Vergonzosa incongruencia

84
0
Slider

No hay testimoniales respecto a la reacción de líderes de 20 países al escuchar las recomendaciones del de México para enfrentar la crisis sanitaria por el Covid-19 y sus efectos económicos, desde una perspectiva de éxito sobresaliente. 

En la obtusa mentalidad de Andrés Manuel López Obrador, se le ha de figurar que allende nuestras fronteras no se sabe que a nivel mundial, nuestro país ocupa el primer lugar en la tasa de mortalidad por cada 100 mil habitantes; el cuarto lugar en muertes, y que en materia económica es el más golpeado y con posibilidades de recuperación de más largo plazo. 

Sí, ese fue un discurso bananero, demagógico e incongruente, en el marco de un protagonismo vergonzoso de alguien que más que como jefe de estado, se exhibió como un retrasado mental al alardear sobre una “estrategia” frente a la pandemia y presumir como un éxito los más de un millón de contagios y más de 101 mil muertos. 

Recomendó no caer en la “tentación del confinamiento excesivo”, cuando a falta de vacuna, esa es la única decisión que ha probado ser la única forma de aminorar la velocidad de la expansión del virus y que eludirla en México es la causa de la grave situación actual, aparejada a estupideces “libertarias” de ni siquiera obligar al uso del cubrebocas e incluso, al contrario, desdeñar la utilidad de dicha prenda. 

Con qué cara puede el presidente de México pontificar sobre acciones de su gobierno que han resultado un fiasco y han derivado en la masacre en proceso que perpetra el mortal virus, saldo al que él y su subsecretario de Salud han colaborado de forma sustancial, principalmente por su desdén y menosprecio y supeditar la estrategia para su combate a necesidades políticas. 

En salud y economía, tampoco nada de qué presumir en México

Un promedio de 500 decesos y cinco mil contagios diarios no son para presumir, y mucho menos publicitar como buena la no estrategia económica aplicada por la 4T para paliar los efectos en el sector productivo, que como se sabe, tiene a México en el último lugar al menos en Latinoamérica en el rubro de apoyos financieros para proteger la planta laboral. 

Dados los resultados actuales, resulta una estupidez recomendar a países comoAlemania, Arabia Saudita, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia, la India, Indonesia, Italia, Japón, el Reino Unido, Rusia, Sudáfrica, Turquía y la Unión Europea, no destinar recursos públicos a empresas, si no respaldar a “los de abajo”. 

Y es una estupidez dicha recomendación, porque como se sabe, en México ni unos ni otros, ya que mientras dejó en la indefensión las instancias generadoras de empleo y ofertantes de bienes y servicios, a “los de abajo” les derivó pichicaterías, con risibles y miserables apoyos financieros a microempresas que no les duraron ni un mes y volvieron a dejar de operar. 

Increíble la pobreza del lenguaje del presidente mexicano al recurrir a la misma gastada catilinaria populista sobre la distribución gratuita de las vacunas y sin afanes de lucro e incluso de algún lugar de su semivacío cerebelo salió con la ocurrencia de que los ancianos no deben estar en asilos, si no al cuidado de sus familiares y hasta dar un recetario con el que considera la gente tendrá vida saludable. 

La realidad que se vive en México, tanto en lo que se refiere al virus como en materia económica va contraria a esa vergonzante exposición en un foro mundial y los saldos en ambos aspectos no dejan mentir con miles de muertos y contagiados; los pobres más pobres y la clase media en acelerado proceso de empobrecimiento. 

Fue criminal el desdén presidencial ante el COVID-19

En los últimos ocho meses la franja de la pobreza se ha ampliado hasta 54 millones de mexicanos, de los cuales, 32 millones perciben ingresos que no superan dos salarios mínimos, con una oferta laboral muy limitada y reducidas posibilidades de incursionar en el autoempleo, dado el comprimido mercado para ofertar bienes o servicios. 

Esa es la real situación de la economía nacional como resultado de la torpe estrategia de mantener flujos financieros para obras faraónicas y de dudosa utilidad y descobijar a sectores generadores de empleo, riqueza, alimentos y demás, en un contexto sólo de orden inicial, porque los efectos negativos son de largo plazo. 

Por cierto, luego de su visita turística para disfrutar de la vasta inundación de gran parte de Tabasco, López Obrador dejó atrás ese tema como si el problema ya se hubiera resuelto, mientras reportes de por allá informan que conforme pasan los días, el problema es mayor sin importar que haya bajado un poco el nivel del agua, porque los apoyos, no llegan a más allá de la periferia de Villaermosa. 

De no creerse la impunidad de quienes con la manita en la cintura decidieron desfogar millones de metros cúbicos de una presa sin haber alertado antes a habitantes de cientos de comunidades de la zona inundable y mucho menos implementar previamente acciones de reubicación a zonas altas. 

Y sí, el que dio la orden fue el mismo presidente, quien una semana después y a la luz de lo que ocurría, solo sugirió que los damnificados que perdieron casas, enseres domésticos y de trabajo, siembras, animales y demás, buscaran refugio con amigos o parientes en mejores condiciones, y si así trata a sus paisanos tabasqueños, que podemos esperar en el resto del país. 

Negligencia en Tabasco

Mientras tanto, hace alrededor de 15 días la secretaría de salud estatal trató de forma infructuosa de convencer al ayuntamiento de Hermosillo respecto a la necesidad de implementar medidas preventivas que implicaban protocolos relativos al color naranja del semáforo epidemiológico, tal como lo había determinado la autoridad federal. 

Pues ocurrió lo previsible: los contagios, los decesos y la ocupación hospitalaria, pública y privada, se dispararon y ante esa dolorosa realidad, el Comité Municipal de Salud debió asumir lo que hace unos días opuso resistencia y derivó en ríspido diferendo entre la alcaldesa Célida López Cárdenas y el titular de salud estatal, Enrique Clausen. 

Entendemos que debe ser muy difícil encontrar ese punto de equilibrio entre el cuidado de la salud y el menor impacto posible a la economía de los hermosillenses, pero no se requiere ser un genio para prever que si no se aplican medidas que eviten aglomeraciones y actividades no esenciales y si no se toman decisiones adelantadas en función de la experiencia ya ganada, el resultado será el que estamos viendo dos semanas después en Hermosillo y otros municipios de la entidad. 

Se pudo evitar, pero la tendencia de ocupación hospitalaria en Sonora va aceleradamente al alza, con el 84 por ciento en instituciones privadas, destacando Hermosillo con un 67 por ciento y peor en Cananea, Nogales y Agua Prieta, por citar a otros municipios, aunque sus autoridades no se negaron a adelantar previsiones contrario a lo ocurrido en el municipio capitalino. 

En el comunicado oficial de la reunión del Comité Municipal de Salud, no se dan detalles de las medidas que se aplicarán para cubrir las omisiones pasadas, pero se infiere que aceptan las recomendaciones emitidas por la instancia estatal tres días antes de la negativa de aceptar el color naranja y decidir quedarse en amarillo y desde nuestra perspectiva, las más importantes son reducir horarios de la actividad social nocturna. 

Siempre sí color naranja en Hermosillo

Es que de nada sirve que en el comercio local se impongan estrictos protocolos sanitarios y que igual ocurra en centros de trabajo, si ya en los períodos de ocio la gente se vuelve la bichi en reuniones de amigos, familiares y pachangas tumultuarias, que de acuerdo a seguimiento de cadenas de contagio, en dichos espacios son los de mayores riesgos. 

Por lo demás, mediante el uso de plataformas tecnológicas, el pleno del Instituto Sonorense de Transparencia integrado por Arely López Navarro, Andrés Miranda Guerrero y Francisco Cuevas Sáenz sigue sacando la chamba, para lo cual tuvieron reunión donde se aprobó el programa de la capacitación para sujetos obligados de rendir cuentas, que se llevará a cabo vía Zoom del 24 al 27 de noviembre, con los temas de transparencia proactiva, gobierno abierto y proceso de entrega recepción. 

En ese programa se espera una participación importante de municipios, instancias que en la reunión se dio a conocer que de 117 recursos de revisión, 78 fueron quejas contra nueve ayuntamientos, destacando Nogales con un acumulado de 56, siendo 33 de ellas interpuestas por un solo quejoso. 

En el resto de los asuntos no hubo sujetos obligados que repitieran más de dos recursos, excepto los municipios de Cajeme con cinco, Hermosillo y Baviácora con cuatro cada uno, Arizpe y Agua Prieta con tres. Los otros ayuntamientos recurridos en esta ocasión fueron Cananea, Suaqui Grande y San Luis Río Colorado, con uno respectivamente. 

El ISTAI trabaja

También se informó que del total de las resoluciones, los comisionados López Navarro, Miranda Guerrero y Cuevas Sáenz, dieron la razón a los solicitantes en el 96 por ciento de los casos, ordenando la entrega de la información y girando 92 avisos de probable responsabilidad administrativa por parte de servidores públicos, a fin de que los órganos de control interno apliquen las medidas pertinentes. 

 Sobre la situación de los municipios, Cuevas Sáenz, comisionado presidente del ISTAI, señaló que deben eficientar su rendición de cuentas, puntualizando que “de nuestra parte siempre han tenido el respaldo y la asesoría necesaria”. 

Comentarios