Ofrece federación “sueños guajiros” a Yaquis

88
0
Slider

CRITICA 

GASPAR NAVARRO 

Ofrece federación “sueños guajiros” a Yaquis 

Lo único concreto que le han cumplido a los yaquis por parte del gobierno federal como parte del Plan de Justicia para el Pueblo Yaqui suscrito por López Obrador el pasado 6 de agosto, es autorizarlos a asaltar a automovilistas y camioneros con el cobro de peaje al cruzar por su territorio en algunos puntos de la carretera de Cuatro Carriles entre Cajeme y Guaymas el sur de Sonora. 

El Plan de Justicia para los yaquis incluye cumplir con los acuerdos presidenciales con esa etnia para saldar la deuda histórica en materia de resarcir tierras, mayor dotación de agua, espacios públicos, equipamiento urbano, dotación de viviendas, justicia social, etc., que requerirán una inversión de mil millones de pesos por parte del gobierno federal, pero hasta el momento todo ha quedado en promesas vanas. 

Entre los acuerdos de la Comisión Presidencial de Justicia para el Pueblo Yaqui, destaca el acuerdo para resarcir tierras y territorios de los yaquis respetando el decreto emitido en 1940 por el entonces presidente Lázaro Cárdenas, para lo cual se instalarían mesas de trabajo para localizar los terrenos, además de regularizar las tierras que la etnia ha recuperado y mantiene en posesión. 

Asimismo, la promesa presidencia incluye garantizar el abasto de agua suficiente y de calidad para riego y consumo humano a la etnia, para lo cual se creará por decreto el Distrito de Riego 018 para la creación del “acueducto Yaqui”, además de realizar un análisis sobre la situación ambiental del Río Yaqui. 

“Las autoridades tradicionales y la Comisión (Presidencial para Justicia al Pueblo Yaqui) acordaron la construcción del Acueducto Yaqui, que provea de agua potable suficiente y de calidad a las ocho comunidades tradicionales”, informó la Semarnat hace unas semanas. 

“No es posible que haya acueductos para otras ciudades de las aguas de esa región y no se tenga un acueducto para dotar de agua a los ocho pueblos yaquis; entonces, eso también lo vamos a resolver”, declaró López Obrador en referencia al acueducto para Hermosillo y el acueducto Yaqui-Guaymas. 

Pero en tiempos de recortes y austeridad gubernamental en los estados para impulsar los mega proyectos federales como el Tren Maya, estará en chino que construyan el Acueducto Yaqui, pues se informó que requerirá inversiones por mil 800 millones de pesos y un costo anual de operación de 7.5 millones de pesos con capacidad de 3.8 millones de metros cúbicos con 150 kilómetros de longitud, y funcionará por gravedad desde la Presa El Oviáchic (Alvaro Obregón) e incluye una planta potabilizadora para beneficiar a más de 35 mil habitantes de los ocho pueblos yaquis.  

Mientras que el gobierno federal analiza las acciones para saldar la deuda histórica con los yaquis, nada se ha dicho de que la etnia cumpla con permitir la construcción del gasoducto por sus tierras, ni autorizar el paso del cableado de Telmex, ni que haya levantado sus demandas contra la operación del Acueducto de El Novillo que abastece agua del Río Yaqui a Hermosillo. Mucho menos que haya dejado de cobrar peaje en su territorio a automovilistas y camioneros. 

En cuanto a la colocación de la tubería del gasoducto para abastecer gas natural a las plantas de la CFE del sur de Sonora a fin de sustituir el costoso combustóleo, el gobierno federal tuvo la genial idea para solucionar el conflicto al proponer  sacarle la vuelta al territorio yaqui con el consecuente millonario costo para la federación porque según los acuerdos la empresa privada no aportará ni un peso. 

En lugar de solucionar problemas con los yaquis, tal parece que el gobierno federal los complica al revivir el conflicto del Acueducto Independencia o El Novillo, al comprometerse a realizar de nuevo la consulta para el Manifiesto de Impacto Ambiental de la obra hidráulica que ya lleva ocho años de operación y que es vital para el desarrollo de Hermosillo. 

Sobre pagar la deuda histórica a los yaquis, el mismo presidente López Obrador ha declarado que no será de la noche a la mañana, y que avanzará “pian pianito”. 

“Nosotros no les vamos a traicionar, no les vamos a fallar, vamos a cumplir todos los compromisos; y no sólo es por ustedes, es justicia histórica, es hacerle justicia al pueblo”, dijo el Presidente en Vícam ante las autoridades tradicionales yaquis el pasado 6 de agosto. 

En el caso de resarcir las tierras y territorios a los yaquis, el gobierno federal tendría que expropiar las tierras que están por décadas en manos de productores privados, con lo cual se generaría una inestabilidad social y política en Sonora, y hasta podría volver a correr sangre en el sur de Sonora, razón por lo cual todo indica que les jugarán el dedo en la boca a la etnia con la promesa de devolverles sus tierras, porque tampoco están las arcas federales como para pagar indemnizaciones a la etnia. 

Así las cosas, se le irá el sexenio a López Obrador en analizar acciones para apoyar a los yaquis en relación a la devolución de tierras y el Acueducto Yaqui, mientras que la etnia seguirá montada en su macho con sus chantajes para mantener de rehén al gobierno estatal y federal.  

ACEPTA AYUNTAMIENTO DE HERMOSILLO LA ALERTA NARANJA 

El aumento acelerado de la ocupación hospitalaria por los altos índices de casos positivos de Coronavirus, obligó al Consejo Municipal de Salud a reconocer que Hermosillo se encuentra en Alerta Epidemiológica Naranja, y no en Amarillo como sostenía y defendía la alcaldesa capitalina Célida López Cárdenas. 

Y con el cambio de color Naranja al parecer vendrán las restricciones en la movilidad social y en las actividades económicas como lo propuso desde hace semanas el Consejo Estatal de Salud, y que fue rechazado por la alcaldesa Célida López, al asegurar que tenía otros datos que le indicaban que no se ameritaba aplicar restricciones. 

En la sesión de los integrantes de asociaciones civiles y autoridades participantes en el programa Monitor Covid-19, se acordó en asumir la realidad que implica el color Naranja, mediante la construcción de una propuesta con medidas para la prevención y mitigación de contagios específicas aplicables a los distintos sectores de la comunidad que se ha venido construyendo por semanas de investigación, análisis y deliberaciones propuestas en el marco de la Alianza por un Hermosillo en Verde que encabeza Hermosillo cómo vamos?, buscando un equilibrio entre el cuidado de la salud el menor impacto posible a la economía de las familias hermosillenses. (g_navarro_ruiz@hotmail.com)

Comentarios