Slider

La Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) confirmó que el legislador Gerardo Fernández Noroña, del Partido del Trabajo (PT), ejerció violencia política de género en contra de la diputada panista Adriana Dávila Fernández; de no emitir una disculpa pública podría resultar inelegible para un cargo popular en las elecciones del 6 de junio.

Al hallársele responsabilidad, el petista deberá acudir a cursos de sensibilización y, a fin de restablecer la dignidad, reputación y derechos político-electorales de la denunciante, tendrá que emitir una disculpa pública “en la que reconozca la comisión de los hechos y la aceptación de la responsabilidad derivada de las expresiones denunciadas”.

En la sentencia, el legislador fue apercibido de que de no proceder conforme a lo ordenado y emitir esas medidas de reparación, “se le impondrán medidas de apremio, como su inscripción en el Registro Nacional de Personas sancionadas en Materia de Violencia Política de Género”.

De acuerdo con las reformas en materia de paridad total y en contra de la violencia política de género, estar inscrito en ese registro podría ser causal para no obtener el registro de una candidatura a un cargo de elección popular, aunque eso aún estará sujeto a análisis y resolución del Instituto Nacional Electoral (INE) y eventualmente del TEPJF.

información de revista PROCESO

Comentarios