Slider

Dimensionar correctamente la magnitud de la pandemia Covid-19, reconocer sus efectos y actuar en consecuencia, eso es lo que hace la gobernadora Claudia Pavlovich en Sonora y esa empatía, solidaridad y compromiso frente a la tragedia en proceso, son las grandes ausencias del presidente Andrés Manuel López Obrador. 

Dicen que cada quien tiene su librito y que tal librito marca el actuar de cada quien en determinada circunstancia, que en este caso, la gobernadora de Sonora actúa con visión de estadista sensible a los problemas, inquietudes y sufrimientos de la gente y no deja mentir su mensaje con motivo de la incontenible embestida del Coronavirus en esta entidad. 

La solidaridad implícita en ese casi clamor de la mandataria, incluye la ferviente recomendación de cuidarnos guardando la sana distancia; evitar reuniones presenciales; quedarnos en casa y salir solo en casos necesarios. “No inventemos nuestras propias reglas, esas no funcionan, ya lo vimos y ya lo estamos sufriendo como sociedad”, dijo. 

El drama es descrito muy bien por la gobernadora: ya son varios días con altos números en contagios y muerte en Sonora, que se resume en que hasta el sábado ya van 55 mil 943 contagios y cuatro mil 442 fallecimientos, correspondiendo a Hermosillo 26 mil 993 infectados y mil 440 decesos, con el remarcado de que en los últimos dos días se han roto todos los récords. 

Laura Lorena Robles Ruiz

Casi 90 muertos en dos días deberían ser una clara señal de la urgencia de retomar la ruta de la responsabilidad social y el amor por los nuestros, como bien dice la gobernadora, en referencia evidente al irresponsable relajamiento de importantes sectores ciudadanos que ha provocado el crecimiento exponencial de la pandemia en los últimos días. 

Muy difícil y complicado resulta para el Estado y los municipios aplicar las estrategias que en otras partes del mundo han probado ser eficaces para contener la pandemia, pero que acá se pierden en una actitud libertaria estúpida y temeraria de quienes se han convertido en fuentes de contagio no por sus trabajos o en el aula, sino en sus francachelas, reuniones perfectamente evitables y por negarse a acatar restricciones de movilidad elementales. 

De destacar por supuesto el trabajo del personal sanitario impulsado por el liderazgo del secretario de salud, Enrique Clausen, pero sin dejar de lado a las brigadasintegradas por policías municipales y estatales, inspectores de alcoholes y coordinadas por la Comisión Estatal de Protección Contra Riesgos Sanitarios del Estado (Coesprisson), que dirigida por Laura Lorena Robles Ruiz despliegan su esfuerzo para reducir el flujo de contagiados a hospitales y de muertos a los panteones  

Cómo es posible que a pesar de los más de cuatro mil decesos en los últimos 10 meses en Sonora; cómo es posible que luego de 173 muertes y tres mil 243 contagios en los últimos cinco días, la mayor parte en Hermosillo, haya quienes insistan en desdeñar las recomendaciones y atiborren centros comerciales, restaurantes y taquerías o que hagan reuniones domiciliarias y realicen visitas sociales con rolaqueo implícito por zonas ya consideradas como focos infecciosos.  

Brigadas contra los animales que no se quedan en casa

Resulta preocupante esa falta de conciencia a pesar de la certeza de los pronósticos de expertos frente a la evidente irresponsabilidad de tantas y tantos y por eso vale la convocatoria de la gobernadora al llamar a la solidaridad. “Una vez más se los pido, ¡Seamos solidarios! Cuidemos a los nuestros, que son a quienes ponemos en riesgo si nosotros mismos bajamos la guardia. Mientras la vacuna no llegue a todos no hay ni habrá otra fórmula para prevenir contagios y muertes”, dijo. 

Acá ya no se sabe quienes son más idiotas, si los propietarios de antros y restaurantes que procuran amparos para mantenerse en operación y no acatar restricciones de horarios o sus clientes, empecinados en que se mantenga la cadena de contagios, sin que las instancias de autoridad se den abasto en sus tareas de supervisión para que cuando menos cumplan con protocolos sanitarios y limiten sus aforos. 

Ojalá el mensaje de la gobernadora permeara y propiciara esa necesaria sensibilidad social que permita la suma de todos a las tareas de contención de la pandemia y que motive por ejemplo a otros liderazgos como son la alcaldesa de Hermosillo, Célida López; el de Cajeme, Sergio Pablo Mariscal; Jesús Pujol de Nogales; Sara Valle de Guaymas y otros que debieran hacer lo mismo y entender que a lo mejor es más importante salvar vidas que andar de activistas electorales promoviendo candidaturas de otros o las propias, como si el no hablar del Covid-19 el virus no existiera. 

Ese liderazgo de la gobernadora la tiene perfilada para que este jueves de enfrente asuma la presidencia de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), en sustitución de Juan Manuel Carreras López, mandatario de San Luis Potosí y su gestión deberá centrarse en el seguimiento en la aplicación de vacunas contra el covid, cuando menudean las denuncias respecto a la desaseada distribución de esos pocos biológicos disponibles por parte de la mafia morenista. 

Célida López 

Esa mafia está más o menos igual que el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien apantallado por composta orgánica propia para cultivos de autoconsumo y ocupado en justificar su intromisión en el proceso electoral en curso, así como doblarse ante el poder militar, insiste en desdeñar el impacto humanitario de la pandemia por el Covid-19 en México, que acá se traduce en ridículas alegorías tuiteras y en propagandizar obras con motivos electorales, sin asumir sus presuntos liderazgos para que influyan y promuevan un comportamiento social responsable. 

Gacho el caso del presidente. Más de 140 mil familias mexicanas lloran a sus muertos y más de un millón 630 mil han padecido los crueles efectos de ese virus y a pesar de sus cotidianos picos, no se advierte una estrategia clara para salvar vidas, salvo un plan de vacunación nimio y de minucias que no impide que personal sanitario en la primera trinchera sea desplazado por los incondicionales denominados siervos de la nación, que no son otros que las camisas pardas de la 4T. 

Por cierto, hay todo un conjunto de realidades que hacen urgente la jubilación cuanto antes de un sujeto que proporcionalmente a generar tan altas expectativas, ha resultado en profunda decepción y desengaño frente al desastre que ha resultado su gestión prácticamente en todos los rubros de la vida nacional, con un alto costo en vidas y drástica caída en la calidad de vida de quienes seguimos vivos. 

Urge su jubilación

El primer paso a la jubilación prometida por el incompetente inquilino de Palacio Nacional, es la elección del seis de junio próximo y es deber y obligación ciudadana acudir a las urnas para restituir la honorabilidad, la moralidad y la decencia en la cámara baja del Congreso de la Unión y con ello evitar se aprueben las estupideces que popularizó el ejecutivo a partir el 1 de diciembre del 2018. 

De pronóstico reservado los efectos de la acumulación de frentes que acopia López Obrador y su mediocre gestión presidencial y que como olla de presión estallarán el primer domingo de junio, ya que obviamente el resultado electoral estará marcado por la torpe y mortal gestión de la pandemia; por el fracaso de la estrategia contra la inseguridad pública; por la crisis económica y el desempleo; por la evidente incompetencia mental del presidente y por su desatinada actuación ante la transición presidencial en Estados Unidos. 

Pero para mensajes de alto impacto, ahí está el corto pero sustancioso posicionamiento del candidato de la Alianza Va Por SonoraErnesto Gándara Camou, quien en pocas palabras resumió su estrategia para que el Poder Ejecutivo de Sonora se mantenga en manos decentes y capaces y evitar que la incompetencia, la arrogancia y la corrupción sienten sus reales en este estado. 

Ernesto Gándara

Excelente el spot que circula en redes sociales , donde para no variar “El Borrego” deje ver su carácter incluyente, empático y de gran fortaleza en sus propósitos, lo cual debe ser una lección para el prepotente de la esquina contraria o sea Alfonso Durazo, que se mantiene ciclado en sus fantasías triunfalistas, descalificaciones a sus adversarios y en repetitivas catilinarias, en el marco de un trasnochado discurso setentero que ni siquiera pueden ocultar sus “expertos” en comunicación. 

Saben de dónde saquen optimismos Durazo y compañía ante el evidente proceso de descomposición de la secta que representan, y que para el seis de junio resultará incontenible y muy costoso en materia de votos, con un presidente desconectado de la realidad y totalmente ajeno al drama que vivimos los mexicanos, quienes tenemos que soportar sus dislates mañaneros o sus inocuos mensajes en las inútiles giras de los fines de semanas. 

Los camisas pardas son vacunados

Y lo peor podría venir, ya que se fortalece la versión respecto a que las empresas farmacéuticas no tienen a México como un cliente amarrado para abastecer de biológicos, con el grave riesgo de que no se disponga de la segunda dosis que deberá aplicarse a fines de este mes, mientras el subsecretario Hugo López Gatell, confirmó que el trabajo de los citados siervos de la nación realizan un trabajo igual de importante que el personal de salud que da la batalla en el primer frente contra la pandemia.

Comentarios