Murallas de odio

129
0
[smartslider3 slider="3"]

Sin linderos de orden ideológico que marcaron su origen, el Día Internacional de la Mujer se convirtió desde hace muchos años en la plataforma que trasciende más allá a razones de género, núcleo primigenio que sin embargo prevalece para establecer las magníficas diferencias frente a lo masculino. 

Sostenemos que la liberación de la mujer es concomitante a la liberación de la sociedad en su conjunto, pero en ese inter, la mujer sufre de discriminación, de atavismos de sujeción que la limitan en todos los ámbitos, contra los cuales luchan desde espacios hogareños y laborales, hasta de orden partidista y activismo social y político. 

Mucha agua ha corrido bajo el puente desde aquel 8 de marzo de 1908, cuando 129 mujeres murieron en una fábrica de Nueva York, luego de ser encerradas por el dueño de la empresa, para obligarlas a permanecer en sus puestos de trabajo, luego de declararse en huelga dadas las condiciones de trabajo que padecían, y la inequidad frente a los empleados varones. 

Incuestionable el origen de la celebración del Día Internacional de la Mujer el 8 de marzo: en 1910 se desarrolló la segunda Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas en Copenhague, en cuyo curso, a propuesta de la activista Clara Zetkin se proclamó dicha fecha como el “Día Internacional de la Mujer Trabajadora”, agregado que fue eliminado en 1977 por la ONU para integrar a todo el género femenino sin distingos de orden laboral.  

Hoy, hoy, hoy

A partir del presente siglo, el activismo feminista tiene como premisas de Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer, esfuerzo creciente que más allá de políticas públicas de avanzada que las atiende, prevalecen condiciones que las victimizan por el solo hecho de ser mujeres, que van desde abusos en el hogar, acoso callejero y en centros de trabajo, hasta inequidad laboral y objetos de violencia criminal extrema.   

Como ven, si bien mucha gente regala flores este día, no se trata de una jornada festiva y en México hay pruebas sobradas de lo anterior, ya que el feminismo ha escalado a extremismos proporcionalmente iguales al machismo prevaleciente, a torpes decisiones de gobierno y a la escalada feminicida e impunidad ante crímenes contra mujeres que se ha exacerbado en los últimos años. 

La lucha por los derechos de la mujer en Sonora ha encontrado espacio ideal en los últimos años, ya que la gobernadora Claudia Pavlovich ha construido escenarios que trascenderán a su gestión sexenal, pero que no reflejan toda su magnitud de la noche a la mañana y que no se extrapolan a movilizaciones feministas esporádicas o en fechas como la de este lunes, resultando innegable que el empoderamiento de la mujer sonorense es irreversible en todos los ámbitos. 

Valga esta amplia disgregación para contextualizar los fuertes y marcados matices de la lucha, del activismo feminista en este país, con todo y sus explosivos extremismos, su politización y partidización, oportunismos y simulaciones, que cobran máxima relevancia en las conmemoraciones del 8 de marzo, más allá de foros especializados que organizan instituciones de gobierno, sindicatos, y organizaciones de la sociedad civil. 

Claudia Pavlovich

Lo cierto es que a nivel nacional los mexicanos sin distinción de género vivimos tiempos muy complicados y si bien las mujeres están en desventaja, para todos aplican las murallas de odio que ha impuesto el gobierno de Andrés Manuel López Obrador para proteger y preservar su aún incipiente cacicazgo y que a nivel de caricatura dejan a sus vallas metálicas en torno a su palacio y a otras instalaciones consideradas históricas de la Ciudad de México, frecuentemente objetos de la ira de los colectivos feministas. 

No, las murallas de odio del corrupto e incompetente presidente mexicano van más allá que esas estructuras en El Zócalo, toda vez que las ha impuesto frente a gran parte de la sociedad mexicana por su enfermiza obsesión de polarizarlo todo, donde de su lado está un conjunto alienado de fanáticos y fuera de esas murallas de odio, está toda una sociedad mexicana desengañada, decepcionada y víctima de sus torpezas y corruptelas. 

Por lo pronto, en estos últimos días han sido revelados los criterios diferenciados que aplica el gobierno de la 4T frente a las mujeres que se manifiestan y exigen sus derechos de una vida libre de violencia y contra la impunidad que en mayor medida gozan los feminicidas, los acosadores sexuales y violadores. 

Mientras las movilizaciones se realicen con la bandera de MORENA, son válidas y más cuando se lleven a cabo en territorios de circunstanciales adversarios políticos, en donde los daños a estructuras físicas de gobierno causados por el vandalismo de extremistas, son lo de menos y pueden ser reparadas, mas no así las vidas de mujeres cobradas por una sociedad machista. 

“El Borrego”

No son válidas cuando con un partido como MORENA y un gobierno como el de López Obrador, han sido rebasados por hechos incontrovertibles que los colocan en la cola de la lucha por la igualdad de género y el respeto a los derechos de las mujeres de vivir libres de la violencia y por eso colocan vallas metálicas para que su furia no los alcance, quedando atrás eso de que los daños a las estructuras y edificios son lo de menos. 

Para efecto de los sonorenses, ese contraste, esos criterios diferenciados resultan sumamente notables ante el sospechoso silencio de presuntas feministas que en el pasado desplegaron furibundo activismo como Wendy Briceño y su rijoso colectivo morenista y que ahora mantienen ruidoso silencio y dramática parálisis ante el patético affair entre López Obrador-MORENA-Félix Salgado Macedonio, el cual viene a ser el detonante que puede ser activado este lunes. 

Aquello impacta a las mujeres sonorenses y más impacta el que luego de dos meses de desaparecida, se haya encontrado el cuerpo sin vida de la ex funcionaria del ayuntamiento de Nogales, Cecilia Yépiz Reyna, aunque tratándose de una administración de un aliado de MORENA, Jesús Pujol Irastorza, por supuesto que desde esos rumbos no se dejará escuchar ni un susurro de protesta y mucho menos de sospecha sobre la eventual participación de dicha instancia en su plagio y asesinato. 

Cecilia Yépiz Reyna

Tenemos la percepción de que el citado munícipe está en la mira de la justicia, ya que incluso fue llamado a comparecer ante la Fiscalía General de Justicia del Estado, sin que haya trascendido en condición de qué lo hizo, pero que mientras son peras o manzanas, ya nos imaginamos cómo andarían las feministas de MORENA si ese dramático hecho hubiera ocurrido en un ayuntamiento administrado por partidos de oposición.  

Está por verse cuanta capacidad de contención tengan esas “vallas de la paz” como las calificó algún idiota de la 4T, en respaldo de las estupideces que en la víspera había vomitado al respecto el presidente para justificar la protección tendida a su palacio y a sus congéneres, no descartándose movilizaciones violentas también en Sonora, aunque no hemos recibido reportes de instalación de estructuras en torno a edificios públicos. 

Curiosamente, mientras en las agendas de arranque de campaña del candidato de la Alianza Va Por Sonora Ganadora, Ernesto Gándara Camou y Ricardo Bours Castelo del MC, han privilegiado a la mujer y a sus derechos en sus diversos eventos y posicionamientos, por rumbos del candidato de MORENA y rémoras, Alfonso Durazo Montaño ese tema se ha mantenido ausente, suponemos porque no quiere contrariar a su amo de Palacio Nacional y ha optado por discursos donde lo más sustantivo es su yoyismo al más puro estilo chilango cuando creen estar en territorio de conquista. 

Lapidaria opinión

Por cierto, cáustico y lapidario, pero comedido al fin, el padre Luis Alonso Cobácame al resumir el contenido subyacente de la perorata ególatra del de Polanco frente a sus súbditos reunidos en la Plaza Emiliana de Zubeldía, que retrata de cuerpo entero a lo más rústico populismo mesiánico que apuesta al clasismo y a la polarización social para seducir a la gente y que de acuerdo a la experiencia del sacerdote “no es digno de confianza… Yo sé lo que les digo, ese discurso lo he oído en la Iglesia”. 

En contrario, no puede ser más alentador el arranque de campaña de “El Borrego” ya en ruta para ganar la elección del 6 de junio y asumir la gubernatura el 13 de septiembre próximo, con diversos eventos de excepcional calidez en Navojoa, con mujeres, jóvenes, indígenas, empresarios y convivencias con ciudadanos de a pie, ante quienes ha quedado ratificada la reconocida capacidad de comunicación e interacción del abanderado de la Alianza Va Por Sonora Ganadora. 

Y como no puede estar en todas partes en un mismo tiempo, de destacarse el trabajo que se ha desplegado en las distintas regiones y municipios del estado, donde sus representantes han hecho lo suyo para conducir movilizaciones de apoyo a su propuesta. 

Es un hecho que el arranque a las campañas por la gubernatura genera fuerte movilidad social y feliz coincidencia, porque de acuerdo a las cifras oficiales, como si fuera magia hay notable incidencia a la baja de contagios y muertes por el Covid-19, sin que tangamos idea si esa tendencia sea porque ya no se realizan tantas pruebas o porque ese virus ya se hartó de contagiar y matar gente. 

Pocas pruebas covid

En nuestro caso guardamos respeto extremo, por no decir terror, de resultar contagiados y por eso no caemos en lo que consideramos una trampa muy peligrosa el que desde instancias oficiales se publicite una reactivación social y económica que en otros lugares del mundo han resultado en una mortal tercera ola que podría ser agravada por el asueto de Semana Santa. 

Por la anterior razón, de la forma más respetuosa posible hemos declinado invitaciones a coberturas presenciales a diversos eventos de campaña y a ser parte de festejos sociales, y así nos mantendremos hasta que con el favor de Dios nos llegue el turno de ser vacunados. 

Casi 200 mil muertos oficialmente reconocidos en México –aunque los no oficiales deben superar los 350 mil– son suficiente para mantenernos en alerta, quedando para el anecdotario las ufanas declaraciones que alardean respecto a que ese virus cobró “solo” cuatro, cinco o 10 vidas, mientras en el subregistro de las mismas hay docenas más que enlutan todos los días a hogares mexicanos y que son ofendidos con ese “casi sin novedad en el frente”. 

Pues a ver cómo nos va, porque en un mes arrancan las campañas a alcaldías y diputaciones locales, las cuales potenciaran la movilidad social, con el riesgo de que para principios de abril ya estemos de nuevo en el color naranja y hasta en Rojo del semáforo epidemiológico, prospectiva que al parecer no intimida a quienes tienen la fantasía de reanudar las clases presenciales, escenario sumamente riesgoso que debe merecer un mejor análisis. 

A propósito de enchiladas y arranques de campañas municipales, sigue el misterio en Hermosillo respecto a quien será el abanderado de la Alianza Va Por Sonora para la alcaldía, para verse las caras ante la reeleccionista Célida López Cárdenas por MORENA y sus rémoras y el candidato del MC, David Figueroa Ortega. 

Norberto Barraza

A lo mejor ayuda a la definición el resultado de la encuesta levantada por la empresa CULMEN Consultores, que por lo pronto y a ojo de buen cubero, no deja muy bien parada a la actual presidenta municipal, ya que en los reactivos correspondientes acumula más del 50 por ciento de opiniones malas o muy malas de su gestión, en tanto que para efectos de todo sonora le va muy bien a la gobernadora Pavlovich, con más del 30 por ciento de los consultados que perciben que se va por buen camino. 

Llama la atención los altos estándares de opinión que recibe en los distintos reactivos Norberto Barraza Almazán, de quien simplemente no tiene ninguna mención negativa, con prácticamente el cien por ciento de opiniones positivas, destacando que en las distintas combinaciones frente a López Cárdenas, quien fuera considerado por la alcaldesa como el más chingón de su gabinete, es el único que la supera en la intención del voto. 

Sabe si eso les ayude a tomar una decisión, pero se mantienen en la polla Ernesto de Lucas y Antonio Astiazarán. 

Comentarios