Cínico

180
0
720x90
Capturadepantalla2024-05-17alas014537
PREPASON2024BANNERS_714x90
Capturadepantalla2024-04-26alas192343
PrevencionEmbarazo
Lactanciapornostros4
Capturadepantalla2023-02-13alas213814
Capturadepantalla2023-02-13alas214531
Capturadepantalla2022-09-12alas043937
Capturadepantalla2023-02-13alas215907
Capturadepantalla2023-02-13alas220711
previous arrow
next arrow

Entretelones
Samuel Valenzuela

Samuel Valenzuela

Nunca nadie se atrevió a tanto; nunca ningún presidente de México actuó con tan abierto cinismo en contra de la fundamental garantía democrática y de control constitucional para evitar el abuso de poder y tampoco ninguno develó de forma abierta sus obsesiones autocráticas.

Hasta entre los círculos incondicionales de Andrés Manuel López Obrador hubo sorpresa ante el descaro de su amo al proponer la terna de donde el Senado de la República escogerá al relevo de Arturo Zaldívar como ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

De hecho, Zaldívar se quitó la máscara y se exhibió como sirviente del Poder Ejecutivo al renunciar a la SCJN y sumarse de inmediato a los propósitos continuistas del obradorato y así poner la mesa pare ese otro fuera máscaras del orate inquilino de Palacio Nacional.

Ejemplar incongruencia.

Hasta antes de este vergonzoso intento de fracturar el estado republicano y la independencia y autonomía de los poderes del Estado, los presidentes en turno –incluso López Obrador—se habían cuidado de no mostrar de forma abierta sus pretensiones dictatoriales y absolutistas al atender los requisitos constitucionales para dicho trámite ante el Senado, en tanto en dicha instancia, se trataba de poner altos techos en materia de autonomía y capacidades jurisprudenciales al hacer la selección.

Obvio decir que María Estela Ríos González, Bertha María Alcalde Luján y Lenia Batres Guadarrama no reúnen ni los mínimos de piso de los requisitos que establece el artículo 95 Constitucional, particularmente donde se refiere que el nombramiento de los Ministros deberán recaer preferentemente entre aquellas personas que hayan servido con eficiencia, capacidad y probidad en la impartición de justicia o que se hayan distinguido por su honorabilidad, competencia y antecedentes profesionales en el ejercicio de la actividad jurídica, que como techo adicional, de forma implícita está la garantía de imparcialidad e independencia frente a los otros poderes.

A quién se le puede ocurrir proponer como ministra de Justicia a la hermana de integrante de su gabinete; a la hermana del su lacayo que cobra como Jefe de Gobierno de la Ciudad de México y a la Consejera Jurídica del Ejecutivo. Exacto, se le ocurrió a López Obrador seguramente ya en franco deterioro de su salud mental y sin importarle una chingada la salud de la república.

Nadie en su sano juicio; nadie con honestidad intelectual; nadie con decoro moral y ética política podría estar de acuerdo de que nadie de esa nefasta triada podría incluso ser parte de una propuesta para ser ministro de la más alta instancia de la impartición de justicia de este país, que si la aceptan son igual de corruptas que su promovente.

Olga Sánchez Cordero.

Es tan burda esa propuesta que seguramente ninguna de las tres completará las dos terceras partes de la votación aprobatoria en el Senado, en donde incluso habrá varias senadoras y senadores de MORENA que se sumarán al voto opositor, en un término no mayor a 30 días y seguramente la primera que rechazará semejante aberración será Olga Sánchez Cordero.

De ocurrir así las cosas, López Obrador deberá enviar otra terna y si le queda un ápice de cordura, tal propuesta deberá ser racional para salvarse así de la designación de forma directa a la hermana de Luisa María Alcalde, Secretaria de Gobernación; a la hermana de Martí Batres y consumada extorsionadora o a la coordinadora de la comisión de aplausos de la presidencia y asesora jurídica de dicha instancia.

Lo peor del caso es que esa impudicia no implica variante alguna en la correlación de fuerzas en el pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en donde cualquiera de las tres sirvientas de López Obrador que resulte designada, sólo suplirá a otro sirviente y el sector incondicional a las locuras del emperador se mantendrá en la insuficiencia de votos al acabalar solo tres y a veces cuatro, máximo, de las 11 ministras y ministros.

O sea, cualquiera de ese trío que quede como ministra, tendrá una incidencia marginal, inservible e inocua, así como lo y reconoce Zaldívar en los últimos años, y lo único que hará será vulgarizar las tareas de impartición de justicia y el ejercicio de control constitucional, así como también lo hizo el mentado sujeto de referencia.

Máynez y Núñez.

En fin, se apagó aquel faro de presunta moralidad que López Obrador encendió al cuestionar el nombramiento como ministro de Eduardo Medina Mora a quien señaló como incondicional del presidente Peña Nieto, en el marco de su ya interminable cadena de incongruencias y desatinos que amenazan con multiplicarse en el último tramo de su catastrófica gestión.

En asuntos más terrenales, en efecto, sorprendente la irrupción del académico y estudioso de las ciencias económicas, Luis Núñez Noriega, como precandidato de Movimiento Ciudadano Sonora al Senado de la República y ahora adversario de Ernesto de Lucas, a quien de forma unánime se daba que iría por dicha posición en solitario.

Pues no, porque quien durante semanas se promovió o fue promovido como cuadro importante del equipo de Marcelo “huevos tibios” Ebrard en esta entidad, fue acompañado con fanfarrias y todo en el evento de registro acompañado de un exultante Jorge Álvarez Máynez, de los efebos favoritos en turno del dueño de ese partido, Dante Delgado Ranauro.

Al bote pronto y a ojo de buen cubero, suponemos que tal registro se trata de una maniobra para generar o simular un ambiente de competencia interna con fines de aprovechamiento mediático, porque ir en soledad, en este caso El Pato, encontraría limitaciones en ese sentido, por más ingenio que le pusiera el exdirigente estatal del PRI.

Habrá qué ver como se da y resulta una competencia entre un personaje con larga trayectoria en la política electoral y un Núñez Noriega cuya trayectoria pública más bien se caracteriza por haber sido parte de la nómina en modestas posiciones en el gobierno estatal y recientemente en organizaciones civilistas, sin que tengamos idea de la reacción por dicho registro de quien se consideraba ya zincho y que tal zinchés era frecuentemente alardeada y festinada.

Pascual Soto con “Xóchitlovers”.

De seguidilla con el ambiente pre pre electoral en Sonora, curioso caso el montón mediático emprendido en contra de Pascual Soto, que de su liderazgo como priista inconforme por decisiones cupulares en el PRI, pasó a ser el coordinador en Hermosillo de los llamados “Xóchitlovers”, todo porque desde dicha posición, a pregunta expresa hizo algunas menciones respecto a algunos perfiles que podrían contender por posiciones electorales con cabecera en la capital de Sonora.

Estuvimos en la Mesa CORSAS donde el dirigente estatal del PAN, Gildardo Real cuestionó tales consideraciones de quien es un presunto aliado y la verdad es que no se nos hizo para tanto, así como no se nos hizo para tanto que el mismo líder del blanquiazul hiciera lo mismo o sea también perfilara posibles candidaturas.

En algunos casos resultan excesivas las catilinarias para descalificar a quien se supone trabaja de forma muy intensa para incorporar a las clases medias y populares sin partido a la causa de la Señora X, sevicia que sabemos es festinada por sectores duros del panismo regional, que seguramente ven al Pascual como eventual adversario en el reparto de candidaturas locales.

Otro asuntito pendiente del priista en rebeldía es su posible incorporación a la legislatura sonorense al ser el suplente del Pato, quien se supone estaría por separarse de dicho hueso para dedicarse al 100 por ciento a su precampaña, sin que se sepa aún si su sucesor en la curul representará al PRI o se declarará independiente, esto si en efecto queda vacante tal posición y la asume.

Paty y Toño.

Y todo por la niñez para proteger su integridad física y mental, se resume la intención del programa “Abusados con el Abuso Sexual Infantil”, puesto en marcha este jueves por la presidenta del DIF-Hermosillo, Patricia Ruibal con el respaldo de su esposo el alcalde Antonio Astiazarán Gutiérrez.

Se trata de visibilizar lo regularmente invisible cuando se trata de la acción depredadora de adultos en contra de menores de edad, mediante la promoción de la denuncia través de la línea 662 173 5470, donde especialistas de la Procuraduría de la defensa del menor de la dependencia que preside, se dará

acompañamiento y seguimiento a las víctimas y su familia.

Importante la suma de todos a dicho esfuerzo; estar atentos ante indicios de abuso infantil en nuestros entornos, aportar nuestras capacidades para ser parte de las respuestas frente a tan dolorosas circunstancias que ocurren con más frecuencia que la imaginada.

Bien también el gobernador Alfonso Durazo Montaño y su esposa Rocío al inaugurar las instalaciones construidas sobre casi media hectárea y convertida en el área de visitas para menores de edad cuyos padres cumplan condenas de cárcel en el centro de Reinserción Social Hermosillo 1.

Hacía falta un espacio así para poner fin al tradicional y sórdido ambiente durante los tiempos de visitas familiares a internos, lo cual sin duda limitaba y hacía prohibitivo el que pudieran ver a sus hijos y quienes sí lo hacían el espectáculo no era nada ejemplar.

Ahora los reclusos tendrán un espacio de convivencia muy digno que les permitirá entrar en un proceso de interacción familiar que será muy valiosa para cuando obtengan su libertad, además de fortalecer y enriquecer su relación con sus hijos. Bien Gobernador.

Comentarios