Slider

En Chichén Itzá una mujer burló la seguridad de las pirámides, y subió al templo de Kukulkán a dejar las cenizas de su esposo fallecido.

El ascenso a esta estructura ha sido prohibido por décadas para preservación de este monumento arqueológico, el pasado domingo cuando el hecho fue capturado en video.

La mujer al ser interrogada por el personal de seguridad del lugar, dijo que había subido para esparcir las cenizas de su esposo fallecido, como parte de una promesa que le había hecho.

Según el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), fue iniciado un proceso administrativo.

Comentarios