Los adioses del trágico 2020. Y el fantasma de la reconducción presupuestal

71
0
Slider

¿Quién habría imaginado en aquellos días de marzo, cuando se registró el primer caso de coronavirus en Sonora, que llegaríamos a la navidad con el temor a cuestas, o con la osadía suicida del reto cotidiano a la muerte?
¿Quién habría pensado que al llegar a fin de año miraríamos atrás y nos encontraríamos con el retablo de las ausencias, con las angustias y el desvelo ante los enfermos?
El año ha sido difícil para todos y trágico para muchos. Sin duda el personal del sector salud es el más diezmado, el que enfrenta los mayores riesgos, pero no son los únicos. Todos los servidores públicos que deben ejercer sus funciones de manera presencial están bajo fuego y así han estado cayendo, contagiados en el cumplimiento de su deber.
Policías, bomberos, médicos y enfermeras, periodistas son los casos más mencionados, pero hay un grupo de servidores públicos que laboran 24/7/365 atendiendo al público en las comandancias de policía que hay en esta y en todas las ciudades del estado. Son los jueces calificadores, encargados de impartir justicia, a veces a contrapelo de eventuales abusos policiacos.
Hace días le tocó a César Gabriel Álvarez Dourmec. Adquirió el virus en ese espacio de riesgo moderado que son las comandancias, donde atienden sin distingo y bajo condiciones inseguras, donde la autoridad municipal no ha hecho lo suficiente ni los ha dotado de protección adecuada.
César Gabriel tenía 23 años de servicio. Padre, esposo, hijo, hizo una labor intachable en todo ese tiempo; su trayectoria nunca fue manchada por actos contrarios a la ley y se desempeñó lealmente a través de administraciones de cualquier signo político.
Quienes lo conocieron suscribirán estas líneas, porque supo ganarse su aprecio.
La semana pasada el licenciado Álvarez perdió la batalla ante el devastador virus, dejando desolada a su familia y con un gran vacío en el pecho de sus colegas, que se encuentran realmente consternados y, por qué no decirlo, preocupados ante la eventualidad de ser infectados en ese servicio de atención al ciudadano que no dejan de prestar un solo día del año.
Los jueces calificadores de Hermosillo, médicos legistas y personal de juzgados le rinden hoy un homenaje a quien ya no estará a su lado. Dios lo tenga en su gloria.
En el gremio periodístico también hemos sufrido bajas y angustias. Desde que falleció Mario Alfonso Mazón, fotógrafo en Comunicación Social del gobierno del estado, una veintena de colegas han sido infectados por el maldito virus. Apenas el fin de semana nos enteramos de la muerte de Alán Aviña, reportero de TV Azteca y colaborador en varios medios; Antonio Sánchez Melo venció heroicamente la infección y regresó del coma inducido, milagrosamente.
Soledad Durazo, Jesús Ruiz y Alfredo Ochoa están luchando  contra la enfermedad. Por todos ellos y ellas, por los que ya no están y por los que están peleando, oremos. Y cuidémonos.
II

Un fantasma recorre el Congreso del Estado: el fantasma de la reconducción presupuestal. 
¿Pero qué es la reconducción presupuestal? Básicamente es una salida de emergencia en caso de que las diferentes fuerzas políticas en el Poder Legislativo no alcancen acuerdos para aprobar el paquete fiscal 2021 recién presentado por el secretario de Hacienda, Raúl Navarro Gallegos
Y no es una salida benéfica para el estado, pues obliga al gobierno a operar con el mismo presupuesto del año pasado, lo que en términos reales constituye una reducción de todas las partidas, y si a eso se agrega que el Congreso federal aprobó un presupuesto menor en 4 mil millones de pesos, el año entrante puede ponerse bastante feo.
El rechazo al paquete fiscal enviado por la gobernadora Claudia Pavlovich no tiene que ver con las finanzas estatales (y en consecuencia también las municipales), sino con la ambición político-electoral. Los diputados de Morena han recibido línea de su dirigencia para votar en contra del paquete fiscal y en esa lógica votarán algunos de sus aliados.
No importa cuánto haya explicado el secretario de Hacienda la justificación para un presupuesto austero y apegado a la realidad que está viviendo el país, en medio de una crisis económica y sanitaria, donde se ha registrado una caída en los ingresos propios y se prevé una reducción de los ingresos federales.
A los diputados de Morena y sus aliados no les importa darles un balazo en el pie a los alcaldes de los municipios más grandes del estado, que pertenecen a su coalición, si en ello les va la consigna de zancadillar financieramente al gobierno del estado, en un año electoral.
Los argumentos para oponerse al paquete fiscal son varios y muy diversos: tienen que ver con reasignación de montos y partidas, recortes en algunas áreas y ponderación de otras. Argumentos que curiosamente no esgrimieron sus homólogos en San Lázaro ante un paquete fiscal que privilegió las obras estratégicas del presidente y sus programas sociales, pero recortó salvajemente los recursos para los estados, Sonora incluida, desde luego.
Por cierto, acaso esta es la única forma de picarle los ojos a la gobernadora que, aunque se les atragante reconocerlo, sigue siendo una de las mejor calificadas en el plano nacional.
Apenas ayer C&E Research publicó su noveno ranking de evaluación del desempeño de gobernadores, y Claudia Pavlovich aparece en el quinto sitio, y en cuanto a su popularidad, la gobernadora de Sonora ocupa el segundo lugar, sólo debajo de su homólogo de Yucatán, Mauricio Vila Dosal.
Este es el tercer y último paquete fiscal que les tocará votar a los diputados de la actual legislatura. Los anteriores dos fueron aprobados con votos de sus aliados y algunos de la propia bancada de Morena, pero esta vez el proceso electoral permeará la votación.
Y en ello contarán mucho los votos de sus nuevos aliados: el PANAL y el Verde. Son tres votos, pero todos cuentan. Habrá que ver cómo vota el PT, que no pasa por su mejor momento en su relación con Morena. María Dolores del Río se acaba de sumar al proyecto de Alfonso Durazo y, aunque anunció que dejará la curul a su suplente, eso podría suceder hasta después de la aprobación del presupuesto, si la ex panista y ahora ex emecista decide entregar su primera ofrenda de lealtad al morenismo.
Tengo entendido que los dos diputados del PANAL no incluyeron sus votos en el nuevo convenio de coalición con Morena, pero eso está por verse.
Veremos cómo suenan los cañonazos de fin de año en el Congreso.

III
La alianza PRI-PAN-PRD es un hecho. Guste o no, este bloque será la oposición más competitiva a la fuerza que representa Morena en Sonora y que de acuerdo a todas las encuestas, sigue punteando en las preferencias electorales rumbo a la sucesión 2021.
Movimiento Ciudadano sufrió una ruptura que no debe subestimarse, con la renuncia de María Dolores del Río, pero sobre todo con la de Marco Antonio Valenzuela (MAVAL), uno de los cuadros más competitivos con que ese partido contaba en Nogales.
Además, Antonio Astiazarán dio la sorpresa el pasado domingo al aparecer junto a “El Borrego” Gándara, sumándose a la alianza que éste encabeza como candidato. Hasta antes de este anuncio, al “Toñito” se le ubicaba más cerca de Ricardo Bours y no eran pocos los que pensaban que se sumaría a su candidatura.
Astiazarán fue candidato externo del PAN al senado en 2018 y presentó fuerte pelea. Sin duda le aportará buen capital político a “El Borrego”. Incluso se menciona que el guaymense podría ser el candidato de esa alianza para la alcaldía de Hermosillo, o uno de los distritos federales, lo cual volvería muy interesante la contienda.
Morena por su parte, también sigue sumando apoyos a su candidato Alfonso Durazo, al incorporar al PVEM y el PANAL, que aunque siguen siendo fuerzas muy marginales, algo le han de aportar en una contienda que se antoja muy competida y en la que cada voto cuenta.

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto
Visita www.elzancudo.com.mx 

Comentarios