A merced del Bienestar.

410
0
300x50
Capturadepantalla2023-02-13alas213814
Capturadepantalla2023-02-13alas214531
Capturadepantalla2022-09-12alas043937
Capturadepantalla2023-02-13alas215907
Capturadepantalla2023-02-13alas220711
previous arrow
next arrow

En medicina siempre tenemos un dicho: para cada argumento siempre se debe tener un sustento; de lo contrario sería algo similar a un simple chisme. La importancia de la medicina basada en evidencia es en la actualidad un instrumento apropiado para hacer frente a la práctica médica y su implantación es ya una obligación para el profesional de la salud, que terminará viendo su ejercicio como algo natural, consustancial a su profesión.

La medicina basada en evidencia, es el proceso cuyo objetivo es el de obtener y aplicar la mejor evidencia científica en el ejercicio de la práctica médica cotidiana. Las observaciones personales, tan frecuentemente expresadas “en mi experiencia” van perdiendo peso por la información sistematizada obtenida de la comunidad científica. La medicina ha ido evolucionando y avanzando mediante el pensamiento y el método científico, no podemos tener creencias como el dios de esto o de aquello que va resolver un problema de salud. Lo preventivo y lo predictivo del paradigma actual, no son atributos nuevos. Se conocen bien las ventajas de prevenir enfermedades a partir de la capacidad predictiva de modelos matemáticos. La medicina se hace más precisa, científica, segura y eficaz. Además, se coloca un gran énfasis en la prevención, puesto que el conocimiento del perfil genético de un paciente conducirá a identificar igualmente algunos de los factores de predisposición a una enfermedad y todo ello gracias al método científico. La medicina basada en evidencia tiene el potencial de detectar precozmente la aparición de una enfermedad, de aumentar la adherencia de los pacientes a su tratamiento al disminuir los efectos secundarios de un medicamento, de mejorar su salud de manera general, y de obtener una visión global de la enfermedad, del pronóstico, así como de la atención requerida. Para todo esto contamos con las Normas Oficiales Mexicanas, mismas que desde el año pasado pretendían desaparecer, pero ¿Por qué? El pasado 30 de Enero del presente año de publicó en el DOF la primera fase para cancelar NOM, que de acuerdo con el Programa Nacional de Infraestructura de la Calidad 2024, se encuentran algunas que tienen que ver con temas de gran importancia, como: Cáncer cérvico uterino; Cáncer de mama; Cáncer de la próstata; Vigilancia epidemiológica; Fomento, protección y apoyo a la lactancia materna; Prevención y control de la tuberculosis; Promoción de la salud en las escuelas; Manejo de la diabetes mellitus; Manejo del cólera; Control del complejo taeniosis/cisticercosis; Prevención y control de la brucelosis; Prevención y control de la lepra; Manejo de la hipertensión arterial; Atención a la salud infantil; Control de enfermedades transmitidas por vectores; Salud en la perimenopausia y postmenopausia; Manejo de las dislipidemias; Prevención de infecciones de transmisión sexual. Las Normas Oficiales son estándares mínimos de calidad que deben ser acatadas por todo el personal médico: el sector privado, los organismos públicos descentralizados o la Secretaría de Salud. Al desaparecer las regulaciones técnicas de salud, también llamadas NOM, se pone en riesgo la calidad de medicamentos, la atención en centros de salud y limita la obligación de determinados servicios. Incluso potencia violaciones al derecho universal de la salud y aumenta los riesgos sanitarios. Hay quienes comentan que no son necesarias, sin embargo desaparecen el sustento jurídico en muchas situaciones. ¿Qué pasa si desaparece el reglamento de tránsito? La población sabe (en teoría) las reglas de donde debe estacionarse o cuando hacer un Alto, en eso estamos de acuerdo, pero al momento de cometer una infracción, el sustento es ese mismo reglamento, si no hubiese un reglamento no justificarían una multa, es decir, no habría un sustento legal para la misma. Lo mismo sucede con las NOM.

La cancelación de las NOM deja en desamparo a miles de mexicanos y pacientes que luchan con alguna enfermedad, es decir; si una NOM recomienda realizar una mastografía cada dos años después de los 40 años, cada unidad determinará la frecuencia de realizar el estudio para la detección o bien, si se realizará o no. La práctica médica queda sin reglamento a juicio de cada unidad, y sobre todo sin poder hacer algún reclamo al gobierno simplemente por ya no existir ningún sustento jurídico que obligue alguna practica no conveniente para el sistema de salud en crisis, como realizar algún estudio o proporcionar algún medicamento de alto costo como el medicamento oncológico. Quedamos, simplemente a merced del Bienestar.

Dr. César Álvarez Pacheco

cesar_ap@hotmail.com

@cesar_alvarezp

Huatabampo, Sonora

Comentarios