Fracaso

425
0
PrevencionEmbarazo
Lactanciapornostros4
Capturadepantalla2023-02-13alas213814
Capturadepantalla2023-02-13alas214531
Capturadepantalla2022-09-12alas043937
Capturadepantalla2023-02-13alas215907
Capturadepantalla2023-02-13alas220711
previous arrow
next arrow

Entretelones
Samuel Valenzuela

Ante grandes problemas es común escuchar que para resolverlos hay que ir al fondo, ir a las causas y no a los efectos, aunque otros más ortodoxos aplican esfuerzos en ambas vertientes, sin que tengamos indicios específicos sobre resultados alcanzados tratándose de políticas públicas macro.

En México tal retórica se ha convertido en muletillas demagógicas del gobierno en turno, tratándose de la problemática social, donde ir a las causas y no a los efectos ha generado casi cuatro millones de nuevos pobres; más de 140 mil homicidios dolosos; 11 feminicidios al día; cientos de muertes por falta de medicamentos contra el cáncer,

También mujeres víctimas de la violencia sin refugios; mujeres sin opciones laborales por la eliminación del programa de guarderías, eliminación de fondos y fideicomisos de apoyo al campo, la ganadería y a la investigación tecnológica, y demás, todo por decisiones pintarrajeadas con la consigna de combatir las causas –la corrupción—en lugar de atender los efectos.

En efecto, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha resultado excelente, es un experto en la elaboración de diagnósticos sobre la problemática nacional y para la descripción propagandística de la misma, pero un torpe y un total fracasado en la aplicación de las soluciones por estar empuercadas por presuntos resabios y lastres ideológicos, de ocurrencias y un equipo de mediocres.

Reparar daños es lo de menos.

Para acabar con el baño de sangre por la guerra declarada al narco por Felipe Calderón, a López Obrador se le ocurrieron los abrazos en lugar de balazos, liberar y ofrecer cordialidad a narcos de alto perfil, así como gastar toneladas de dinero en programas sociales para disuadir a jóvenes de reclutarse con bandas criminales y otras por el estilo que no han servido de nada, aunque haya quienes digan que de no haber hecho eso, estaríamos peor.

Son dos los mayores fracasos del gobierno de la 4T: el combate a la corrupción y la pacificación del país que prácticamente ha resultado en todo lo contrario con corruptos rodeándole desde su primer círculo familiar y de colaboradores y un baño de sangre cada vez más intenso por la guerra entre carteles y la inoperancia gubernamental en dicho rubro, también.

Sonoro fracaso también en lo relativo a políticas públicas sobre la mujer, con programas que no igualan el gran impacto de los que desapareció y que pretenden ser suplidos con paternalismos y dádivas, sin que atinen una en la construcción de una plataforma formativa que desplace la misoginia, la violencia vicaria, la discriminación y la inequidad que en todos los ámbitos sufre la mujer mexicana.

Imposible pacificar al país, construir la concordia social si desde el púlpito presidencial mañanero se cultiva todo lo contrario con insultos y agravios a diestra y siniestra de parte del presidente; imposible que la mujer escale niveles de respeto e igualdad si desde el mismo Palacio Nacional se opera a contracorriente, resultando una bazofia eso de que la 4T es feminista.

Feminismo presidencial.

De no creerse el que el evento oficial nacional con motivo del Día Internacional de la Mujer se haya llevado a cabo en un espacio absolutamente controlado, de reducida y selectiva asistencia y sin la asistencia de la que se supone es la mujer más importante de México en materia de estatus, porque en todo lo demás no lo es, Beatriz Gutiérrez, en un ambiente de jajaja, de auto elogio y autocomplacencia, mientras en todo el país se realizaban marchas y plantones de mujeres rabiosas.

Increíble el triste espectáculo de un presidente burlándose y dando trato de sirvienta a la Secretaria de Seguridad Pública Federal, Rosa Icela Rodríguez, en el marco de un evento bucólico, idílico y de color de rosa, con discursos de presunto corte conceptual pero con evidentes tintes panfletarios, frente a un selecto grupo de mujeres complacientes porque ya se encuentran en otro plano terrenal; como burócratas ganan buen dinero, disponen de protección y sobre todo, de los favores presidenciales.

En Sonora no se cantan mal las rancheras y con todo respeto, vamos a disentir de la afirmación del gobernador Alfonso Durazo Montaño respecto a que su gabinete legal y ampliado es paritario, porque si Pitágoras no se equivoca, la paridad de 30 dependencias del gabinete legal y ampliado no es 10 posiciones ocupadas por mujeres, aunque hay que reconocer cierto avance en ese sentido y lo más paradójico, es que ese alarde sea aceptado y aplaudido.

Si bien no estamos de acuerdo en que por rabia, impotencia o por lo que sea en marchas feministas se recurra al vandalismo contra edificios públicos y a la violencia sexista, quienes somos nosotros para emitir juicios y condenas y más bien nuestra cavilación se concentra en esas causas no atendidas o que de plano no saben cómo atender desde instancias de gobierno obviamente rebasadas.

Este lunes nos dimos una vuelta por rumbos del Centro Cívico de Hermosillo y constatamos los extensos daños en la sede estatal del Poder Judicial, instalaciones que hace unos tres años también sufrió los embates de la ira feminista, sin que tengamos idea porque otras instalaciones de gobierno por esos rumbos hayan salido totalmente ilesas.

La diferencia entre Ocaña y Gándara.

Pues donde despacha Rafael Acuña Griego y la cúpula judicial de este estado, le fue como en feria, así más o menos como le fue a Javier Lamarque Cano en Ciudad Obregón, donde como se sabe, la sede del ayuntamiento de Cajeme también sufrió el rigor de la rabia feminista.

Los resultados de dicha manifestación por esos rumbos son lo de menos, frente a la terrible escalada de violencia que en lo que va de este mes, ya arroja el saldo de 27 homicidios dolosos, sin que se perciba ningún indicio de que esa desgracia pueda detenerse, a no ser que la estrategia sea dejarlos que se maten entre sí hasta que se acaben entre sí, aunque como decíamos, han resultado un fracaso los programas sociales en favor de jóvenes para reducir la capacidad de reclutamiento del narco.

Obviamente en el sector de las mujeres en lucha se dio un relevo donde otrora marchistas, voceras y líderes de colectivos eran protagonistas importantes de esas movilizaciones, pero como han escalado en la pirámide burocrática ahora se abocan a diseñar fórmulas para ir a las causas de esa problemática.

Bueno, mejor la vamos a dejar de ese tamaño, porque por rumbos del ayuntamiento de Hermosillo sigue la mata dando en materia de obra pública y de beneficio comunitario, con el alcalde Antonio Astiazarán Gutiérrez bien concentrado para entregar buenas cuentas todos los día y es más, no es distraído por temas como esa del cambio de nombre al Camino del Seri, ya que no es tema que él haya promovido y que ya hizo saltar a integrantes de la legislatura estatal de distritos hermosillenses.

Sabe si prospere la solicitud de rectificación que enviaron al cabildo capitalino para que se anule el acuerdo correspondiente en favor de Javier Gándara Magaña, en lo que podría decirse de una intromisión de parte del poder legislativo a una autoridad municipal autónoma, pero más bien, desde nuestra perspectiva, el fin de dicho diferendo es que el mismo empresario harinero, tomatero, nievero, automotriz y demás, declinara a ese honor tal como lo hizo de forma ejemplar el exgobernador Samuel Ocaña García cuando se promovía que el Bulevar Solidaridad llevara su nombre.

Y se escuchó fuerte y clara.

El exmandatario estatal mostró su gran categoría en el breve texto de declinación y creemos que Gándara Magaña podría tener esa estatura para hacer lo mismo y cuento acabado.

Por otra parte, con motivo del Día Internacional de la Mujer, bueno el foro organizado por la Fundación Colosio Hermosillo que preside Blanca Colosio, denominado “Que la voz de la mujer se escuche en Sonora”, llevado a cabo en la Casa del Médico, en el marco de varios eventos que mantienen fuerte activismo por esos rumbos, destacando entre ellos, las habilidades de tejer del dirigente estatal, Rogelio Díaz Brown, al reunirse con su homólogo del PRD, Joel Ramírez, en lo que se nos figura es la construcción de la alianza para las elecciones del año próximo.

También este jueves por la tarde, la destacada política Claudia Ruiz Massieu para participar en el diálogo cuyo tema fue 2024: PRI, Pluralidad y Ciudadanía y como se trata de no dejar sentido a nadie, la senadora más tardecito estuvo en la Casa Ava, en el mero corazón de la Colonia San Benito, para disertar sobre el papel de la mujer en la sociedad y como enfrentar la apatía frente a la participación política, reunión convocada por Zaira Fernández y Pascual Soto, liderazgos de la dirigencia estatal alterna del PRI que congrega a priistas inconformes.

Y el gobernador Durazo Montaño sigue con cargada agenda para promover a la entidad entre el sector empresarial nacional y extranjero todo en el marco del Plan Sonora de Energía Sostenible, instrumento creado para consolidar un ecosistema en el que confluyen las ventajas naturales de la entidad en materia de minerales necesarios para la elaboración de componentes electrónicos y semiconductores, para facilitar el uso de energías limpias.

Evento importante para Sonora.

Pues este lunes de enfrente, a partir de las ocho de la mañana en Los Lagos, se llevará a cabo el Foro Energías Sostenibles: Prosperidad y desarrollo, en cuyo curso a través de charlas, mesas de debate y diálogos, se expondrán los puntos que podrán despuntar a nuestro país en una potencia para contrarrestar los daños medioambientales y Sonora como un protagonista fundamental.

El foro es organizado en forma conjunta por el gobierno estatal y El País América, cuyo director Jan Martínez Ahrens asistirá a las exposiciones sobre, por ejemplo, el reto de implementar energías limpias; Hacia un 2030 con cero emisiones; aprovechamiento sostenible de los recursos naturales; el reto de la formación de cuadros para el sector de energías renovables, entre otros.

Comentarios