¿El ISC promoviendo la narcocultura?

322
0
300x50
Capturadepantalla2023-02-13alas213814
Capturadepantalla2023-02-13alas214531
Capturadepantalla2022-09-12alas043937
Capturadepantalla2023-02-13alas215907
Capturadepantalla2023-02-13alas220711
previous arrow
next arrow

Ni para asustarse ni para persignarse, porque en cuestión de gustos musicales se rompen géneros y vivimos en un país libre, democrático y soberano en el que cada quien puede elegir los productos culturales de su muy personal antojo, incluyendo aquellos que, como los corridos alterados y los narcocorridos relatan la épica sangrienta de los personajes que suelen aparecer en la narrativa criminal que configura un escenario donde están a punto de contarse 150 mil asesinatos en los últimos cuatro años.

Cual modernos y bizarros juglares, los intérpretes de estas composiciones líricas van de pueblo en pueblo llevando las historias de enfrentamientos armados, ejecuciones, masacres, ajustes de cuentas y supremacía en las plazas, como denominan en la jerga a los territorios controlados por tal o cual grupo criminal.

No son para nada marginales. Los principales exponentes de esta música han alcanzado fama internacional y sus conciertos llenan cualquier foro; forman parte de una poderosa y multimillonaria industria de producción musical y videográfica, que además van acompañadas de toda una parafernalia que se ha dado en llamar ‘buchona’ en la que el objetivo parece ser la ostentación del lujo, la riqueza, el acceso a lugares paradisiacos y de goces carnales que aparecen como promesa para jóvenes que albergan la esperanza de la prosperidad, el disfrute y la abundancia desde sus mundos más o menos marginales.

Especialistas sitúan el origen del narcocorrido, en su modalidad de ‘movimiento alterado’ en el año 2009 en Sinaloa, aunque difícilmente se puede geolocalizar debido a que su esencia obedece más a dinámicas culturales y no geopolíticas, como sucedió con los corridos cuyos orígenes se remontan al siglo XIX y también relataban las epopeyas de personajes generalmente en contextos de guerra en la frontera México EEUU y posteriormente en la Revolución Mexicana.

En las últimas décadas esto comenzó a tomar auge a partir de la producción de Los Cuates Valenzuela, también conocidos como Los Cuates de Sinaloa, que desde el corporativo Twins Enterprises con sede en EEUU comenzaron a impulsar cantantes y grupos musicales que incursionaban en este género y que básicamente cantaban la épica de personajes ligados al cártel de Sinaloa.

También incursionaron en la producción cinematográfica y en 2017 lanzaron la película ¿Cómo le digo?, que narra la historia de un triángulo amoroso que lleva a la traición, la infidelidad y la venganza en medio de una pequeña red de narcotráfico en el este de Los Ángeles, de acuerdo a una reseña encontrada en internet.

Sirva esta breve digresión para ubicar el contexto en el que Abraham David Mier Nogales, mejor conocido como “El Cubano”, alcalde de Caborca propuso imponerle el nombre de Luis R. Conríquez, un famoso cantante de narcocorridos nativo de esa localidad y a quien le reconoce acciones a favor de la comunidad, como la donación de una ambulancia y la reparación de otras dos.

Caborca, que en varios momentos a lo largo de la historia moderna ha sido escenario de cruentos combates entre grupos criminales se puso se nueva cuenta en el ojo de la opinión pública tras esta iniciativa que despertó toda clase de reacciones, muchas de ellas en contra. Finalmente, el alcalde desistió de su idea y retiró el punto del orden del día de la sesión de cabildo en la que se discutiría.

Pero oh sorpresa. El próximo seis de abril se llevarán a cabo las tradicionales fiestas con las que se conmemora la heroica defensa de Caborca, para recordar aquel episodio en el que filibusteros norteamericanos invadieron esa ciudad con el propósito de anexar en 1857 el estado de Sonora a los EEUU.

Unos 200 soldados mexicanos, habitantes e indígenas pápagos lo impidieron derrotando a los invasores en una intensa refriega.

Bueno, pues en tal conmemoración suele realizarse un festival con distintos eventos artísticos y culturales, que esta vez tendrá como ‘platillo fuerte’ nada más y nada menos que un concierto de… ¡Sí!, ¡De Luis R. Conriquez!

No podía ser mejor el ‘timing’ de los organizadores de las fiestas, justo en el momento en que la relación con EEUU se ha tornado tensa y han escalado los cuestionamientos republicanos sobre lo que consideran al menos una permisividad del gobierno mexicano hacia los cárteles del narcotráfico.

Claro, el presidente de México ya les respondió -y con razón- que también en EEUU existen cárteles y el mercado más grande del mundo para las drogas, además de que aquel país es la fuente del abastecimiento de armas para los grupos criminales que operan en México. También llamó a los mexicanos (y a los hispanoparlantes en general, radicados en aquel país) a no votar por los candidatos republicanos.

De hecho, el canciller mexicano Marcelo Ebrard se encuentra en Washington donde se reunió con los 52 titulares de los consulados de México en EEUU “para defender a nuestro país, su prestigio y su muy significativa aportación a la lucha contra el fentanilo, así como su legítima demanda de frenar el tráfico de armas”, según escribió en su cuenta de Twitter.

También dijo que los funcionarios mexicanos tienen la misión de actuar a tiempo y hacer frente a la narrativa antimexicana en EEUU “como instruyó el presidente López Obrador”.

Así, mientras el gobierno federal vela armas para defender a México de la narrativa republicana que ha llegado a proponer la intervención armada de los EEUU para combatir al narcotráfico, en Caborca se organiza un megaconcierto con uno de los más famosos apologistas del narco.

Llama la atención que el ‘flyer’ con que se promociona el evento luzca al calce los logos de la Secretaría de Cultura (federal); el gobierno de Sonora, el Instituto Sonorense de Cultura y entre otros, del ayuntamiento de Caborca.

¿Instituciones del Estado mexicano promoviendo la narcocultura?

Alguien le está jugando las contras al gobernador Alfonso Durazo, que justamente la mañana de ayer encabezó un emotivo evento con más de tres mil jóvenes a quienes invitó a tomar conciencia, prevenir riesgos y tomar acciones en caso de que las adicciones ya estén presentes entre amigos y familiares.

La prevención de adicciones, dijo el gobernador en su discurso, es una prioridad de su administración, con la cual se atienden factores de riesgo que generan violencia y delincuencia, y se impulsan programas de enfoque psicosocial y sociocultural con el fin de procurar una cultura de paz y estilos de vida en niñas, niños, adolescentes y jóvenes.

En este encuentro realizado en la Arena Sonora se presentaron las acciones del programa ‘Soy DIFerente: más salud, menos adicciones’ enfocado a jóvenes de educación media superior desde el sistema DIF Sonora, que dirige Lorenia Valles Sampedro y preside la esposa del gobernador, Rocío Chávez Murillo.

Suena por lo menos ilógico que mientras el gobernador se empeña en abordar desde varios frentes el multifactorial problema de la violencia criminal y del tráfico y consumo de drogas, instituciones de su gobierno como el ISC se sumen a la promoción de la narcocultura que, insisto, existe independientemente de la gente a quienes no les gusta, pero es todo un fenómeno con diversas manifestaciones y con gran arrastre entre sectores importantes de la población.

Pero de eso a que sean las propias instituciones de gobierno las que lo promuevan, a contrapelo de las políticas públicas en la materia, pues…

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

Visita www.elzancudo.com.mx

También puedes escucharnos de lunes a viernes a las cinco de la tarde por el 105.9 FM de Toño en Hermosillo, a las seis por la señal de la Red 93.3 en Guaymas, y también puedes vernos en Estrella TV Tucson Canal 14 a las seis de la tarde

Comentarios