En Sonora, la moneda está en el aire.-

60
0
Slider
Bernardo Elenes Habas

En Sonora, la moneda está en el aire.- Cada candidato y sus colaboradores visualizan una realidad socio-política que tiene como punto de partida sus propios intereses.- Le restan crédito al contexto general de los electores que no obedecen siglas, colores, marcas, ideologías y aman su raigambre, su libertad.

Bernardo Elenes Habas

Dentro de once días -5 de marzo-, se pondrán en marcha las campañas por la gubernatura en Sonora.

La ciudadanía vivirá escenarios desconocidos en ese proceso, porque la pandemia y el estigma subyacente de las elecciones del 2018, no permiten, hasta el momento, clarificar horizontes. De tal manera que todo puede suceder.

Cada candidato y sus colaboradores, visualizan con voluntarismo de grupo una realidad político-social que tiene como punto de partida sus propios intereses, y por supuesto, se asumen triunfadores a priori, sin abrir expectativas y restándole crédito al contexto general, donde entran en juego el pensamiento, los sentimientos y las experiencias que experimentan los electores, especialmente quienes no obedecen a marcas, siglas, ideologías, sino a su percepción objetiva y subjetiva sobre el comportamiento de la realidad, buscando definir cómo las elecciones que vienen influirían en sus proyectos personales y de familia, y esencialmente en su libertad de acción.

La situación, es compleja. No puede minimizarse a contabilizar apoyos corporativos y de padrones partidarios, desdeñando el gran núcleo ciudadano con credencial de elector e inteligencia despierta, aunado a la forma en que lo erosionan o satisfacen los comportamientos políticos que se viven actualmente.

Las encuestas no son confiables, menos cuando los entrevistados tienen que sumarse positivamente a las respuestas porque son beneficiarios de algún programa social federal, pero que en el fondo saben que su voto no es un acto de fe y de sumisión, sino de inteligencia para cambiar lo que considere que no debe ya dar más frutos amargos; o bien, para reafirmar esas políticas públicas, porque le satisfacen y se abren saludables para el futuro de Sonora y de México.

Pese a los adelantos mediáticos que surgen de las plataformas de comunicación de Alfonso Durazo, Ricardo Bours y Ernesto Gándara, ubicándolos como indiscutibles cosechadores de votos y virtuales arrasadores en las urnas el 6 de junio próximo, puede decirse con seguridad que no hay, aún, nada para nadie. Que la moneda está en el aire.

Y, a esto se suma, la sorprendente irrupción de más candidatos a gobernar la entidad, con Cuauhtémoc Galindo, Carlos Ernesto Zatarain y Rosario Robles, que definieron registro al cuarto para las doce ante el Instituto Estatal Electoral, por parte de Redes Sociales Progresistas, Partido Encuentro Social y Fuerza por México, quienes llenarán las redes sociales y las plataformas virtuales zoom, en obligada forma de conectar con la ciudadanía para exponer proyectos y solicitar votos, estructuras web a las que no todos tienen acceso, lo que establecerá la diferencia en el éxito o fracaso para convencer y obtener sufragios.

El escaparate de las campañas estará, así, muy abierto y vigilado, porque las redes sociales tienen la inmediatez del relámpago para transmitir yerros y aciertos. Y a pesar de las campañas de odio que ya están en marcha antes del banderazo inicial del proselitismo electoral, se podrán detectar comportamientos delincuenciales como la compra de credenciales, tarifas para los votos, acarreo de votantes a las urnas, y hasta posibles acciones para reventar casillas, como llegó a ser antes, relatoría que hoy es parte de anécdotas que podrían reeditarse.

Corre en el ambiente, un raro viento de misticismo. De silencio. Donde la sociedad no se manifiesta. Solamente lo hacen grupos interesados. Y es que los sonorenses constituyen una clase política muy especial. No se fanatizan. Creen en los demás a partir de sus propios valores y aman profundamente su libertad, sus sueños de crecer, su sentido de raigambre.

Esos valores podrían marcar la gran diferencia sobre el comportamiento de las urnas el 6 de junio, entre lo que los políticos anhelan, y lo que la sociedad organizada, con clara visión de su futuro, decida…

Le saludo, lector.

Comentarios