Sin candidatos aún las coaliciones en Cajeme.-

120
0
[smartslider3 slider="3"]
Bernardo Elenes Habas

Sin candidatos aún las coaliciones en Cajeme.- Los dirigentes de partidos tienen claro que son otros tiempos, y que no se trata de improvisar, sino de asegurar el triunfo desde las designaciones.- Además, lucen fuertes los viables contendientes por MC y el carril independiente.

Bernardo Elenes Habas

Hay, solamente aproximaciones, sobre posibles candidatos a la alcaldía de Cajeme, entre las coaliciones de partidos.

Es que la alianza Morena, PT, Verde; y en contraparte PRI, PAN, PRD, no han encontrado la fórmula que les permita cubrir este trance sin el peligro de que sus correligionarios y líderes de grupos, los pongan en evidencia ante la ciudadanía libre, acusándolos de autoritarios. Es decir: sus propios militantes amenazan en transformarse en implacables verdugos.

De ese tamaño son los temores de una clase política acostumbrada, en otras épocas, (es el caso de la coalición Va por Sonora), a utilizar, para designar aspirantes previamente arropados, la convención de delegados, candidato de unidad o elección abierta a la militancia, esta última, rara vez manejada.

Y, como en Cajeme le corresponde al PRI ejercer ese privilegio acordado en el agrupamiento en cuyo seno cifra sus esperanzas, se encuentra trabado por sus propios liderazgos de poder, los que están demostrando las ambiciones de siempre, incapaces de comprender que son tiempos especiales que requieren (de acuerdo a la filosofía que se desprende de la citada coalición), la unidad sin reservas para lograr la gubernatura, municipios y congreso, pero quienes son dirigentes de mesones permanecen varados en un pasado de gloria y poder.

Por ello se les está complicando designar candidato a la alcaldía, aunque cuenten con el activo humano suficiente entre sus filas para enfrentar dicho reto; o bien, tienen el recurso de invitar a ciudadanos libres, con calidad y calidez que podría garantizarles el triunfo en las urnas.

El frente Morena, PT, Verde, sufre un dilema más complicado aún, pues carece de la experiencia para designar aspirantes en forma organizada, y esa labor la somete a encuestas, de las que sus mismos correligionarios desconfían, como ha venido sucediendo en otras entidades.

Se puso sobre la mesa la propuesta de candidato de unidad para la alcaldía, de tal manera que se pudiera, desde ahora, ganándole tiempo al tiempo, concentrar esfuerzos y posibilidades, pero sus mismos pretensos rechazaron tal alternativa.

Este dilema, en uno de los municipios importantes por su magnitud y grado de politización, se constituye en prueba de fuego para Morena esencialmente, porque de equivocarse en la entrega de su bandera para que sea defendida el próximo 6 de junio, tendrá dos enemigos a vencer: la oposición, que le disputará palmo a palmo votos; y sus propios correligionarios y simpatizantes, quienes rabiosamente harán sentir en las urnas, su desacuerdo.

De esa magnitud es el problema interno que tienen que resolver los dirigentes de partidos, para poder registrar con seguridad y llevando medio triunfo en las alforjas, a sus candidatos a la presidencia municipal de Cajeme, en espera de que la otra mitad se las entregue, o la rechace, el pueblo en las urnas.

Conclusión:

No solamente es querer ser candidatos y que las influencias de los notables de partidos faciliten el arribo a esa posición, sino estar en la inteligencia y el sentimiento de los votantes como consecuencia de su trazado humano, político y social, porque así el sufragio razonado, difícilmente podría ser secuestrado a pesar de programas sociales oficiales.

Además, están pendientes el carril de los independientes, y la definición de Movimiento Ciudadano.

Son, sin duda, otros tiempos.

Le saludo, lector.

Comentarios