Slider

En medio de una pandemia que puso en crisis al sistema sanitario mundial, sumado a la emergencia climática por el irreversible calentamiento que sufre la Tierra, Argentina puso sus ojos en otro planeta: Marte. “Hoy las empresas aeroespaciales más importantes del mundo investigan y gastan mucho dinero averiguando cómo llegar al ‘planeta rojo’. Nosotros queremos saber cómo es vivir en él”, explica Martín Bueno, cofundador del proyecto ‘Solar 54’, una iniciativa científica que busca simular la experiencia de hábitat en Marte, aunque sin despegar del territorio nacional.

Bueno es, además, cofundador de la compañía ‘SmartCultiva’, dedicada a desarrollar dispositivos y software de tecnología avanzada para procesos sofisticados de la agroindustria. La empresa había sido convocada desde los EE.UU. por la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) para medir la humedad del suelo en cultivos espaciales. Esa experiencia impulsó al especialista y su empresa a diseñar un proyecto similar en Argentina. El mismo consistía en la creación de un centro de investigaciones que imitara al ecosistema de otro planeta y en donde los científicos pudieran permanecer alojados.

Fue así como, a mediados del 2020, el especialista tomó contacto con las autoridades del Gobierno de La Rioja, provincia al norte del país. La elección no fue casual. Aquel departamento contaba con características de suelo que lo hacían muy similares al ‘planeta rojo’. En especial, su territorio conocido como ‘Los Colorados’, una reserva natural despoblada que, tanto por su fisionomía como por su clima, la convertían en un escenario único. No podemos afirmar que su tierra es idéntica a la de Marte, pero sí que se asemeja como ningún otro lugar en el mundo”, agrega Bueno.

Comentarios