Rebelión en la Granja: 3 Municipios y sectores rechazan restricciones

40
0
Slider

GASPAR NAVARRO 

Aunque a nivel federal López Gatell volvió a poner a Sonora en Naranja o Alerta por Alto Riesgo de Covid-19, los presidentes municipales de Hermosillo, Cajeme y Guaymas así como empresarios y sociedad en general se rebelaron contra las disposiciones de restricción de movilidad ordenadas por el Consejo Estatal de Salud, razón por la cual en esos municipios seguirán en Amarillo, sin cambios en sus actividades económicas y sociales. 

Luego de largos meses de confinamiento y hartazgo por el Coronavirus, volvimos a la “Nueva normalidad” y ya no se quiere regresar a la pesadilla. Sonora volvió a probar la libertad, y le gustó. Ya no quiere volver al pasado. 

Así fue que junto con los munícipes de Hermosillo, Cajeme y Guaymas, los comerciantes, industriales, grupos de músicos y representantes de restauranteros y antros, rechazaron las medidas restrictivas a las actividades productivas y de movilidad anunciadas desde la semana pasada por el Consejo Estatal de Salud, y avaladas por el órgano intersecretarial para frenar la segunda ola de Covid-19. 

La “rebelión en la granja” obligó a una reunión virtual del Secretario de Gobierno Miguel Ernesto Pompa Corella, con representantes del Organo Intersecretarial, la Secretaría de Salud y alcaldes, así como representantes de cámaras empresariales para concientizar de los esfuerzos por contener el rebrote del Coronavirus en Sonora. 

En esa reunión virtual, se ratificó que el Consejo Estatal de Salud emitirá las recomendaciones generales para enfrentar esta etapa de la pandemia, y cada ayuntamiento hará uso de sus facultades para determinar su aplicación. 

Es decir, que el Consejo Estatal de Salud propone las medidas de contención de la pandemia y los municipios disponen, haciendo uso de sus facultades para determinar su aplicación.  

Por lo anterior, ganaron la batalla contra las nuevas restricciones contra la pandemia, la alcaldesa capitalina Célida López Cárdenas, el alcalde de Cajeme Pedro Angel Mariscal Alvarado y la alcaldesa de Guaymas, Sara Valle Dessens, por lo que en esos municipios y de seguro en todos los que así lo dispongan, podrán bajo su propio riesgo y responsabilidad con la movilidad y convivencia social y privilegiando la actividad económica, medidas que se aplicaran en función del comportamiento de la pandemia en cada región. En su salud lo hallarán. 

Luego de que López Gatell anunciara el retorno de Sonora al Semáforo Naranja o de Alto Riesgo, y de que la Secretaría de Salud estatal difundió que Hermosillo es el cuarto municipio con más contagios del virus en México al alcanzar los 17 mil 975 casos positivos y mil defunciones en lo que va de la pandemia de marzo a Noviembre, la alcaldesa Célida López declaró en redes que la capital seguirá en Semáforo Amarillo sin aplicar las nuevas restricciones de movilidad social y a la actividad económica. 

El vocero de la Secretaría de Salud, Gianco Urías Abundis, tuiteó sobre la ubicación de Hermosillo en la lista negra de los municipios con mayores casos de Covid-19, agregando que “quien diga lo contrario miente, quien no acepte esta realidad miente, quien quiera hacerse la vista gorda miente”. Obviamente es un claro mensaje de la Secretaría de Salud a la alcaldesa de Hermosillo por oponerse a las nuevas restricciones. 

Y mientras que el alcalde de Cajeme, Mariscal Alvarado se rasga las vestiduras para que se levante el veto a la presencia de fanáticos a los parques de beisbol que fue impuesto por el Consejo Estatal de Salud, por no respetar protocolos sanitarios en el partido inaugural en Ciudad Obregón, el tiempo le está dando la razón a la autoridad estatal al suspender la misma Liga Mexicana del Pacífico los juegos de beisbol de manera temporal al registrar contagios los beisbolistas en varios equipos lo que obligó a suspender series en días pasados. 

Lo real es que el Coronavirus está de nuevo tocando las puertas de Sonora, como lo está haciendo en Europa y Estados Unidos, Canadá y otros países que sufren de la segunda ola de Covid-19, y no se deben de escatimar esfuerzos para contener un nuevo rebrote del virus mortal, pero en consenso, sin medidas unilaterales que solo dividen e impiden el trabajo coordinado de los diversos niveles de gobierno, dando al traste a la intención de proteger la salud. 

Por lo pronto en Hermosillo y en otros municipios se vive la dolce vita con alta movilidad social, empachangados, luego de varios meses de encierro y hartazgo por la suspensión de actividades económicas y restricciones en comercios, ley seca y hasta toques de queda, por lo que gozan de la nueva normalidad, y se horrorizan y encabronan cuando les hablan de volver a la pesadilla de hace meses, aunque ésta sea inevitable como vemos en el mundo, y Sonora no puede ser la excepción, a menos de que ya apliquen la vacuna anti virus efectiva y salvadora que nos otorgue inmunidad ante ese virus maligno. 

En el despapaye en la aplicación de las medidas restrictivas anunciadas la semana pasada por el Consejo Estatal de Salud, tal parece que quedarán en letra muerta porque luego de las protestas por esas medidas draconianas que afectan el bolsillo de los comerciantes de todo tipo, en Hermosillo seguirán como antes en el semáforo Amarillo aunque estemos en Naranja, por lo que los restaurantes, centros comerciales, centros nocturnos seguirán sin recortar horarios pero cuidando no exceder el aforo de clientes, mientras que los trabajadores de la música podrán seguir tocando mientras que la gente aplauda como dice Chente Fernández. 

Por lo pronto, López Gatelle anunció que este lunes Sonora vuelve al Semáforo Naranja al despuntar los casos positivos y la letalidad del Coronavirus, pero Hermosillo y otros municipios tienen otros datos y seguirán en Amarillo, porque como dicen la canción y lo diría Célida rascando su guitarra, Amarillo no me pongo, Amarillo es mi color. 

De acuerdo con la alcaldesa capitalina el rechazo al retorno a las medidas restrictivas se hace para salvaguardar la economía de las familias, la cual ha sido golpeada por la pandemia. Pero sin familia, no hay economía.  

“Hermosillo sigue en Semáforo Amarillo. Aprovechemos esta oportunidad. Esta pandemia es una carrera de resistencia. Protegernos es la única manera de cuidar también la economía de nuestras familias”, tuiteó la Célida. 

“Son otras las jurisdicciones sanitarias las que llevan a Sonora a Semáforo Naranja. En Hermosillo permanecemos en Amarillo. Así como la vez pasada pasó el Estado a Naranja y nos quedamos en la capital en Rojo, hoy es también otra nuestra realidad”, escribió en Twitter. 

Asimismo, la presidenta municipal reiteró que las recomendaciones de las autoridades estatales y federales son, precisamente, sugerencias que los ayuntamientos y el sector económico habrán de valorar, pero que no implican una obligatoriedad para los municipios. Total, como apuntamos arriba, el Consejo Estatal de Salud propone y los alcaldes disponen. (g_navarro_ruiz@hotmail.com)

Comentarios