En contra Célida de restricciones por pandemia

139
0
Slider

CRITICA 

GASPAR NAVARRO 

Los grupos de músicos y propietarios de salones de baile de Hermosillo protestaron este martes por el reinicio de restricciones en actividades económicas y sociales, protesta a la que se le unió la alcaldesa capitalina Célida López Cárdenas, quien se manifestó en contra de las medidas de contención del virus porque considera que no hay tal repunte que señala la Secretaría de Salud. 

“Con los mismos datos de la Secretaría de Salud: no tenemos un repunte. Si no hay un repunte, y estamos en semáforo amarillo, yo no estoy de acuerdo en que se tomen medidas para cerrar la economía de miles y miles de familias de Hermosillo”, declaró la alcaldesa de Hermosillo. 

López Cárdenas dijo que el Comité Municipal de Salud evaluará las restricciones establecidas por Consejo Estatal de Salud porque no es el momento de tomar medidas drásticas como se hizo en meses pasados al restringir la movilidad ciudadana y cierre de comercios, ya que en ese momento las cifras de contagios, defunciones, ocupación hospitalaria y saturación en los servicios funerarios así lo ameritaban. 

De acuerdo al último corte estadístico de la pandemia de octubre, Sonora tiene un registro global de 37 mil 626 personas confirmadas con Coronavirus, encabezando esta lista Hermosillo, con 17 mil 373; seguido de Cajeme, con 4 mil 867 y Nogales con 2 mil 742 casos. 

“Con los mismos datos de la Secretaría de Salud: no tenemos un repunte. Si no hay un repunte, y estamos en semáforo amarillo, yo no estoy de acuerdo en que se tomen medidas para cerrar la economía de miles y miles de familias de Hermosillo”, declaró la alcaldesa. 

López Cárdenas llamó a tener en cuenta la grave afectación que se verían obligadas a enfrentar todas esas personas cuyos ingresos  dependen de las actividades que se pretenden cerrar, cuando no existe el escenario de una curva ascendente en las cifras de contagios de Covid-19. 

Y veremos que decide el Comité Municipal de Salud sobre las nuevas disposiciones del Consejo Estatal de Salud de restricción de actividades, pero habrá que tomar en cuenta que en esas decisiones de salud pública el gobierno estatal y federal tienen la última palabra. 

Lo cierto es que la alcaldesa López Cárdenas no quiere cargar con el costo político por dejar a mucha gente sin trabajo y sin sustento por las nuevas restricciones de movilidad y de comercio que dispuso el Consejo Estatal de Salud como medidas preventivas contra el repunte del Coronavirus en la entidad, atendiendo la solicitud de la gobernadora Claudia Pavlovich para enfrentar el rebrote de pandemia que obligó al toque de queda en Nacozari y Fronteras para tratar de frenar el alza de contagios y la saturación hospitalaria. 

Integrantes de diversos grupos musicales y propietarios de salones de diversión se manifestaron con sus carros a todo claxon y en un plantón frente a la sede del Ayuntamiento de Hermosillo, en demanda de que se revoque la reducción de horarios en bares, cantinas, restaurantes y salones de eventos, porque les afecta su economía familiar. 

Y es que el Consejo Estatal de Salud aprobó que la operación de estos negocios sea hasta las 22:00 horas de lunes a jueves y a las 20:00 horas de viernes a domingo, a fin de evitar que se eleven los nuevos contagios y reinfecciones por el repunte de COVID-19 en la entidad. 

APRUEBAN USO OBLIGATORIO DEL CUBRE BOCAS 

En más de las medidas preventivas para reforzar el combate a la pandemia que amenaza con rebrote en Sonora, el Congreso del Estado atendiendo la solicitud de la gobernadora Pavlovich de endurecer las medidas sanitarias, aprobó la ley que hace obligatorio el uso de cubre bocas en lugares públicos y privados, dejando fuera la propuesta de aplicar sanciones económicas o administrativas a quienes incumplan con esa nueva obligación. 

El dictamen fue presentado por el diputado impulsor de la iniciativa, Luis Armando Colosio Muñoz, en la que expuso que la portación del cubrebocas durante el periodo declarado de contingencia sanitaria, es obligatorio para todo el personal que labora en oficinas públicas y de gobierno, así como para quienes ingresen a solicitar algún trámite o servicio. 

La nueva ley establece que el uso de cubrebocas es obligatorio para todas las personas que se encuentren en el territorio del Estado, en vías y espacios públicos o de uso común; en el interior de establecimientos ya sea de comercio, industria o servicios; centros de trabajo de cualquier ramo; centros comerciales considerados como esenciales o no esenciales; así como para usuarios, operadores y conductores de los servicios de transporte de pasajeros y de carga. 

Mientras que en Sonora se ponen el huarache antes de espinarse en prevención del rebrote de Covid-19, la Secretaría de Salud nacional asegura que la pandemia va a la baja en la entidad. 

“Hace 16 semanas, Sonora tenía un promedio de 3 mil 275 casos semanales de COVID-19; hoy la cifra se ubica en 668 casos semanales, lo que hace pensar que la pandemia va hacia abajo en el Estado”, aseguró Hugo López Gatell. 

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud dijo que en la semana epidemiológica 24 de COVID-19, que comprende del 28 de junio al 4 de julio de 2020, fue el pico más alto de la epidemia en la entidad en donde se diagnosticaron 3 mil 275 casos, y en la semana 43, que comprende del 18 al 24 de octubre, se presentaron 668 casos.  

Con respecto a los decesos, fueron 326 en la semana 24, mientras que en la semana 43 se confirmaron 42 muertes.  

“Sonora es un caso análogo, desde la semana 28 (del 5 al 11 de julio de 2020) tiene descenso, noten ustedes en general, hay una fase rápida de descenso seguida de una zona de menor descenso, esto es un fenómeno común en las curvas epidémicas porque aquí (semana 42 que comprende del 11 al 17 de octubre) empezó la temporada de influenza y la posibilidad o la dinámica de la transmisión es un poco más intensa y cuesta más trabajo reducirla”, dijo.  

La ocupación hospitalaria en el Estado es baja, con un 20 por ciento y un 17 por ciento de ocupación de camas con ventilador.  

Pero nadie cree en las cuentas alegres de López Gatell, por lo que como reitera el doctor Clausen y la gober hay que seguir cuidándonos como si estuviéramos en Alerta Roja para evitar la propagación del virus, sin llegar a medidas drásticas como el cierre de actividades no esenciales o restringir la movilidad, a menos que sea muy necesario y que el repunte sea claro y preciso, y no producto del pánico escénico de los funcionarios, porque con la salud y con el bolsillo familiar no se juega. (g_navarro_ruiz@hotmail.com)

Comentarios