Otra vez en China.

413
0
300x50
Capturadepantalla2023-02-13alas213814
Capturadepantalla2023-02-13alas214531
Capturadepantalla2022-09-12alas043937
Capturadepantalla2023-02-13alas215907
Capturadepantalla2023-02-13alas220711
previous arrow
next arrow

Recientemente, la Comisión Nacional de Salud informó de un incremento en la incidencia de patologías respiratorias en China. En un primer momento, las autoridades atribuyeron este aumento al levantamiento de las restricciones por coronavirus y a la circulación de patógenos que provocan infecciones respiratorias. A pesar de este Deja Vú, no deja de causarnos asombro y hasta miedo.

Los medios informaron casos de neumonía no diagnosticada en niños en el norte de China, y no estaba claro de si estaba asociado con el aumento general de las infecciones respiratorias o se trataba de un “evento separado”. Ante esta situación, la OMS solicitó información epidemiológica y clínica, de estos grupos notificados entre niños, así como datos sobre las tendencias recientes en la circulación de patógenos conocidos, entre los que se incluyen: gripe, Sars-CoV-2, virus sincitial respiratorio y mycoplasma pneumoniae. Curiosamente en estas mismas fechas, pero hace ya cuatro años, un virus desconocido comenzó a extenderse en China hasta convertirse en una crisis sanitaria global que hoy todos conocemos como pandemia de COVID-19. El mundo cambió y la cuestión de si podría volver a ocurrir se ha convertido en una pregunta frecuente. Con estos antecedentes no es extraño que la Organización Mundial de la Salud mantenga una estrecha vigilancia y análisis sobre los datos de los sistemas de vigilancia de salud nacionales, alertando de cualquier posible anomalía. De esta manera, a mediados de octubre, la OMS informó de un notable aumento de enfermedades respiratorias en China que afecta especialmente a niños. Las autoridades chinas, conscientes de su imagen pública tras el COVID, realizaron una conferencia de prensa el pasado 13 de noviembre en el que reconocían ese aumento a nivel nacional en la incidencia de enfermedades respiratorias y lo achacaban “al levantamiento de las restricciones por el COVID-19, a la llegada de la temporada de frío, y a la circulación de patógenos conocidos como la influenza, la bacteria Mycoplasma pneumoniae, el virus respiratorio sincitial o el propio coronavirus”. Nature, publicó un artículo titulado “¿Qué hay detrás de la misteriosa ola de neumonía infantil en China?” en el que reconoce que “aunque se esperaba un aumento de las enfermedades respiratorias tras el levantamiento de las restricciones, lo que está sucediendo en China es inusual”. La Organización Mundial de la Salud también ha publicado un informe analizando “el aumento de enfermedades respiratorias entre niños: norte de China”. Fuera de China, las escenas, para algunos, les han traído recuerdos de los primeros días de COVID, que surgió como una neumonía misteriosa, y alimentaron la preocupación de que en el continente pudiera surgir otro nuevo patógeno. Los expertos en salud, al igual que el gobierno, dicen que el culpable probablemente sea un germen existente. El mycoplasma es un patógeno común que causa neumonía entre niños de cinco años o más y ha desencadenado epidemias en China cada dos o cuatro años. La neumonía por mycoplasma o neumonía atípica despliega síntomas que, en general, son leves, desaparecen en unas semanas y su tratamiento con antibióticos es relativamente sencillo. La cuestión ahora es por qué una neumonía relativamente leve que no suele necesitar hospitalización está afectando tan duramente a los niños. La última tasa de positividad de mycoplasma en Beijing (40%) es aproximadamente 1.3 veces mayor que su pico de 2019, según la firma de análisis de datos de salud Airfinity. Los síntomas observados entre los niños en China están alineados con los típicos de las infecciones por mycoplasma, con una baja incidencia de enfermedad grave, dijo Airfinity en un informe, aunque señaló que también se han reportado síntomas atípicos en un hospital de la provincia de Sichuan. Un problema es la resistencia al antibiótico que es la región donde la tasa de resistencia (al antibiótico) es la más alta.

La infección bacteriana también parece haber provocado aumentos en otros países. Un análisis de las detecciones de casos en 23 países y regiones de todo el mundo citado por Airfinity mostró aumentos en Dinamarca, Suecia y Singapur desde finales de 2022 hasta principios de 2023, mientras gran parte del mundo lidiaba con un aumento de la gripe y el virus sincitial respiratorio, posterior a COVID. Pero incluso cuando el peligro del mycoplasma para los niños disminuye, la Comisión Nacional de Salud de China dijo, a finales de la semana pasada, que la propagación de varios patógenos respiratorios podría converger en un brote importante de aquí a la próxima primavera. La preocupación de asistir a la propagación de otro patógeno desconocido y las siempre difíciles relaciones de transparencia con China han hecho que la OMS y las principales revistas científicas hayan publicado rápidamente todo lo que sabemos hasta el momento.

Dr. César Álvarez Pacheco

cesar_ap@hotmail.com

@cesar_alvarezp

Huatabampo, Sonora

Comentarios