por el avance del virus. “Que la llegada del niño Jesús ayude a poner fin al sufrimiento del pueblo venezolano”, afirmó el argentino.

El Sumo Pontífice pidió esperanza para el continente americano, “particularmente afectado por el coronavirus, lo que ha exacerbado los numerosos sufrimientos que lo oprimen”, en el mensaje de Navidad pronunciado este año en el interior de la basílica y no asomado al balcón de la logia central debido a la pandemia.

“Que la Palabra eterna del Padre sea fuente de esperanza para el continente americano, particularmente afectado por el coronavirus, que ha exacerbado los numerosos sufrimientos que lo oprimen, a menudo agravados por las consecuencias de la corrupción y el narcotráfico”, dijo Francisco en su mensaje que como todos los años repasa las crisis en el mundo.

Comentarios