El verdadero debate se dará en las urnas.-

102
0
previous arrow
next arrow
Slider
Bernardo Elenes Habas

El verdadero debate se dará en las urnas.- ¿Acaso, los votos hacia la alcaldía, favorecerán a quién muestre su decisión y programas para pacificar Cajeme?.- Se trata, sin duda, del gran reto que puso sobre el pecho del Municipio Abel Murrieta.

Bernardo Elenes Habas

Finalmente, no hubo debate entre los candidatos a la presidencia municipal de Cajeme, como se había programado por el IEE para el 15 de mayo.

Los dolorosos hechos en que le fuera arrebatada la vida cobardemente al abanderado de MC, Abel Murrieta Gutiérrez, el pasado jueves 13, motivó a los postulantes a tomar la decisión de no presentarse a dicha comparecencia, por respeto a la memoria de Abel.

Se habían previsto importantes temas para el desarrollo del foro, siendo los que realmente las familias cajemenses querían que se pusieran sobre la mesa de las discusiones, porque lastiman el tejido social: 1.- Seguridad Pública y Justicia. 2.- Servicios Públicos. 3.- Economía y Empleo.

Por supuesto, se trata de contenidos que deben atenderse sin demora en la comunidad. Por eso, el hecho de que el encuentro no se haya realizado, no significa que deberán soslayarse, ya que en realidad los pretensos a la alcaldía tendrán que darles la importancia que tienen y agotarlos ante el electorado en lo que resta de campaña, haciendo prevalecer las ideas, los compromisos irrenunciables de acción para que el Municipio retome el rumbo lastimosamente perdido.

Prácticamente restan un par de semanas de proselitismo, y hasta el momento quien despuntaba en el tema urgente de seguridad pública y justicia, era un hombre de leyes y de temple: Abel Murrieta, quien de haber alcanzado la alcaldía estaba previsto que no perdería el tiempo en experimentos y aproximaciones de estrategias, sino que pondría en marcha –como lo decía- un programa de fondo y sin miedo, para pacificar Cajeme.

Se acerca, pues, el día para el gran y verdadero debate -domingo 6 de junio- entre los candidatos y los electores, quienes sopesarán la hechura de aquellos que anhelan conducir por tres años los destinos del Municipio. Ese proceso de medición será contundente ya que deberá centrarse en la capacidad y perfil de los que aspiran convertirse en alcaldes o alcaldesas para apagar el tizón ardiente de Seguridad Pública y Justicia, porque los hechos del 13 de mayo, con la sangre derramada de Abel Murrieta, le abrió prioridad urgente a esa asignatura, transformándola en el gran reto de Cajeme.

¿Acaso, los votos se inclinarán a favor de quién, durante los próximos 16 días, hable alto y claro y actúe con decisión para enfrentar al toro que rompió las trancas y enloquecido está dañando a hombres, mujeres, niños, sin distinción, y nadie se atreve a detenerlo…?

Le saludo, lector.

Comentarios