Slider

Los 200 elementos de la gendarmería que se habían trasladado de Cajeme a Puerto Peñasco para proteger a la “Vaquita marina”, ya están de regreso en el Valle del Yaqui para combatir a la narcoviolencia, y podrían quedarse en forma permanente tras el exhorto de la gobernadora Claudia Pavlovich al gobierno federal.

En los últimos años los homicidios dolosos se han disparado en Cajeme, siendo “una bocanada de oxígeno” para la ciudadanía cajemense el retorno de la gendarmería para tratar de evitar que la violencia y la inseguridad echen raíces en el Valle del Yaqui.

Luego de que la gendarmería abandonó las tierras yaquis hace unos meses para trasladarse a Peñasco para cuidar a la Vaquita Marina, se disparó la violencia, siendo atendidos los reclamos de mayor seguridad de los cajemenses por la gobernadora Claudia Pavlovich, al autorizar la reactivación con 200 elementos de la Base Operativa de la Policía Estatal de Seguridad Pública, misma que tenía cinco años sin operar en Cajeme, y que ahora también cubrirá el sur de Sonora.

Desde hace unos días se anunció el retorno de la gendarmería federal para realizar operativos de vigilancia e instalación de filtros de revisión en coordinación con agentes estatales y municipales en Cajeme donde se incrementaron en más del 50 por ciento los homicidios dolosos por la presencia del crimen organizado.

Por lo anterior, es de destacarse el llamado que hizo la gobernadora Pavlovich al gobierno federal para que la gendarmería permanezca en Sonora para apoyar en el combate al crimen organizado.

En Puerto Peñasco, durante la inauguración de la XVIII Sesión Ordinaria de la Conferencia Nacional de Secretarios de Seguridad Pública, la gobernadora Pavlovich destacó el respaldo de su gobierno en materia de seguridad a todos los municipios, razón por la cual Sonora se ha posicionado dentro de los estados que han logrado abatir los niveles de incidencia en los 10 delitos de más alto impacto.

La gobernadora dijo que sin embargo es muy importante trabajar en la prevención del delito y dedicarle recursos, porque esto es lo que terminará de raíz con este problema.

El modelo en materia de seguridad pública del gobierno de Claudia Pavlovich, destaca a nivel nacional, y por ello no es raro que se haya seleccionado a Sonora, ya que es considerada la frontera más segura del noroeste del país

En esta reunión de secretarios estatales de Seguridad Pública que por primera vez se realiza en Sonora, se construyen acuerdos, programas y acciones para mejorar la función policial, los sistemas nacionales de información para la seguridad pública, diagnósticos de incidencia delictiva y programas de prevención de la delincuencia y violencia.

Cabe recordar que durante su pasada comparecencia ante el Congreso del Estado, el Secretario de Seguridad Pública Estatal, Adolfo García Morales, reconoció que el principal problema en materia de delincuencia que vive Sonora son los homicidios dolosos, que se han incrementado en un 17.63 por ciento de septiembre de 2016 a septiembre de 2017, para registrar 507 casos, frente a 431 que se reportaron hace 12 meses.

Durante esa comparecencia, García Morales informó a los legisladores que se han logrado abatir delitos como el robo a viviendas, el robo de vehículos, robo a negocios, secuestros y extorsiones, al grado de que el INEGI ha reportado que en materia de percepción de inseguridad, Sonora avanzó y hoy en día es el quinto Estado con mejor calificación.

ESTA DESPEDAZADA LA CUATRO CARRILES EN EL SUR

Ahora que anduvimos unos días de vacaciones forzadas, nos tocó el viacrucis de transitar por la carretera de Cuatro Carriles en el sur de Sonora, constatando que la rúa federal está hecha un asco, sobre todo en el tramo de Hermosillo-Guaymas y el de Navojoa-Estación Don.

Solo quienes hemos sufrido el espantoso tormento de utilizar la Cuatro Carriles en el sur de Sonora, sabemos valorar la importancia de la exigencia de la gobernadora Claudia Pavlovich a la SCT para que ponga orden en las constructoras, y agilicen los trabajos de rehabilitación y de modernización de la carretera federal 15.

También es destacable el llamado que hizo la gobernadora para que los operadores de las nuevas casetas de Hermosillo y Ciudad Obregón, solo cobren el peaje cuando los libramientos queden terminados, no como lo hacen en estos momentos en tierras yaquis al cobrar más de 70 pesos al automovilista por un libramiento inexistente, y lo peor, la nueva caseta la colocaron a unos metros de la caseta de Esperanza, por lo que el atraco es doble, aunque lo bueno fue que esta última estaba tomada por ciudadanos y nos abrieron el paso sin pagar cuota.

Haciendo eco a la clarinada de la gobernadora Pavlovich, desde el Congreso del Estado, se aprobó el exhorto para que la SCT dé celeridad a los trabajos de remozamiento y rehabilitación de la Carretera de Cuatro Carriles, por lo que al delegado Javier Hernández Armenta, le llueve en su milpita.

“Es un exhorto para que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, nos garantice que las empresas que están construyendo la carretera número 15 cumplan con las medidas de seguridad necesarias para evitar la pérdida de vidas humanas”, señaló la diputada Brenda Jaime Montoya.

La legisladora local recordó que en el periodo comprendido del año 2014 al 2016 sobre dicha vía de comunicación se presentaron mil 281 accidentes viales con 316 personas que perdieron su vida, mil 328 heridas y daños materiales por 138 millones de pesos.

“Es necesario que en Sonora las obras que se construyen, en este caso en la carretera, sean obras seguras, y se les obligue a cumplir con los plazos estipulados”, dijo.

No se entiende por qué si el gobierno federal es el responsable de todas las carreteras federales, Sonora sea el patito feo a nivel nacional. Puedo presumir que he manejado carros por cuando menos ocho estados, constatando que las carreteras federales son en verdad autopistas.

En Sonora la Carretera Federal 15 está para llorar en varios tramos con desviaciones que parecen la entrada al infierno, sobre todo el de Navojoa- Estación Don. En cambio, al llegar a Sinaloa, se nota le diferencia en la calidad de la carretera federal desde que entras a la entidad de los “Once Ríos” hasta nuestro destino de Los Mochis, ciudad que también destaca por la modernización y trazo de sus calles, casi igual que Ciudad Obregón con calles muy anchas, pero sin baches ni socavones. En lo que también se parecen Los Mochis y Ciudad Obregón, es en la presencia de narcos. Pero esa es otra historia. (g_navarro_ruiz@hotmail.com)

Comentarios