Carlos Armando Biébrich Torres.-

121
0
Slider
Bernardo Elenes Habas

Carlos Armando Biébrich Torres.- Crónicas para la historia (No. 170).- Murió el ex gobernador sonorense, quien fuera perseguido y humillado por su otrora protector, Luis Echeverría Álvarez.- Se desempeñó como Secretario del Ayuntamiento de Cajeme durante la administración de Faustino Félix Serna 1961-1964. 

Bernardo Elenes Habas

Murió, a los 81 años de edad, abatido por el virus maldito Covid 19, el efímero ex gobernador de Sonora, Carlos Armando Biébrich Torres.

Sahuaripa, sus familiares y amigos sonorenses están de luto.

Concluyó una vida de ascendencia centelleante en el campo de la política, donde, en sus inicios, brillante como orador y de personalidad magnética, fue sub campeón nacional de oratoria cuando lideraba el PRI Juvenil.

Muy joven, se desempeñó como Secretario del Ayuntamiento de Cajeme, tiempo en que conducía los destinos del Municipio en 1961-1964, don Faustino Félix Serna.

Su estrella ascendente lo llevó a convertirse en diputado federal y en 1973 candidato al gobierno de Sonora, contando con 32 años de edad, lo que dio paso a reformar la Constitución del Estado que marcaba 35, dando pie a las acciones mágicas de la política, cuando tiene objetivos definidos.

Pero el astro luminoso de Carlos Armando, declinó durante los prolegómenos de la sucesión presidencial para relevar a LEA, el de la frase señera: “Arriba y adelante”, el autor del reparto agrario de 1976 en el Valle del Yaqui, etapa en que Biébrich apostó su capital político a Mario Moya Palencia, desatando la ira de su otrora padrino el populista Echeverría, quien desde los tejidos perversos del poder, como se hacía antes y como se continúa haciendo ahora, incendiaron su camino, le fabricaron un puente al abismo, con la masacre de San Ignacio Río Muerto, el 25 de octubre de 1975.

A partir de esa fecha, fue defenestrado de su cargo como gobernador, por LEA, y luego perseguido y humillado a través de Alejandro Carrillo Marcor, quien lo relevó en sus funciones, en el palacio de Comonfort y Paliza de Hermosillo.

Al joven político en su etapa de gloria, le cantaron poetas sonorenses como Bartolomé Delgado de León y Rafael Ángel Rentería, durante la construcción de su camino hacia la gubernatura.

Hoy lo recuerdan sus amigos, sus colaboradores, quienes hacen un alto en el camino para musitar una oración en su memoria, y reafirmar que, ciertamente, vivió y murió con dignidad…

Comentarios