ban-20211115114526
Unknown-1
Capturadepantalla2021-05-12alas201515
previous arrow
next arrow

A quien no le gustaría que nuestros padres, abuelos, maestros o cualquier persona significativa en sus vidas, les entregara un pedazo de papel con la formula para poder alcanzar todo lo que se proponen en la vida. ¿No tiene la raza humana los suficientes años de experiencia, como para identificar los ingredientes del éxito?

La realidad es que no hay formula, ni ingrediente secreto que nos pueda garantizar alcanzar nuestras metas. Si bien, una mentalidad ganadora, así como la constancia, el esfuerzo, la responsabilidad, entre otras aptitudes; Son esenciales para generar condiciones muy favorables, no son garantía de éxito.

Tal vez lo que les digo suene a blasfemia. Ya que el mundo nos ha dicho siempre que si te esfuerzas lo suficiente, puedes lograr lo que tu quieras. Uno de los mejores ejemplos de esto, es la película RUDY, una historia de un muchacho de baja estatura y de complexión delgada que soñaba con jugar futbol americano para la Universidad de Notre Dame; Uno de los mejores equipos del país en esa época. Después de varios años de sacrificios, constancia y mucha determinación, logro ser parte del equipo. Aunque solo apareció en una jugada  del ultimo juego de la temporada, cuando este ya estaba decidido y no había nada en juego.

No me malentiendan, admiro su pasión y convicción para perseguir lo que desea. Pero imagínense el resultado que se obtendría con toda esa energía canalizada hacia una de sus fortalezas. A lo que quiero llegar, es que si empezamos por conocernos y logramos identificar las áreas en las que nos desenvolvemos mejor,  podemos exponenciar los resultados.

Y es que todos somos diferentes, tenemos distintas habilidades y debilidades. Por lo que es muy importante empezar por conocernos bien e identificar en que áreas somos mas fuertes. Construyamos sueños y proyectos en base a nuestras cualidades personales, en donde tengamos claro que podemos desarrollarnos y crecer con mayor facilidad.

Muchos hemos escuchado de la regla de las 10,000 horas, en donde se establece que son necesarias 10,000 horas de realizar una cierta actividad para realmente poderse considerar un experto en ella. Sin embargo, esto no puede hacerse sin tener un set de habilidades especifico que a su vez, se combina con la oportunidad de poder ejercer esa actividad de manera constante.

Es importante dejar de lado la idea de que si algo funciona para alguien mas, también funcionara para nosotros. Debemos comenzar por tener claro que es lo que queremos hacer y con que habilidades contamos para hacerlo. No existe un plan escrito que nos de direcciones exactas. Empecemos por definir ¿Quiénes somos?, ¿Con que herramientas contamos? Y ¿a dónde queremos llegar?. Si resolvemos estas tres preguntas, podemos plantear con mayor facilidad un proyecto con altas probabilidades de éxito. Comencemos por este sencillo paso, para convertir esa idea en un proyecto que transforme positivamente nuestras vidas y las de las personas que nos rodean.

Que tengan una excelente semana, hasta la próxima.

Los invito a que me hagan llegar sus comentarios a usilva@colectivo21.com.mx

Comentarios
Artículo anteriorExigentes pero mezquinos
Artículo siguientePatenta científico mexicano sistema transdérmico que administra fármacos contra colesterol elevado